jueves, septiembre 21, 2017

Ana Esteban - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Siempre trato de evitarme esa pregunta, porque como todas las obsesiones tiene forma de bucle. Pero no ceso de buscar una respuesta en cada palabra, imagen o idea que me asalta cuando estoy escribiendo, o cuando estoy leyendo algo que me impacta o me conmueve, que es una forma de almacenar en el subconsciente todo lo que escribirás luego. Creo que se escribe por necesidad, como se suele decir, pero escribir también es una íntima rebelión, una manera de sacar tu grito frente a lo que sientes o piensas acerca del mundo y de lo que somos.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Soledad, ropa cómoda o vieja, y silencio; no tanto un silencio exterior (aunque no puedo escribir con música, por ejemplo), sino interior. Me cuesta mucho desconectar del ruido en el que estamos inmersos, de la interrupción constante de todas esas falsas obligaciones a las que a veces nos sometemos. En realidad, para escribir también necesito desconectar de mí misma, pero no siempre lo consigo.  

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Juan Rulfo decía que solo hay tres temas sobre los que escribir: el amor, la vida y la muerte. Mi obsesión temática es el tiempo, que es el substrato de cualquiera de esos tres.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Anotar todo lo que cruce la mente por disparatado que parezca. Un atracón de poesía de vez cuando. El viaje interior (libros, caminar) y el otro, el de salir al mundo.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

Si mis alumnos leyeran esto tendría un motín, porque siempre trato de que piensen y estructuren sus narraciones; planificar es importante sobre todo cuando empiezas, porque te ayuda a mirar objetivamente lo que tienes en la cabeza. Lamentablemente yo no soy muy metódica y a veces me dejo llevar por todo tipo de iluminaciones repentinas, que suelen convertir en una maraña mi brillante idea inicial. Creo que el desorden ordenado de mi mesa de trabajo es un reflejo de mi modo de escribir: sigo mapas mentales donde todo aparece frágilmente colocado, y a medida que avanzo voy vertiendo esos itinerarios en esquemas o plantillas, para poder comprobar de vez en cuando por dónde o hacia dónde voy. Pero previo a esto, que parece el proceso inverso a una escritura coherente, he ido tomando muchas notas en cuadernos y papeles que repaso una y otra vez en busca de las claves que tiren de la historia.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Qué difícil es hacer una lista, porque se suele abundar en lo mismo de siempre y además se queda corta con todo lo que lees después. Hay autores que de algún modo me iluminaron cuando los leí por primera vez, como Flaubert, Conrad, James, Faulkner, Onetti; autores a los que deseo volver siempre como Proust, Woolfe, Duras, Capote, Rulfo, Nabokov; o a los maestros del relato, Kafka y Chejov, que impregnan a todos mis cuentistas favoritos.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Mi último libro, Peces de charco, surgió a partir de un par de cuentos que empecé a rumiar mientras luchaba contra la frustración de una novela que no conseguía acabar; empezaron a brotar más historias que conectaban entre sí y me dejé llevar hasta que formaron un conjunto coherente. Ahora he vuelto a aquella novela y ando dando vueltas a otra que surgió después, pero de uno de mis cuentos se han escapado ciertos personajes que quieren subirse a un escenario y me están entrando ganas de intentarlo, así que no sé en qué va a acabar todo esto. 


Ana Esteban (Madrid 1964) es autora de las novelas Es solo lluvia (Debate, 2001) y La luz bajo el polvo (Ediciones del Viento, 2006), y del volumen de relatos Peces de charco (Baile del Sol, 2016). Ha publicado artículos, crítica de cine y de libros, entrevistas y reportajes en medios como El Semanal, El País, El Asombrario, Buensalvaje y otras publicaciones. Imparte talleres literarios en Madrid, donde reside actualmente.



