domingo, noviembre 23, 2014

Entrevista en Cuadernos del Sur

En el suplemento cultural del diario Córdoba, Cuadernos del Sur, se publicó este fin de semana una entrevista a cargo de Pedro M. Domene.

Pueden leerla AQUÍ


Reseña doble en La Tormenta en un Vaso

Esta semana se publicó una doble reseña de mi novela "Parece que cicatriza" en el blog La Tormenta en un Vaso, a cargo de Pedro Domene y Miguel Baquero.
Pueden leerla AQUÍ.

jueves, noviembre 20, 2014

David Aliaga - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Porque necesito la literatura como otros –y yo mismo a veces– necesitan la religión o la mitología. Necesito responder y formular preguntas constantemente. Escribir, para mí, es un proceso de búsqueda de respuestas y hallazgo de nuevos interrogantes que no cesa, abro puertas y sigo caminos que siempre me llevan a otra parte, a nuevas dudas. Escribir me permite sentirme ignorante y continuar aprendiendo.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Para escribir necesito que haya silencio en casa y que el escritorio esté ordenado. Prefiero también trabajar sabiendo que no tengo ningún compromiso poco después. El ruido, el desorden o la idea de saber que en dos o tres horas tengo que estar en otro lugar, atendiendo a otra cuestión impiden que consiga concentrarme.
Como cuestión más práctica, puedo contarte que me gusta escribir empleando tipografía Georgia 12 puntos con 1,5 de interlineado y alinear los títulos de relato o capítulo a la derecha.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Soy una persona de atenciones y pasiones dispersas. Me interesa el ser humano como sujeto emocional. Durante los últimos años he escrito sobre la frustración, la derrota, la culpa…, quizá porque es la parte más dolorosa del ser y he necesitado esa explicación mitológica, a la que me refería anteriormente, para intentar comprenderla y sobrellevarla.
En los últimos meses, he notado que temas como la memoria y la espiritualidad han ganado terreno, aunque son temas que ya estaban presentes de forma secundaria en Inercia gris y lo están en Hielo. Me interesa cómo se relaciona el individuo con el concepto de Dios, para qué lo necesita, qué espera de él, qué le exige, cómo lo construye… El libro de Jonás, por ejemplo, es una de mis fijaciones temáticas desde hace algunos años: la huída de Dios como huída de uno mismo.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Lo aprendí en un taller universitario en el que fui alumno de Fernando Clemot, que, además de convertirse en un buen amigo, fue un gran orientador entonces: busco el equilibrio entre las agarraderas de la técnica narrativa y el instinto de autor. Un texto demasiado convencional aburre y uno excesivamente instintivo será un desastre. Ni soy un genio iluminado, ni puedo permitirme trabajar las narraciones como un operario de línea de montaje.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Suelo tomar muchas notas y elaborar esquemas antes de comenzar a narrar. Con todo, siempre dejo incompletos los planes ya que entiendo que a medida que avanza el proceso de escritura, el propio texto va sugiriendo cómo completarse. Me parece fundamental tener claro el punto de partida y lo que quiero contar pero, incluso eso, es mutable.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Mi Santísima Trinidad literaria está compuesta por Raymond Carver, John Maxwell Coetzee y Fiodr Dostoievski. Hombre lento y Desgracia, de Coetzee me parecen dos libros maravillosos cuya calidad narrativa, emocional e intelectiva son una aspiración como autor.
Otros autores de los que me siento deudor o con los que he disfrutado mucho son Davies y Faulkner o, de las letras hispanas, Gonzalo Calcedo (El prisionero de la avenida Lexington), Fernando Clemot (Safaris inolvidables), Ricardo Menéndez Salmón (Gritar), Juan Carlos Márquez (Lobos que reclaman la noche), Jon Bilbao (Padres, hijos y primates)...

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

En diciembre llegará a las librerías Hielo. Es una novela breve que me ha llevado entre preguntas y respuestas que son nuevas preguntas sobre el sentimiento de culpabilidad. ¿Por qué me siento culpable? ¿Puedo sentirme culpable sin serlo? En ese caso, si los efectos prácticos son los mismos ¿no es lo mismo serlo que no serlo? ¿Son los demás quienes pueden limpiarme de la culpabilidad o soy yo quien posee esa facultad? ¿Dónde se halla la redención? ¿En Dios? ¿En una mujer? ¿Existe la redención? ¿Puedo convivir con la culpa? Creo que Hielo no responde a ninguna de esas preguntas, sólo abre más interrogantes al respecto ofreciendo al lector la posibilidad de que busque o intuya sus propias respuestas.


David Aliaga (L’Hospitalet de Ll.obregat, 1989) es escritor y periodista especializado en literatura contemporánea. Ha publicado el libro de relatos Inercia gris (Base, 2013) y también ha participado con narraciones breves en las antologías Cuentos engranados (TransBooks, 2013) y Madrid, Nebraska (Bartleby, 2014). En su faceta académica destaca el ensayo Los fantasmas de Dickens (Base, 2012), un estudio sobre lo sobrenatural en la obra del inglés.
Ha traducido al catalán a Dickens y Wilde. Es colaborador habitual de la revista Quimera y del portal Blisstopic y, ocasionalmente, escribe para la revista Qué leer.

