viernes, septiembre 29, 2006

HFS - El placer de leer

En esta ocasión, se trataba de una especie de coloquio o mesa redonda en torno al tema "El placer de leer". Se encontraban Enrique Vila-Matas, Rosa Montero, Laura Restrepo, Jorge Franco, Carmen Posadas y Ali Smith, moderados por Ignacio Sanz.

Debido a que a Martin Amis, con la intención de solventar el caos que se había producido en el acto anterior, lo sacaron a la plaza a firmar libros, a la cola que se formó para entrar y a cierto problema que tuve con la entrada, llegué tarde y me perdí la intervención de Ali Smith. De modo que mi crónica, en esta ocasión, está incompleta.

Cuando llegué, Carmen Posadas hablaba de "Casa Desolada" y de Jane Austen, novelas decisivas en su formación como escritora y en su deseo de escribir.

Rosa Montero empezó nombrando un libro de Nuria Amat titulado "Letraheridos" y en el que dijo que aparecía una pregunta que a ella le gustaba formular cuando se encontraba con otros escritores. ¿Qué preferirías, dejar de leer o dejar de escribir? Afirmó que la mayoría respondía, incluida ella misma, que preferirían seguir leyendo, porque la lectura es lo que da sentido a sus vidas. Rosa Montero es una mujer que te hipnotiza cuando habla, te transporta. En el teatro no se oía ni a una mosca. Habló de dos lectura que tuvieron un fuerte impacto en su vida. Una era un cuento infantil: "El gigante egoísta", de Oscar Wilde. La otra fue "Lolita", de Nabokov. La explicación que dio sobre el libro de Nabokov fue muy interesante. "La forma magistral en que se nos narra toda la historia desde la deformada y malsana mente del protagonista es todo un prodigio del que uno no sale indiferente. Al final, nos damos cuenta de qué clase de persona es en realidad Humbert Humbert. Al final, podemos ver la triste realidad de la historia de un pedófilo y de una pobre niña, más bien ordinaria y maleducada, que ha sido su víctima inocente".

Jorge Franco, un joven colombiano, autor, entre otros, de "Rosario Tijeras" y "Paraíso Travel", habló de la fascinación que siente ante la forma que tienen algunos autores de mezclar el tiempo. Nombró, entre las lecturas que más le habían impresionado, "Pedro Páramo", "El otoño del patriarca", los libros de Onetti, de quien dijo que le parecía implacable con sus personajes, y, por último, "Carta a un joven poeta", de Rilke.

Laura Restrepo, también colombiana, autora de "La novia oscura" y "Delirio", por citar dos de sus obras, aprovechó la intervención de Jorge Franco para explicar que las generaciones actuales de hispanoamericanos toman como referente a autores también sudamericanos. La generación anterior, la de sus padres, se formó con los norteamericanos y la anterior aún, con los franceses. Aprovechó su intervención para reivindicar a dos autores injustamente olvidados. José María Arguedas, que se suicidó poco antes del conocido boom, y cuya novela "Los ríos profundos" merece ser reeditada y leída; y João Guimarães Rosa, de quien recomendó su libro "Grande Sertão: Veredas".

Varias personas del público llevan libretas y escriben. Rosa Montero, en el escenario, también lo hace.

Le tocó el turno a Vila-Matas. Vila-Matas habla como si dudara de lo que dice, tiene aspecto de encontrarse un poco ausente y tiene un humor que resulta irresistible. Empezó diciendo que, respecto a la pregunta que había formulado antes Rosa Montero, él elegiría leer escribiendo. Sus compañeros rieron y lo trataron como si estuviera haciendo trampas. Pretendió defenderse diciendo que cuando uno lee también escribe, a la vez, en su cabeza, lo que está leyendo. Dijo que le resultaba imposible elegir a un autor como su favorito. Kafka y Pessoa le divertían. Solía leer y releer los "Diarios" de Franz Kafka. "Me hacen reír", dijo. También "El libro del desasosiego", "aunque éste no me hace reír y termino volviendo a Kafka."

Cuando pudo intervenir el público, un hombre dijo que ninguno de los presentes había recomendado un libro de alguno de sus compañeros. Dijo que no los había leído tampoco y que es la historia la que hace justicia con un autor. Vila-Matas le respondió: "yo no pienso morirme para gustarle a usted". Laura Restrepo aceptó el reto lanzado y recomendó con entusiasmo el libro de Vila-Matas "Bartleby y compañía".

Alguien hizo referencia a las adaptaciones al cine. Preguntó si el hecho de que te adapten al cine quiere decir que ya eres un autor consagrado. Todos coincidieron en quitarle importancia a dicha posibilidad. Jorge Franco dijo que en una época había querido dedicarse al cine, pero se había dado cuenta de que podía hacer lo mismo, e incluso con mayor libertad, a solas con un lápiz y un papel. Rosa Montero dijo que, desde el momento en que un autor vende los derechos, debe apartarse y dejar que decida el director, porque se trata de dos medios diferentes con lenguajes diferentes. Carmen Posadas defendió la magia que tenía la lectura y, a este respecto, contó una anécdota referente a Quino, el autor de Mafalda. Al parecer, llevó a su hija al cine, a ver una adaptación de Mafalda, y la niña le dijo en un momento dado: "¿por qué le cambiaron la voz?"