lunes, septiembre 18, 2017

Francisco Ferrer Lerín - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

En la infancia tuve un ruido en la cabeza. Un sonido que aparecía a la hora de acostarme y que a los siete años, con motivo de mi primera y única crisis religiosa, se transformó en cantinela sacrílega desapareciendo a los pocos días. Sin embargo ese sonido, esa cadencia, dio a mi vida una condición rítmica convirtiéndome en un ser musical, condición que dado mi interés por las aves y mi afición a la lectura, me llevó a convertirme en ornitólogo de campo, especializado en la identificación auditiva de las aves de bosque, y en escritor cuyos libros no se les caen de las manos a los lectores.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Escribo en la penumbra y en el silencio de mi cuarto de estudio, frente al ordenador y rodeado de libros. No entiendo que alguien pueda escribir con música de fondo (la música requiere, para mí, una atención total) y, no digamos, quien mantiene la radio encendida o se sumerge en el barullo de una cafetería.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Considero que disponer de oficios paralelos es fundamental, proporciona argumentos y terminologías que enriquecen el encorsetado canon establecido para el escritor al uso. En mi caso la ornitología de campo, el póquer sintético, la creación y teorización en las artes plásticas, e incluso mi pasado como empresario, aportan el material indispensable.

4.- ¿Algún principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

La escritura es un trabajo duro, quizá uno de los más duros; requiere dedicarle muchas horas, pero no ocupadas sólo en emborronar folios, ni siquiera en bucear en fuentes escritas, sino en permanecer en estado de alerta permanente, en evitar que no se te escape la valiosa información que pueda surgir en cualquier momento y en cualquier lugar.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

El relato breve y la poesía no requieren planificación, basta el destello que produce un sintagma o una situación fugaz; la novela supone una planificación, quizá no rigurosa pero sí sustanciada en un guión más o menos laxo.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

En la adolescencia me marcaron dos autores de la biblioteca de mi padre: Camilo José Cela y Ana María Matute, el primero por su pasión léxica estrambótica y, la segunda, por su recreación de la infancia, en términos de idealización de los veraneos en el campo de un niño de ciudad. Borges y Saint-John Perse serían los motores de mi primera etapa de escritor por el uso inteligente de la erudición, en el primero, y el descubrimiento, por mi parte, de que se podía escribir poesía de otra manera, en referencia al segundo. Luego, han sido los manuales, los diccionarios, la prensa, los soportes no redactados de modo literario, los que he preferido procesar.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

En noviembre pasado entregué a Antoni Marí, director de la colección Nuevos Textos Sagrados, de Tusquets Editores, donde ya publiqué Hiela sangre y Fámulo, un nuevo volumen de poemas inéditos, Libro de la confusión. Ahora, este verano, Ignacio Echevarría, como editor, terminará el prólogo y la selección de textos que conformarán Besos humanos, mi primer título en Anagrama. Ambos libros están programados para primeros de 2018. Además queda pendiente la novela Vórtex, de trabajosa construcción, que espero no vaya a resultar póstuma. 


Francisco Ferrer Lerín (Barcelona, 1942). Filólogo, escritor, ornitólogo, artista plástico. Traductor de Tristan Tzara, Eugenio Montale, Paul Claudel, Gustave Flaubert y Jacques Monod. Obra literaria en libro: De las condiciones humanas, Barcelona, Trimer, 1964; La hora oval, Barcelona, Ocnos, 1971; Cónsul, Barcelona, Península, 1987; Níquel, Zaragoza, Mira, 2005 ; Ciudad propia. Poesía autorizada, La Laguna, Artemisa, 2006; El bestiario de Ferrer Lerín, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2007; Papur, Zaragoza, Eclipsados, 2008; Fámulo, Barcelona, Tusquets, 2009; Familias como la mía, Barcelona, Tusquets, 2011; Gingival, Palencia, Menoscuarto, 2012; Hiela sangre, Barcelona, Tusquets, 2013.; Mansa chatarra, Zaragoza, Jekyll & Jill, 2014; 30 niñas, Valencia, Leteradura, 2014; El primer búfalo, Málaga, En picado. Poesía, 2016; Chance Encounters and Waking Dreams, San Francisco, Editions Michel Eyquem, ; 2016; Edad del insecto, Barcelona, S.D. Edicions, 2016.