Hielo (Paralelo Sur, 2014) es su primera novela editada.

lunes, noviembre 17, 2014

Bianca Aparicio Vinsonneau - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Es curioso cómo una pregunta tan simple puede ser tan difícil de responder…
Creo que es una necesidad. Por la maravillosa sensación de escribir y ver cómo las palabras llenan páginas, los personajes cobran vida y se crean historias que atrapan al ser leídas. Me apasiona.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

La verdad es que soy muy poco maniática a la hora de trabajar. Normalmente me abstraigo tanto que podría caer un meteorito a mi lado, y yo seguiría tecleando sin enterarme.
Escribo a cualquier hora y en cualquier sitio, aunque si puedo elegir prefiero hacerlo en mi sofá: es mi refugio, donde me aíslo del mundo. Y siempre a ordenador, sólo con una libreta a mano para ir tomando notas sueltas.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Casi cualquier tema puede llevarme a escribir una historia. Encuentro esa fuerza y profundidad necesaria en las personas, que para mí son el motor principal de cualquier novela.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Una vez leí que a la hora de escribir, menos es más. Y es algo que tengo muy en cuenta a la hora de revisar y corregir mi trabajo: si hay algo que no me convence al cien por cien, mejor pulsar el botón “suprimir”.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

Soy de las que intentan tenerlo todo planificado: dedico mucho tiempo a hacer escaletas y repartir la acción de manera coherente en capítulos; pero a la hora de la verdad acabo dejándome llevar.
Mis personajes suelen ser bastante independientes, casi diría que tercos, y por mucho que yo me empeñe en que hagan ciertas cosas, hay veces que ellos tienen otras intenciones. Así que finalmente no me queda más remedio que permitirles llevar las riendas y, por lo general, el resultado suele ser mucho mejor.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Me encantan los clásicos franceses, admiro las obras de Alexandre Dumas y Victor Hugo.
Aunque, por supuesto, hay autores contemporáneos, como Isabel Allende, quienes tienen el poder de hipnotizarme con sus libros.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Acabo de publicar mi primera novela, Las Sombras de África.
En ella cuento la historia de Kofi, un esclavo que es capturado y acaba como prisionero en el Castillo de Cape Coast. Desde allí, arriesgando su vida, consigue hacer unas cartas secretas a su mujer. Doscientos años después, estas cartas llegan a manos de la antropóloga Claudia Carpio, quien se ve empujada a descubrir qué le ocurrió a Kofi, y por qué dejó de escribir.

Mis continuos viajes a África, que es mi segundo hogar, fueron mi inspiración, y las experiencias allí vividas acabaron por crear una historia en mi mente en la que se mezclan la ficción y hechos históricos reales. Es una obra muy intensa y apasionante, que atrapa al lector hasta la última página.


Bianca Aparicio Vinsonneau es una joven escritora, hija de padre español y madre francesa, nacida el 18 de diciembre de 1983 en Alicante.  Cursó estudios superiores diplomándose en Óptica y Optometría y en Magisterio de Lengua Extranjera.
Ha colaborado como voluntaria en varios proyectos en el continente negro, relacionados, principalmente, con la educación infantil, la sanidad y el empoderamiento de la mujer. Perfeccionista  e inquieta, está decidida a exprimir la vida y disfrutar de todo lo que ésta ponga a su alcance.
Su primera novela Las Sombras de África nace de esos intensos viajes por cuatro de los cinco continentes y el crecimiento personal que le aportan las experiencias vividas.
En 2014 Ediciones Cardeñoso publica su relato corto titulado Fantasmas.
Actualmente es miembro de La Tertulia Literaria de Guardamar del Segura (Alicante) y se encuentra inmersa en su próxima novela.
Web: www.biancaapariciovinsonneau.es
Facebook: www.facebook.com/lassombrasdeafrica



jueves, noviembre 13, 2014

Patxi Irurzun - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Es difícil responder a esto sin parecer pomposo o grandilocuente o sin recurrir a tópicos, pero yo diría que lo hago por necesidad, no soy capaz de disociarme como persona y como escritor, si no escribiera no estaría o me sentiría vivo. Escribo también para comunicarme, es un mecanismo de compensación, soy una persona introvertida y con pocas habilidades sociales, y escribir me ayuda a relacionarme con el mundo. Escribo también porque no me gusta ese mundo que veo. Escribo porque mantiene viva mi imaginación, mi parte soñadora. Y escribo en parte, aunque esto no se suele decir, por un poquito de vanidad, porque me gusta que me digan que lo hago bien, porque busco reconocimiento y lectores, que es una forma por otra parte de sentirse querido. Ser escritor es convertirse en alguien obsesivo y extraño.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Nunca he sido demasiado maniático. Empecé escribiendo a mano, tumbado en la cama, pero no me costó nada pasarme al ordenador. Antes solía ponerme música, rock duro, punk, no me desconcentraba, al contrario, me creaba un clima, ahora escribo en silencio y procuro hacerlo cuando estoy solo, pero también he llegado a hacerlo con los niños pululando por aquí, la tele puesta (no tengo una habitación para escribir). Antes escribía cuando la historia me venía, o sentía esa sensación casi física que me pedía hacerlo, ahora procuro hacerlo todos los días a las horas que puedo, que no son muchas, porque me queda menos tiempo. En fin, creo que podría adaptarme a todo para escribir, lo que no podría sería estar sin hacerlo.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Cada libro es un mundo, cada cuento, cada novela, pero es cierto que un escritor casi siempre escribe de lo mismo, tiene unas obsesiones fijas, en mi caso como he dicho antes escribo porque me indigna lo que veo a mi alrededor y tengo esa idea romántica de que escribiendo puedo contribuir a cambiar el mundo, o al menos de que tengo que escribir como si fuera a ser así, en consecuencia mis preocupaciones suelen ser la gente que está en los márgenes, a la que se silencia, la que sufre, la gente común, en cuanto al tono oscilo entre el humor y la ternura, aunque a veces soy bastante burro o gamberro, no sé, en cuanto a temas concretos hay muchos temas recurrentes, la introversión, la locura, los autobuses urbanos, el rock, el sexo y el amor, las cosas de la vida cotidiana, la casa, mis hijos…  Escribo sobre mí y me gustaría que escribir sobre mí sea escribir sobre nosotros