Una de las últimas preguntas fue: "¿Escribir te retira un poco de la vida y te hace ver las cosas desde cierta distancia?"
Rosa Montero no dudó en afirmar que leer y escribir es vida. La lectura, dijo, nos ayuda a cubrir la fisura que existe entre una persona y el mundo. Quien además decide escribir lo hace, probablemente, porque su fisura es mayor.
Jorge Franco dijo que escribir era un modo de meterse en vidas ajenas.
Vila-Matas dijo: "Mientras lees estás viviendo, es pura lógica". Llegó a admitir incluso la posibilidad de que la literatura sea más intensa que la vida. Y también dijo una cita de la que no recordaba el autor: "La cabeza de alguien que no lee es como un desván sin muebles".

17 comentarios:

sfer dijo...

Me quedo con la frase de autor desconocido (una búsqueda rápida en google no me ha dado la respuesta) citada por Vila-Matas.

Anónimo dijo...

La frase del desván se la oí decir a Fernando Savater, pero no sé dónde la había oído él antes.

Vila-Matas

Alvy Singer dijo...

Espléndida crónicaza!! QUé bonito oiga.

Olvido dijo...

Gracias por contárnoslo
Un saludo

Portorosa dijo...

Qué envidia, Miguel (debe de ser que transmites bien lo que había).

¿Y quién sería el de la pregunta del final...?

Un abrazo.

Alexandrós dijo...

Miguel, ¡también eres periodista! Unas crónicas estupendas
Felicidades (dobles)

perdidaentrelibros dijo...

Genial tu crónica. Qué encuentro más extraordinario, y qué disfrute estar allí para presenciarlo, ¿no? Me encanta Rosa Montero, pero nunca he tenido la oportunidad de escucharla hablar en directo. Espero poder hacerlo algún día.
Un saludo

Clarice Baricco dijo...

Como me emocionas, deveras...esta conferencia me ha gustado más, quizá porque había más invitados.
Temas interesantes.

y seguimos....

K dijo...

Lamento decirles que lo mejor de este debate fue la intervención de Ali Smith.

Sara R. dijo...

¿Eres su novio, k?

Alicia Liddell dijo...

Yo siento la misma curiosidad que Porto. Fantástica crónica. Y lo de Quino muy apropiado ¿a quien se le ocurre cambiarle la voz a Malfada,hombre!

Alma-x dijo...

Me felicito por haber encontrado esta crónica tan estupenda ;)
La he disfrutado.

mart dijo...

Excelente crónica Miguel,he disfrutado leyéndola! me gustó especialmente la parte dedicada a Rosa Montero...por que el "Gigante Egoista" de Wilde,también me ipnotizó desde el primer encuentro que tuve con esta,y otras lecturas de Wilde...tanto es así,que el último regalo que recibió mi sobrina Corentine de 5 años, fue Cuentos Completos de Oscar Wilde

Miguel Sanfeliu dijo...

Sfer, es una buena frase.

Vila-Matas (¿de verdad es usted?). Un honor tenerle por aquí. Gracias por la aclaración.

Alvy, gracias por el entusiasmo.

Olvido, sigo contando, espero que os siga interesando.

Portorosa, hago lo que puedo. Y no, no fui yo. Pero la pregunta me sorprendió porque es exactamente de una frase semejante de donde viene el nombre de mi blog.

Alexandrós, qué más quisiera yo.

Perdidaentrelibros, sí, la verdad es que, para mí, la experiencia valió la pena.

Clarice, y seguimos...

K, vaya, qué pena ¿no?

Alicia, me remito a la respuesta a Portorosa. La anécdota sobre Mafalda me pareció muy buena.

Alma-x, gracias y bienvenida.

Mart, pues intentaré utilizar ese libro con mis hijos, a ver si tengo suerte.

Saludos a todos y gracias por los comentarios.

Portorosa dijo...

Anda, pues estaba convencido. Qué casualidad.

Un abrazo.

Miguel Sanfeliu dijo...

Portorosa ya lo comprendo, pero soy bastante tímido, de los que se sientan en un rincón y lo observan todo.
La pregunta me sorprendió.
Un saludo.

Lau dijo...

Onetti tiene un decálogo, así como Quiroga, donde aconseja no limitarse a leer los libros ya consagrados (dice que Proust y Joyce fueron despreciados cuando asomaron la nariz y hoy son genios).

Aunque no creo en decálogos y además no soy escritora, últimamente pensé en esto porque Jorge Lafforgue defendió a Quiroga cuando los estudiosos lo consideraban un escritor menor y la semana pasada me encontré al mismo Lafforgue apostando por un escritor nuevo... y en mi cabecita empezaron a pasar cosas.

O sea que el tipo, con una trayectoria de medio siglo, no tiene miedo en decir lo que piensa y levanta a un escritor que hasta ahora solamente ha publicado un libro.

Yo me hice con el libro y lo leí porque si para Lafforgue es bueno debe ser bueno y pensé después de leerlos que sí, que es bueno, pero que no sé si yo sola me hubiese animado a decirlo sin la autoridad de un groso que me abra la puerta antes. Y esto me dejó pensando.

Lo que quiero decir es cómo yo que no tengo ningún prestigio para perder nunca me animé a levantar a alguien que nadie haya consagrado antes. Ya sé que no me puedo comparar con Lafforgue que soy una lectora casi del montón, pero justamente por eso ¡¡¡¿por qué tenerle miedo a equivocarse?!!!

Bueno... que por todo esto abrí un blog en http://misescritorespreferidos.blogspot.com con la idea de que la gente haga conocer a sus buenos escritores en las sombras, para que los compartamos y encontremos a los futuros Quirogas, Onettis, Cortázares y Borges por nosotros mismos. ¿Demasiado delirante? No será la primera vez que me lo dicen pero quiero hacerlo y creo que está bien que lo hagamos.

Ojalá visiten el blog y opinen algo al respecto. Gracias.

Lau.