jueves, septiembre 14, 2017

Claudia Aboaf - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Por la idea absurda de que tengo algo que decir, algo que no es necesariamente propio. Es un acto de comunicación. Mi abuelo, con quién vivía, era escritor; su actividad diaria se relacionaba con la palabra escrita. Era natural que luego de una comida compartida, él fuera a su escritorio y cerrara la puerta, no tanto para que no lo molesten (podía interrumpirlo cuantas veces quisiera), si no por el sonido industrioso de las teclas de su máquina de escribir. Me formó en la lectura y la escritura. Comencé a publicar cuando quedé libre de otras ocupaciones.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Asumo que tengo costumbres. Rutinas como “mover la sangre” a la mañana (bicicleta o caminatas), escribir de tarde luego de una siesta corta. El privilegio de un segundo despertar deriva en el estado necesario para mi escritura.
Prefiero, como ahora que vivo en Tigre rodeada de humedales y ríos, ver naturaleza desde mi escritorio.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Tenía planes de estudiar filosofía cuando se desató la dictadura militar en Argentina y cerraron la facultad. Finalmente fue en los pensadores de los Nuevos Paradigmas, donde la física cuántica, las drogas y el misticismo revolucionaron el pensamiento, que encontré un espejo de las temáticas que me interesaban. Y ese espejo estalló en infinitas fuentes. Me interesa tanto estudiar la topografía del terreno que describo en un texto, como también sostener una abstracción como motor de escritura.

4.- ¿Algún principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Tiene que haber alguna clase de confianza a la hora de escribir. Y entregarse con libertad a la página en blanco. Luego corregir corregir corregir.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

Quien escribe policiales requiere un mapa previo. Poe decía que no podía escribir un relato sin saber cómo termina. Yo escribo con entera libertad, si es eso posible. Mi único trabajo es dejar que el texto se desvíe. No sujetarlo con premisas ni géneros tabulados. En una reseña de mi última novela señalan que el texto abreva en dos tradiciones aparentemente disimiles como la poesía y la ciencia ficción.  Confío en lo que irrumpe, y ese yo escribiente informa materia confusa que se aclara en la escritura.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Deseo de Elfriede Jelinek, los libros de Pascal Quignar, William H.Gass, Susan Sontag. Agota Kristof.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

En 2014 salió publicada mi novela Pichonas, editorial Notanpuan. Al terminarla, se combinaron la satisfacción, con la sensación de que había más por contar acerca de las hermanas protagonistas de esa novela. El Rey del agua, editorial Alfaguara, publicada en 2016, continuó entonces explorando la conflictividad entre ellas, que había sembrado el miedo y su crianza a “contraturno”, aunque vivieran en la misma casa. El Rey del agua se sumerge en aguas donde la identidad es cuestionada, o directamente negada. Ahora trabajo en El Ojo y la Flor y el desafío es que las hermanas se encuentren: la posibilidad del vínculo es la gran pregunta.  


Claudia Aboaf nació en Buenos Aires. Creció junto a su abuelo y maestro Ulyses Petit de Murat  quién la inició en la lectura y escritura. 
Actualmente vive en Tigre.
Ha publicado: Medio Grado de Libertad, novela, (2003) Editorial Altamira; Pichonas, novela  (2014) Editorial Notanpüan; El Rey del agua, novela (2016) Editorial Alfaguara.
Cuentos, antología: Narrativa de las dos orillas, Botella al mar 2015, Uruguay.
Ha colaborado en revistas digitales de España y Argentina. 