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

No sé, consejos no doy, yo solo diría que me pongo a escribir para divertirme (no acabo de entender a esos escritores que dicen que sufren escribiendo, serán masocas) y también que en mi escritura es el único territorio o parcela de esta vida en el que me siento realmente libre.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Soy de los que se dejan llevar, es eso lo que me gusta, que la historia los personajes vayan creciendo y sorprendiéndome. No digo que en ocasiones tenga claro algo, un final, por ejemplo, que luego puede ser otro en realidad… Pero nunca he escrito siguiendo esquemas o haciendo planos, anotando previamente los rasgos de los personajes, me gusta que todo esté en mi cabeza, sea una especie de magma que no distingo bien e ir soltándolo… Más importante que todo eso creo que es dar con el tono, tener clara desde el principio la voz adecuada para cada historia.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Leo de forma muy desordenada, lo que va cayendo en mis manos, o lo que voy descubriendo a cada momento, pero bueno, los de siempre son Bukowski, Fante, Baroja, Kenzaburo Oé, Miguel Sánchez-Ostiz, Delibes, Steinbeck, Pedro Juán Gutierrez, David González, Vicente Muñoz, Kiko Amat, Mohamed Chukri, Raúl Nuñez, Josu Arteaga, Eduardo Mendoza, Tom Sharpe, Harper Lee, Carson Mcullers, la novela picaresca, los comics, Joann Sfar, Guy Delisle, Maki Navaja… Tengo que leer a más mujeres, está claro

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


El último libro que he publicado es Atrapados en el paraíso, en realidad es una edición diez años después del libro al que probablemente tenga más cariño, y creo que mis lectores también: en él cuento el viaje que hice a Filipinas (al basurero de Payatas en Manila) y Papúa Nueva Guinea. Fui allí gracias a un premio literario de El País, 6000 euros para gastar en un solo viaje, y yo me fui a un basurero en Manila. En realidad, no diría que es un libro de viajes, o no al menos al uso, está novelado, tiene mucho humor, hay una historia de amor, tiene algo de diario… Durante estos diez años (la primera vez lo publicó el Gobierno de Navarra, tras ganar un premio –durante dos o tres años estuve encadenando premios y viajes–), pero no tuvo un recorrido comercial, sino más bien una vida secreta, aunque intensa, fue enamorando a mucha gente, una chica lo tradujo al francés porque le gustó, un grupo de rock lo regalaba en sus conciertos, en una universidad de New Jersey lo incluyeron en un curso de novela… y tuvo también muchos lectores ilustres… Lo volví a reeditar con impresiones de toda esa gente y otro material (fotos, artículos…) y revisado, me apetecía que nuevos lectores pudieran sentir ese aprecio que han tenido por él otros anteriormente. Es un libro especial para mí. 


Patxi Irurzun (Pamplona, 1969) es autor, entre otras obras, del libro de relatos La tristeza de las tiendas de pelucas (finalista del Premio Setenil en 2013 y del Premio Euskadi 2014); las novelas Atrapados en el paraíso, sobre su viaje al vertedero de Payatas, en Manila (Premio a la Creación literaria del Gobierno de Navarra) y ¡Oh, Janis, mi dulce y sucia Janis!;  el diario Dios nunca reza; o de Mi papá me mima (Ediciones B), una crónica humorística sobre la paternidad.  Ha escrito además literatura infantil y juvenil, colabora habitualmente en prensa y ha ganado diferentes certámenes literarios, como el I Premio de relatos de viajes de El País-Aguilar o el Ciudad de Palencia de narrativa.
www.patxiirurzun.com


miércoles, noviembre 12, 2014

lunes, noviembre 10, 2014

Pere Cervantes - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Es esa actividad en la que para mí el transcurrir del tiempo no existe.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Cada novela que escribo ha de tener una banda sonora de fondo, elijo un cantante o grupo y solo escucho a estos mientras escribo la novela en cuestión, me ayuda a crear la atmósfera que necesito. Por ejemplo de No nos dejan ser niños mi última novela, podría decirse que su B.S.O. es Anthony and the Johnsons. También utilizo un cuaderno de notas para cada novela y suelo realizar un reportaje fotográfico de la mayoría de lugares que aparecen en mis novelas.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

La soledad en todas sus versiones, la invisibilidad de ciertas personas, la omnipresente injusticia, la complejidad de las relaciones personales, la incidencia de la tecnología en nuestras vidas,…

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Escribe esa historia que te obsesiona, que secuestra tu mente durante el tiempo en el que la escribes, que hace que todo lo que lees, escuchas y ves esté relacionado con ello. Esa historia que te encantaría leer. No te sometas a las modas, cuando son moda ya has llegado tarde.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Soy un psicópata del control, sin estructura y desarrollo de personajes no escribo una sola línea.  Escribir es controlar, dominar y dirigir, como ves soy un pequeño dictador de las letras J

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Francisco Gonzalez Ledesma, Vázquez Montalbán, Dennis Lehane, Harlan Coben, Jo Nesbo, John Verdon,… y en la actualidad una retahíla importante de escritores españoles que hacen muy buena novela negra y policiaca.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Se trata de una novela policiaca editada por EDICIONES B, No nos dejan ser niños, en la que María Médem, una mujer policía se las verá con una psicópata en la isla de Menorca tras haber asesinado a tres sexagenarias, todo ello después de haber agotado su permiso por maternidad, reencontrarse con el que fue jefe y amante y soportar en su propia casa a una suegra tan malvada como peligrosa.