*La foto es de Claudio Larrea

lunes, septiembre 11, 2017

Santigo Roncagliolo - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Porque tengo miedo. Escribo sobre las cosas que me asustan, para producir ese miedo en los lectores. Es una manera de estar menos solo.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

De hecho, cada vez tengo menos. Escribo todos los días, pero de una manera cada vez más libre. Gracias a la tecnología, puedo hacerlo en la playa, en un café, en un hotel... pienso las historias mucho tiempo, y cada día trazo unas líneas, sin plazos ni obligaciones. 

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Escribo historias de terror. Solo que los monstruos y los fantasmas no están en el mundo paranormal, sino en la historia de los países y en el corazón de las personas.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Lo importante es el drama ¿Qué está en juego para los personajes? ¿Qué cosas son tan importantes para una persona normal que pueden llevarla a hacer cosas terribles?

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Sé qué atmósfera quiero. A qué lugar debe llevar el libro a los lectores. Después, me dejo llevar por la música de lo que voy escribiendo. Escribir una novela es como escribir una canción. No sabes por qué hay dos estrofas y luego viene un coro, pero sabes que debe ser así.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Me encanta el terror victoriano: Drácula, Jeckyll y Hyde, Dorian Gray... los ingleses lo inventaron todo.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

He pasado un par de años sin escribir novelas. Acabo de terminar un libro infantil y tengo un proyecto periodístico y un guión entre manos. No quiero escribir solo libros. Me gusta colaborar con otros artistas y aprender de ellos. No me apetece pasarme la vida encerrado dentro de mi cabeza. Es un lugar demasiado oscuro.


Santiago Roncagliolo (Lima, 1975) escribe sobre el miedo, desde la historia política hasta la vida cotidiana. 
Su última novela se titula La Noche de los Alfileres. Además, ha publicado las novelas negras La Pena Máxima y Abril Rojo (premio Alfaguara e Independent Prize of Foreign Fiction), el thriller psicológico Tan Cerca de la Vida y las comedias ácidas Óscar y las Mujeres y Pudor, esta última llevada al cine.
Como periodista, es autor de una trilogía de historias reales sobre el siglo XX hispano: La Cuarta Espada, El Amante Uruguayo y Memorias de una Dama, considerada "el último libro censurado de América Latina". 
La revista Granta lo seleccionó como uno de los mejores escritores de su generación en español. The Wall Street Journal lo consideró uno de los próximos García Márquez. El diario inglés The Guardian colocó a Abril Rojo entre las grandes novelas escritas sobre el Perú. Carlos Fuentes lo nombró como uno de los mejores escritores de su generación en español.

viernes, septiembre 08, 2017

La vuelta

Vuelta a la rutina. Se acabó el no hacer nada, hay que volver al trabajo. Aún quedan cuestionarios por publicar. Después, tal vez el blog deba tomar un nuevo camino, o varios, pues lo que siempre me gustó de los blogs es su versatilidad. Ya veremos.

Aprovecho para recomendar algunas lecturas de este verano.

En primer lugar, el libro de relatos de Carlos Manzano: "Lánguidos sueños". Un libro que te engancha irremediablemente, que contiene tramas impactantes y plantea situaciones que nos obligan a pensar y a replantearnos nuestras ideas. Muy recomendable.


En segundo lugar, el libro de Juan Soto Ivars: "Arden las redes". No necesito estar de acuerdo con todo lo que dice para afirmar que este libro debería ser, en mi opinión, lectura obligatoria en los institutos y lectura necesaria para el resto de la población.