Estamos negociando con EDICIONES B una segunda parte.


Pere Cervantes nació en Barcelona en 1971. Diagnosticado por quien bien le conoce como un tipo nostálgico, tozudo por vocación y soñador, lleva casi veinticinco años pateando las calles de este país con una placa en el bolsillo, una pistola en la cintura y una mirada en modo grabación que le sirve, de primera mano, para crear sus novelas. Es lo que se conoce en el argot policial como un miembro de «la pringue». Afirma que se licenció en la carrera errónea, que en esa época no existía la licenciatura de narrador de historias, y que su experiencia de tres años en los Balcanes como observador de paz de la ONU le enseñó que la hostilidad, al margen de etnias y religiones, suele atemperarse con la lectura. Es autor de Trescientos sesenta y seis lunes, La soledad de las ballenas, Tranki pap@s, Rompeolas y No nos dejan ser niños.

jueves, noviembre 06, 2014

Francisco Javier Guerrero - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Hay muchas razones. Y cada razón tiene también su causa. Solemos dar respuestas solemnes que son  señuelos o perogrulladas, inconsistentes y variables, seguramente porque esta pregunta es la más compleja de todas. Nunca he repetido el mismo motivo cada vez que alguien me ha planteado esta cuestión. Hoy, por ejemplo, se me ocurre otro. Una, otra más, suntuosa simpleza: la principal razón por la que escribo es la sensación del deber cumplido cuando termino de hacerlo.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Escribo casi todos los días, muy temprano, antes de que amanezca. Necesito el silencio de esas horas. Hago varias montañas de libros cerca del ordenador. La mayoría de ellos no son material de consulta, sino talismanes. Releo un par de veces lo previamente escrito, corrijo (siempre hay algo que se puede mejorar) y comienzo. Con suerte puedo componer al día cuatro o cinco líneas o versos.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Me siento muy identificado con la respuesta de Flavia Company a esta pregunta en este mismo cuestionario: la identidad, la mentira, la frontera entre ficción y realidad. De esos temas salen buenos cuentos. También el arte, la propia literatura o el lenguaje.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Leer (mientras escribo, sí).

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

La historia suele presentarse como un destello o una sensación efímera y sin forma. Escribirla es la búsqueda de esa impresión. El relato o el poema es su huella. Por eso me dejo llevar por la historia dentro de unos límites previamente marcados y resueltos, para que los personajes (y lo que se cuenta de ellos) tengan una voluntad aparente, que parezca que pueden respirar. Para que no se note demasiado que yo los necesito a ellos más de lo que ellos me necesitan a mí.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Aquí podríamos no terminar nunca. Toda la obra de Unamuno, en especial Niebla. Tengo un viejo ejemplar de Cátedra que sitúo siempre en la cima de una de las montañas de libros que apilo cerca del ordenador cuando escribo. Y no solo eso, también sale conmigo a los recitales, presentaciones o cuando viajo. Igualmente son imprescindibles: Juan Ramón Jiménez, Ezra Pund, Seamus Heaney, Cortázar, Yeats, Borges. La lista es infinita. Joaquín Pérez Azaústre, José Luis Rey, Eduardo García, Francisco Onieva. Esta relación nunca se completa. Eloy Tizón, Ángel Olgoso, Andrés Neuman, Ana María Shua… Y, cómo no: Poe, Kafka, Carver…

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Lo último que he publicado es el libro de cuentos ‘Caleidoscopia’ con la Editorial Adeshoras. Es un libro que está cimentado sobre cuatro temas: el arte, la inmortalidad, el escritor y el tiempo. Y que avanza sin movimiento (esto solo se puede entender y comprobar leyendo el libro). Algunas personas han hablado de ‘Caleidoscopia’ como una novela. Y no se equivocan: es su origen, como idea, y también el primer borrador. Los géneros literarios comparten fronteras. Esas orillas son espacios magníficos y muy fértiles para la creación literaria. 


Francisco Javier Guerrero Cano (Córdoba, 1976). Desarrolla sus primeros trabajos en Culturales y revistas literarias, obteniendo con alguno de sus poemas y relatos diferentes menciones y premios que le valen para ser incluido en numerosas antologías, entre las que destacan: Antigüedades, Deseos humanos, El beso, Cachitos de amor, Relatos en cadena, El día de los cinco Reyes, Bocados sabrosos, Pequeños universos y Fotografías, entre otras.
Ediciones Cardeñoso, con la colaboración del Museo de Miniaturas y Microminiaturas de Besalú, publica su primer libro, Micromundi, que prologa la Asociación Cultural Mucho Cuento. Colabora con las plataformas culturales Raíces de Papel y Puentes de Encuentro. Continúa publicando en diversas revistas, siendo Miscelánea Literaria la que se encarga de la mayoría de sus textos. Su primer poemario, Cuaderno de ruta (poética cuántica), finalista del IV Premio La Nunca Poesía y prologado por el poeta cordobés Joaquín Pérez Azaústre, ve la luz al comienzo de 2013, año en el que es invitado para participar en Cosmopoética 10. Acaba de publicar el libro de relatos Caleidoscopia (Madrid, Editorial Adeshoras, 2014).

Actualmente trabaja con el guitarrista cordobés Rafael Montilla "El Chaparro" en la musicalización de sus últimos poemas. 

lunes, noviembre 03, 2014

José Ferrandis Peiró - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Escribo porque me gusta, me entretiene y me permite evadirme de la realidad cotidiana, que casi nunca es tan interesante como las historias que uno pueda imaginar y escribir. Además, me encanta, sobre todo en mi blog, escribir sobre mis temas preferidos (literatura, política, música, cine, etc) y dar mi opinión sobre ellos.
Siempre pensé que algún día escribiría un libro. Durante años busqué un tema sin encontrarlo. Hasta que conocí la historia de Irena Sendler, la protagonista de El Círculo de las Bondades. Me documenté sobre sus heroicidades en el gueto de Varsovia y vi que tenía material más que suficiente para abordar una novela. Al principio comencé a hacerlo por pasar el rato. Cuando estaba casi terminada pensé, animado por quienes la leyeron en primer lugar, que incluso podría publicarse. Así fueron mis inicios. Y descubrí lo satisfactorio que es que alguien te diga algo así como “he leído tu novela y me ha encantado”.
A partir de ahí empezó a cambiar mi forma de ver las cosas. Por supuesto, me sigo divirtiendo escribiendo. Pero ahora ya no lo hago únicamente por distraerme. También escribo para ser leído. ¡Para qué si no! Tengo todavía pocos seguidores, pero muy fieles y tenaces. Me apoyan en todo momento y me piden más novelas. ¿Cómo negarse?

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

No me considero maniático en estas cuestiones. Me da igual mañana, tarde o noche. A cualquier hora le puede llegar a uno la inspiración. El lugar tampoco es algo demasiado importante para mí. Normalmente escribo en mi habitación, aunque puedo hacerlo en el comedor o en el despacho. Eso sí, nunca si veo que tengo menos de una hora u hora y media de tiempo. No me gusta dejar las cosas a medias. La escena o el capítulo no pueden quedar inconclusos nunca. Supongo que es por la incertidumbre de ver si seré capaz (o no) de seguir donde lo dejé la última vez. Sí, la verdad es que en eso soy bastante más manioso.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Cualquier tema que me llame la atención y vea que puede ser llevado al papel. Mis tres libros no tienen nada que ver entre sí: una novela histórica basada en hechos reales, una historia cercana y costumbrista mitad autobiográfica mitad inventada (reitero lo dicho anteriormente sobre el interés de la vida cotidiana...), y artículos de opinión sobre temas de lo más diversos. Incluso no descarto escribir algún día algún thriller o una historia de ciencia-ficción. Me gusta la polivalencia.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Alguien me dijo una vez que no debía escribir jamás sin estar motivado e inspirado en el tema en cuestión. Lo contrario es perder el tiempo. Fue un gran consejo, sin duda. Si uno pierde ese punto de diversión en lo que hace el resultado nunca será digno de uno mismo ni de los demás. Y eso no se debe permitir.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Planificar es imprescindible. Si uno no tiene un guión en su cabeza antes de ponerse a escribir acaba perdiéndose en su propia historia. Y, lo que es peor, hace que el lector se aburra y lance el libro a la chimenea. Sin embargo, tampoco me gusta que todo quede envuelto en una maraña demasiado encorsetada. En determinados momentos es conveniente dejarse llevar por los personajes. Que estos tengan vida propia más allá del escritor también enriquece el resultado final de la obra.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Podría hacer una lista casi interminable. Por resumir, me quedo con John Williams (¡no confundir al escritor con el músico, por favor!), cuyas tres obras (Stoner, Butcher´s crossing y El hijo de César) he devorado con gran deleite y entusiasmo. Lástima su precoz muerte y su poca trascendencia literaria en el continente europeo. Estoy firmemente convencido de que su lectura debería ser obligatoriamente necesaria.
Y en España se escribe desde siempre muy bien. Delibes es un genio (y digo es porque los genios nunca mueren gracias a la permanencia de sus obras); Juan Gómez-Jurado es un maestro de la intriga y la tensión; Jorge Díaz, además de un gran guionista, es un escritor como la copa de un pino; y no quiero dejar de citar a Javier Pellicer (El espíritu del lince), Víctor Fernández Correas (La tribu maldita) o  Jesús Carrasco, cuya primera novela, Intemperie, me ha parecido sublime para ser su debut.
Como he dicho, podría extenderme más, pero creo conveniente dejarlo en este punto.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Mi último proyecto ha sido la reescritura y reedición de mi primera novela, El Círculo de las Bondades. Tras finalizar el contrato con Ediciones Hades decidí mejorar algunos aspectos, lo que me supuso un trabajo enorme. Cambié el tiempo verbal de la narración (del presente original al pasado), lo que me obligó a reescribir la novela por completo.
Además, revisé varios diálogos que no me acababan de convencer, dando a la novela mayor rapidez y fluidez, añadí ciertas descripciones de ambientes y personajes y me preocupé de que el texto fuera revisado por Marian Mira, una gran profesional de las letras a la cual debo la brillantez del texto definitivo. Como digo, una labor casi de chinos que me llevó varios meses de trabajo. Viendo el empaque y la calidad de la obra bien ha valido la pena el esfuerzo.
¿Lo próximo? Estoy a dos bandas: la segunda y definitiva parte de la historia de Irena Sendler y otra historia más cotidiana y cercana, más parecida a mi segunda novela, Almas Suspendidas. Ni yo mismo sé cuál será terminada antes. 