En tercer lugar, "Una ilusión", de Ismael Grasa, un libro en el que el autor se detiene en determinados momentos de su biografía cargados de significado en su formación como persona. Parece centrarse en sucesos que, por uno u otro motivo le perturban, reacciones que necesita confesar para quitárselas de encima.


lunes, julio 24, 2017

Cierta distancia




Ya hay portada. Ya se acerca el momento de verlo en las librerías. Un libro muy especial en el que hablo de literatura y de lo que es para mí escribir. 
Todo el camino recorrido era necesario para llegar hasta aquí.

martes, julio 04, 2017

Adiós a La Tormenta en un Vaso

Los blogs languidecen, se quedan abandonados, flotando en el espacio como elementos casi anacrónicos. Todo requiere más inmediatez, más velocidad, el dinamismo de las redes sociales. Pero creo que es un medio que sigue siendo válido. Tal vez algún día reviva, así lo espero. Mientras tanto, toca despedir a uno de esos blogs que fueron pioneros y marcaron una pauta a seguir, un blog en el que tuve la suerte de colaborar y que da por finalizada su andadura: La Tormenta en un Vaso.

Aquí su despedida.

También aprovecho este momento para tomar un descanso vacacional. Este blog ha estado casi exclusivamente dedicado a la publicación de lo que llamé "Cuestionario básico" para escritores y que ha alcanzado, algo que me parece increíble, la cifra de 353. Tal vez sea el momento de replantear algunas cosas. O tal vez no. En cualquier caso, espero seguir en Septiembre.

Feliz verano a todos.


jueves, junio 22, 2017

Leonardo Cano - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Suelo decir que escribo porque me apasiona y, sobre todo, porque el tiempo me ha demostrado que a la vuelta de estudios, trabajos, máster, oposiciones o doctorados, he seguido haciéndolo; también que, cuando no he tenido más tiempo que el de trabajar, cenar e irme a dormir, siempre he contado con un cuaderno, un archivo de Word o un espacio en mi memoria en el que tratar de explicarme esa situación de mierda o prefigurar otra mucho más alentadora.
Luego, la escritura es una actividad artística, creativa, un lenguaje a través del que expresarlo todo, tus incógnitas, tus deseos... Imagino que yo escribo como otros preparan maratones.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

No muchas, aparte de no escribir con resaca, cansado, con sueño o agujetas. Necesito estar más o menos despejado, también algo que decir y encontrar un lugar sin demasiado ruido, o con ruido constante y en letanía.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Contaba Flaubert que los temas no se buscan, sino que se soportan, así que mis obsesiones habrán de ser mis temas: el pasado, las literaturas del yo, las relaciones de pareja y el modo en el que, en cada presente, la tecnología nos configura.

4.- ¿Algún principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Que no hay nada que no quepa en una novela. Que, del mismo modo en que Ronaldo Nazario —el mejor futbolista de la historia— decía en un anuncio que buscaba “goles que le gusten a Zico”, tal vez se pueda lograr algo intentando armar novelas para los héroes de cromo literarios.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Creo que cada novela tiene su método y que éste se va imponiendo conforme avanza la escritura. Aunque, para evitar la deserción y poder subirme a lomos del impulso primero, sí que me suele dar resultado trazar un mínimo plan, con todo y que completarlo sea algo utópico al final.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Decenas. Me atraen los buenos libros, ya sea por su estilo arrollador, por una estructura o trama que consiga sorprenderme, ya sean sus ideas rompedoras o que me hagan pensar; por supuesto, todos los que traslucen la verdad de una persona.
De ahí que me gusten muchos de los clásicos que todo el mundo cita, como Faulkner o Nabokov o Kafka; pero por dar algún titular defendería a Vargas Llosa, ahora tan denostado, a Houellebecq, Bret Easton Ellis, Agota Kristof o a Salman Rushdie y, de los españoles, a Marías, Cela, García Hortelano, María Zambrano, Valente o, entre los actuales, a Alberto Olmos, Belén Gopegui, Miguel Ángel Hernández, Álvaro Colomer, Javier Gutiérrez…

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Hace ya unos meses que publiqué la novela La edad media en la editorial Candaya. Se trata de tres historias cruzadas en el tiempo que pretenden mostrar la frustración de una generación y de unos personajes, treintañeros en la España de la crisis, tras acceder al mundo laboral y de la familia.
Es una primera novela, publicada en una editorial independiente pero prestigiosa, con un estilo ácido y cabrón, y, no obstante, ha gustado mucho y ha tenido bastante resonancia. Desde luego, sería como para estar contento.