José Ferrandis Peiró: Soy licenciado en Historia contemporánea por la Universitat de Valencia. Mi primera novela, El Círculo de las Bondades, fue publicada en enero de 2012 por Ediciones Hades. Narra la acción desempeñada por Irena Sendler, trabajadora social católica de Varsovia que salvó a dos mil quinientos niños judíos de una muerte segura en el gueto de la capital polaca durante la ocupación nazi en plena Segunda Guerra Mundial. La obra fue fruto de una extensa labor de investigación y documentación, pues se trata de hechos verídicos y personajes reales. Tras finalizar el contrato editorial de dos años se ha lanzado una segunda edición revisada, corregida y reescrita (mayo de 2014).

A finales de 2012 publiqué mi segunda novela, Almas Suspendidas, la cual no tiene nada que ver con la anterior. Es una historia costumbrista inspirada en esta maldita crisis que seguimos padeciendo. Trata de la vida de un treintañero que en apenas quince días se divorcia y se queda sin trabajo. Algo que le puede pasar a cualquiera. La novela incluye un diario que Jaime, el protagonista, escribe a su hijo Miguel, de pocos meses de edad, así como letras de canciones de algunos cantautores españoles actuales (Luis Eduardo Aute, Tontxu, Pedro Guerra, Andrés Suárez o Luis Ramiro). 

jueves, octubre 30, 2014

Vicente Hernándiz - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Desde hace tiempo, cuando empecé a saborear la literatura de ficción, comencé a notar un deseo o impulso de construir historias que pudieran llegar al lector del mismo modo que a mí me impregnaban. No es algo muy definible pero sí una especie de necesidad.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

No creo que tenga costumbre, preferencias o nada en especial, simplemente busco estar concentrado y un ambiente que no me distraiga.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Antes de escribir Cuando las estrellas nos llamen hice incursiones en varios tipos de narraciones. Cinco pequeños impactos que estoy tratando de editarlo como Asesinato en la alquería y otros relatos es una muestra de ello, aunque estos relatos son novelas cortas de entre 10 y 20 folios. Pero ahora que he logrado culminar dos novelas extensas en donde la Ciencia Ficción es su principal exponente, creo que continuare con este tema. Me siento muy cómodo en él.  

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Simplemente tener una historia que en principio me llene y vea en ella algo que pueda lograr el mismo efecto en los posibles lectores.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Propongo una planificación global, pero dejo que las particularidades y el desenvolverse de los personajes vayan fluyendo conforme la historia avanza.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

He leído una literatura muy variada y heterogénea, pero en la actualidad me estoy centrando más en la novela histórica y la ciencia ficción que todavía no he leído. El tiempo va jugando en contra de lo que desearíamos hacer y lo que en realidad podemos. Ahora procuro buscar más autores españoles. Tenemos que apoyar más nuestra literatura.  

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Lo ultimo publicado es En el brazo de Orión que es la continuación-conclusión de Cuando las estrellas nos llamen. En la actualidad llevo dos cosas en cartera: Una es revisar para editar Cinco pequeños impactos, pero como ya he comentando cambiándole el nombre por Asesinato en la alquería y otros relatos. La otra es trabajar en el arranque de una nueva historia de ciencia ficción de corte catastrófico. Sitúo la acción en La Tierra del 2075, y a través de recuerdos de lo que ha ocurrido y sucesos que le van acaeciendo al protagonista recreo un entorno de caos, desesperación y deterioro. La ambición de grandes corporaciones, gobiernos sin escrúpulos y la ciudadanía, que por comodidad y disfrutar de un bienestar social agradable hicieron ojos y oídos sordos, son los causantes de lo que se avecina a los supervivientes.    


Vicente Hernándiz se abre al mundo en el seno de una familia donde el trabajo, la responsabilidad y el entorno familiar son los motores principales de sus valores. Época complicada de una España en la que a muchos de los nacidos en sus mismas circunstancias se les decía que venían al mundo con un pan bajo el brazo. Este ambiente de dedicación y parquedad marcó en él ese afán de superación y de logro que ha ido imperando constantemente en su vida. Vida esta no señalada ni por el fracaso ni por el rotundo éxito, ya que pequeños logros y algunas vicisitudes, con sus correspondientes sacrificios, fueron forjando su conciliador talante. Cursa sus estudios primarios como alumno libre en el Instituto Luis Vives de Valencia, y posteriormente se Licencia en Psicología por la Universidad de Valencia. Desde joven fue apasionado lector y gran fan de Asimov, Arthur C. Clarke y Ray Bradbury, entre otros. Este hecho y su afición por escribir, han sido los detonantes de cuanto ha publicado. En la actualidad podemos nombrar: Cuando las estrellas nos llamen, que a su vez es precursora e inicio de En el brazo de Orión, novelas escritas tras muchos años de navegar por este terreno con narraciones cortas como Cinco pequeños impactos -recopilación de relatos cortos escritos entre 1998 y 2010 en los que se encuentran El Guardián y Asesinato en la Alquería, primer y segundo premio en sendos concursos de narrativa corta-. Ha sido ganador de los premios Scifiworld 2012 con su relato corto El Bosque publicado en el libro de recopilación El Día de los cinco reyes y otros cuentos, finalista en los premiso del Diario “El Levante” fallas 2013 de relatos falleros con Joan el Masclet publicado por Obrapropia, finalista en el II concurso Acen de relatos cortos con el relato ¿Por qué me miran? publicado por la asociación Acen en el recopilatorio Bocados sabrosos II, y   ganador del IV certamen internacional de ciencia ficción Alternis Mundi (2013) en la categoría de cuento corto con el relato La proteina

lunes, octubre 27, 2014

Gonzalo Torné - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Mi primer libro lo escribí por la ilusión de publicar, y porque me angustiaba no conseguirlo. Los dos siguientes para intentar escribir una buena novela.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Escribo a mano, en cuadernos, fuera de casa… no sé que más rarezas contarte. Si te soy sincero cuando estoy enfrascado en una novela no me queda mucho tiempo para supersticiones.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Es una pregunta un tanto delicada. Las novelas tienen un “centro secreto”, a veces es la forma, otras el tema, y me parece sugestivo que el lector lo encuentre por sí mismo. El juego se fastidia si el narrador suelta: “pues en este libro he querido” o “lo que yo pretendía era”. Así que no sé. De mis novelas se dice que son un “retrato de la burguesía”, pero no estoy especialmente interesado en esa clase social. Siento curiosidad por el mundo, por mi tiempo y por las personas que viven en él, no sé si vale como respuesta.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Escribí un decálogo de consejos “sentimentales” que todavía secundaría (más o menos): http://blogs.elconfidencial.com/cultura/tribuna-de-expertos/2014-02-23/decalogo-sentimental-de-gonzalo-torne-para-escribir-novela_92499/

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Entiendo lo que preguntas, pero la distinción entre “planificación” e “improvisación” me parece equívoca. La supuesta planificación también tiene mucho de “dejarse llevar”, el plan no es algo dado de una vez y de golpe, sino que también va elaborándose a tientas. Toda escritura es bastante imprevisible y en cierto sentido automática, cuando terminas una frase apenas tienes una presciencia borrosa del párrafo siguiente. Sólo después vamos acondicionando ese material a un estilo, una coherencia y un propósito. Cuando escribo una novela me paso muchos meses sin saber muy bien dónde me encuentro; me gusta creer que al acabar puedo justificar la colocación de todas las escenas, las frases y los personajes, pero sólo soy capaz cuando la novela está terminada. Las virtudes que solemos atribuir a la “planificación”, según mi experiencia, aparecen al final del proceso. Y ya no sé si entonces se le puede seguir llamando “planificación”.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Para citar sólo novelistas y para que la lista no sea interminable te diría dos: Bellow y Naipaul. Son dos novelistas intensamente originales. Del primero me interesa el brío verbal y la exigencia de pensarlo todo según sus propios términos. Del segundo la autoridad con la que desde la ficción agarra por el cuello cuestiones de amplio alcance  (descolonización, secularización, inmigración…) verdaderamente definitorias de nuestro tiempo.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Pues llevo un año y medio sin escribir ficción. Me gustaría escribir una novela sobre el nacionalismo, pero cuesta intervenir como escritor en lo que se participa como ciudadano. También me gustaría mucho escribir sobre la evolución de un “grupo humano dentro de la economía de mercado”, pero no sé muy bien cómo hacerlo. ¡Igual es que veo los temas demasiado claros! Ya saldrá.



Gonzalo Torné nació en Barcelona en 1976. Ha escrito dos novelas: Hilos de sangre (2010; Premio Jaén de novela) y Divorcio en el aire (2013; considerada por ABC, El confidencial y El País como una de las diez novelas españolas del año). 

domingo, octubre 26, 2014

Cuentos del mundo


Una miniserie animada titulada “Cuentos del mundo”, íntegramente realizada por un solo autor: Pedro Alonso Pablos, madrileño que cursó estudios de arquitectura y periodismo y ha trabajado como diseñador de páginas web y actualmente se ha especializado en los dibujos animados.

Sinopsis

En la línea de esfuerzos recientes como el corto 3D "Rosa" (2011), de Jesús Orellana, y algunas otras acciones para revitalizar la animación 2D hoy en día ("El Secreto del Libro de Kells", 2009), Pedro, a su manera, trata de dar vida a algunas de las historias presentes en los compendios clásicos de cuentos para niños, como si fueran ilustraciones de un libro antiguo que suavemente comienzan a moverse. Dirigida, producida, animada, escrita y orquestada por él. La serie consta de tres capítulos, el primero dedicado a cuentos occidentales, el segundo es una selección de tres cuentos del compendio "Las Mil y Una Noches", y el tercero son dos cuentecitos íntegramente creados por Pedro. En total más de 20 minutos de animación que han consumido grandes recursos, temas musicales originales para cada pieza y años de trabajo.

Dirección de la página web:  https://www.filmin.es/serie/cuentos-del-mundo

Una interesante iniciativa.

sábado, octubre 25, 2014

"Pelucas"

El cortometraje “Pelucas”, de José Manuel Serrano Cueto, nació de una experiencia muy personal: la lucha contra el cáncer de su mujer Montse Gómez, batalla que desgraciadamente perdió, falleciendo en Noviembre de 2013.

El corto está protagonizado por las actrices Lola Marceli y Cuca Escribano, cuenta con maquillaje de la premio Goya Sylvie Imbert y vestuario de la oscarizada Yvonne Blake, así como una canción de los créditos finales cedida por Loquillo.