Leonardo Cano (Murcia, 1977) es Licenciado en Derecho y Máster en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada Europea.
Premio Creajoven de la Comunidad Autónoma de Murcia, ha sido abogado, guionista, creativo de publicidad, crítico gastronómico y colaborador en diversos medios escritos y digitales.
Actualmente, ejerce de funcionario del Ministerio de Justicia y está acabando su doctorado en Literatura Española Contemporánea. La edad media es su primera novela.


*La foto es de Vic Soriano

lunes, junio 19, 2017

María Cabrera - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Por necesidad. Y porque quiero contar, cuestionar, hablar de lo que no se habla.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Escribo en casa. Dejo que transcurran las horas con la ilusión de tener todo el tiempo libre del mundo para perderlo.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

La identidad, la memoria. Las debilidades. Lo ajeno y lo íntimo. El presente histórico.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Todo puede suceder y espero que suceda.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

No puedo planificar porque no sé qué voy a encontrar. Después de escribir algo, lo corrijo y lo cambio muchas veces.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Joseph Conrad o Marguerite Duras. También leo mucha literatura latinoamericana actual: César Aira, Sergio Chejfec, Diamela Eltit, Mario Levrero, Fogwill, Yuri Herrera, Rita Indiana, Fabián Casas, Valeria Luiselli, Alejandro Zambra…

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Acabo de publicar la novela Televisión en el sello Caballo de Troya, edición de Lara Moreno, en la que se narra el despido masivo de novecientos trabajadores de una televisión autonómica en plena crisis. Es una novela coral sobre el trabajo que reconstruye, en clave de ficción, la memoria de una televisión, la memoria de sus trabajadores.  


María Cabrera (Madrid, 1985) es autora de los libros La habitación del agua (Baile del Sol, 2014) y Televisión (Caballo de Troya, 2017). Ha escrito las obras de teatro Despertamos y La dama de las camelias (TNT, 2012 y 2013). Trabaja como ayudante de realización en televisión.

lunes, junio 12, 2017

Más Feria del Libro de Madrid 2017

Última entrega fotográfica de mis visitas a la Feria del Libro de Madrid". Este último fin de semana fue más caótico. Estuvo marcado por los encuentros personales, no sólo los reflejados en las fotografías de esta entrada, sino también por la gente que encontré paseando entre las casetas, como José Ángel Barrueco, César Mallorquí, Javier Morales, Kike Parra, Juan Jacinto Muñoz Rengel o Esteban Gutiérrez Gómez, por citar algunos.

El viernes por la tarde fui directo a la caseta en la que el escritor Juan Herrezuelo estaba firmando ejemplares de su último libro de relatos, "Las flores suicidas", al lado del también escritor David Gallego Barbeyto. El encuentro con Herrezuelo era un momento esperado, ya que hace años que nos conocemos a través de nuestros respectivos blogs pero nunca hasta ahora habíamos tenido la posibilidad de coincidir. Fue realmente emocionante poder saludarlo personalmente.

Juan Herrezuelo firmando el ejemplar que llevé conmigo de su novela "El veneno de la fatiga".

Por supuesto, semejante encuentro se prolongó hasta la cena, acompañados por otros amigos como Raúl Ariza, Mariano Vega o Manu Espada.

Raúl Ariza firmó ejemplares de su último libro "Un viaje solo para hombres".

Óscar Esquivias firmaba una nueva y lujosa edición de su ya clásico libro "Inquietud en el paraíso".

Miguel Ángel Muñoz y Javier Sáez de Ibarra firmaron ejemplares de sus respectivos libros de cuentos: "Entre malvados" y "Fantasía lumpen".

Cristina Cerrada y su novela "Europa".

Ignacio Ferrando firmando su novela "La quietud".

Pere Cervantes firmaba su libro "Tres minutos de color".

Marcelo Luján firmaba sus libros "Subsuelo" y "Moravia".

Rosario Raro con su último libro: "La huella de una carta".

Nuria Barrios firmaba su poemario "La luz de la dinamo", que ha obtenido el VII Premio Iberoamericano de Poesía Hermanos Machado.

Antonio Muñoz Molina

Martín Caparrós

Y la foto del recuerdo de una gran velada con Miguel Ángel Muñoz, Paul Viejo, Isabel Wagemann, Jesús Ortega, Pepe Cervera, Lola López Mondéjar, Ernesto Calabuig y Patricio Hernández Pérez.

martes, junio 06, 2017

Feria del Libro de Madrid 2017

Se celebra estos días (del 26 de mayo al 11 de junio) una nueva edición de la Feria del Libro de Madrid. Al parecer todo el mundo tiene muy buenas expectativas. El caso es que los días que la he visitado la he encontrado abarrotada de gente. Este año la visito los tres fines de semana consecutivos. A la hora de publicar esta entrada, aún me falta una última visita, por lo que añadiré nuevas fotos la semana próxima.

Os dejo con el reportaje fotográfico de rigor.

La afluencia de gente casi impide pasear con calma entre las casetas.

La caseta de ediciones Sílex, con Marina Sanmartín y Ramiro Domínguez.

Marta Sanz y Luisgé Martín posaron de forma muy simpática para que les hiciera una foto.

Rodolfo Notivol, que firmaba ejemplares de su magnífica novela "Vaciar los armarios".

El escritor Ezequías Blanco y Director de la revista literaria "Cuadernos del matemático" firmaba ejemplares de su libro de cuentos "Memorias del abuelo de un punk" en la caseta de Huerga y Fierro.

María Tena firmaba ejemplares de su novela "El novio chino", ganadora del Premio Málaga de Novela 2016. Excelente escritora y excelente persona: me encantó saludarla personalmente.

Care Santos, autora del libro ganador del último Premio Nadal: "Media vida". Tan simpática como siempre.

Enrique Vila-Matas, que siempre me da la sensación de que desearía estar en cualquier otra parte y, aún así, se mostró muy amable conmigo y me firmó un ejemplar de su último libro, "Mac y su contratiempo".

Esther García Llovet, admiradora de Bolaño y de Joseph Roth, firmando ejemplares de su libro "Cómo dejar de escribir".

Eloy Tizón firmando ejemplares de la flamante reedición del ya clásico "Velocidad de los jardines".

Los escritores Kike Parra y Daniel Monedero firmando ejemplares de sus libros: "Me pillas en mal momento" y "Manual de jardinería (para gente sin jardín)". 

Carlos Marzal, firmando su libro de aforismos "Las consecuencias de no tener nada mejor para perder el tiempo".

El gran Francisco Ibáñez, al que hacía tiempo que no veía en la Feria.

Fernando Aramburu, arrasando con el éxito de su novela "Patria".

José Luis Ferris firmando ejemplares de su libro "Palabras contra el olvido".

Jesús Marchamalo, tan amable como siempre, y Mariana Enríquez.

Luis Mateo Díez

Manuel Vicent

Javier Marías

Susanna Tamaro

Joël Dicker

Juan Madrid

Peridis

Txani Rodríguez

Luis Landero

David Trueba

Espido Freire

Berna González Harbour

Joaquín M. Barrero

Sofía Rhei

Rosa Montero

José Luis Garci

 Imma Turbau

Fernando J. López

 Cayetana Guillén cuervo

Cristina Morató

Albert Espinosa recibía a sus fans, de pie, fuera de la caseta.

Fernando Ónega

También pude asistir al emotivo acto que se celebró en homenaje al escritor Medardo Fraile.