Según explica el propio Serrano Cueto: «"Pelucas" no tiene mayores pretensiones que las de que sirva a los enfermos y familiares como nos ha servido a nosotros, un poco de terapia cultural a lo largo del difícil camino».

Además se ha lanzado una campaña, #pontepeluca #pontepañuelo, con la cual se recaudan fondos para la Fundación Juegaterapia de ayuda a los niños con cáncer. Toda la información está en la web: 


Y para ver el cortometraje sólo hay que pulsar en el siguiente enlace:



Trailer:



No se lo pierdan.

jueves, octubre 23, 2014

Presentación de "Anatomía de la memoria"

Este sábado, 25 de octubre, a las 19:30 horas, en la librería Bartleby de Valencia, tendré el privilegio de acompañar al escritor Eduardo Ruiz Sosa en la presentación de su novela "Anatomía de la memoria".



lunes, octubre 20, 2014

Alejandra Zina - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Es mi forma de expresar lo que siento, lo que pienso y lo que no entiendo.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Mi escritorio está debajo de una ventana que da al pulmón de manzana de un quinto piso. Desde mi silla puedo ver la copa generosa de un palo borracho y varios contrafrentes de edificios, la mayoría negros de hollín. Tengo un par de bibliotecas, un par de estantes con libros, fotos y mucha utilería. Mi superstición es escribir en este espacio.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Me cuesta pensar en temas así de forma aislada. Me gusta escribir historias familiares de familias como las que yo conocí: mujeres solas, hombres ausentes, hijos melancólicos, suena un poco deprimente pero tiene su misterio. El escenario suele ser el barrio donde me crié (Palermo viejo), su gente, su geografía, un lugar que ya no existe.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Hacer como que no voy a hacer nada importante. Lo que viene es tan difícil que cuando menos lo esperás, mejor.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

Soy de las que me dejo llevar por lo que va surgiendo.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

En este momento, los cuentos completos de Flannery O´Connor. Tan vivos que laten en las manos.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Estoy escribiendo y corrigiendo cuentos con la idea de un libro. Mientras tanto, algunos van saliendo en antologías colectivas, como Las dueñas de la pelota (comp. Claudia Piñeiro, El Ateneo) y Osario común. Summa de fantasía y horror (comp. Patricio Chaija, Muerde Muertos).




Alejandra Zina, Buenos Aires (1973). Publicó los libros Barajas (Plaza&Janés, 2011) y Lo que se pierde (Carne Argentina, 2005). Forma parte de varias antologías, entre ellas: Las dueñas de la pelota (El Ateneo, 2014); Antología del cuento argentino (El Ateneo, 2013); Osario común. Summa de fantasía y horror (Muerde Muertos, 2013); y Hablar de mí (Lengua de Trapo, España, 2009). Coordina talleres de forma particular y en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica [ENERC]. Desde el 2006, codirige el ciclo Carne Argentina de lecturas en vivo. 

*La foto es de Marcelo Carroll

viernes, octubre 17, 2014

Imágenes de la presentación

Mi agradecimiento a todos los que me acompañasteis en la presentación de mi novela "Parece que cicatriza", en la librería Ramón Llull.













lunes, octubre 13, 2014

Portada y presentación de "Parece que cicatriza".


Sale a la venta mi novela "Parece que cicatriza", en la editorial Talentura.

La presentación en Valencia será este jueves, día 16, a las 20:00 horas. Estaré acompañado por Elena Casero y por el editor Mariano Vega. El acto tendrá lugar en la librería Ramón Llull, que se encuentra en la calle Ramón Llull, nº 41.

Espero que podáis acompañarme en este momento tan importante para mí.


domingo, octubre 12, 2014

HFS – Péter Esterházy, Georg von Habsburg y Arpad von Lazar


Última charla. También tiene lugar en la capilla del museo Esteban Vicente. Ni siquiera tengo que devolver los auriculares que he utilizado en la charla anterior, la de Etgar Keret, para escuchar la traducción. En esta ocasión tengo mucho interés en escuchar a Péter Esterházy, escritor húngaro que se dio a conocer en nuestro país, de la mano de la editorial Alfaguara, con el libro Pequeña pornografía húngara, allá por 1992. Desde entonces, muchos de sus libros se han traducido al español: Una mujer, El libro de Hrabal, su obra maestra Armonía celestial, o la más reciente Sin arte, publicada por Acantilado en 2010. He intentado encontrar libros suyos pero no es tarea fácil, esperaba que aquí hubiera alguno a la venta, aprovechando la presencia del autor, pero no tenían ninguno.


La charla no se centra en la obra de Esterházy. Más bien, el aspecto que se destaca de él es que es nieto del último primer ministro del Imperio Austro-Húngaro y el acto se trata de una conversación con el nieto del último emperador, S. A. el Príncipe Georg Von Habsburg, moderada por el profesor emérito de la Fletcher School de Tufs Univertity y miembro del Advisory Board de IE University y de la Academia de Ciencias de Hungría, Arpad Von Lazar. La charla se desarrolla en alemán y se centra en el centenario de la Primera Guerra Mundial.


Esterházy dijo, con humor, que su alemán era fluidamente malo y que, por lo tanto, no diría todo lo que piensa sino que se limitaría a pensar todo lo que era capaz de expresar en alemán.
La importancia de la Primera Guerra Mundial. La primera guerra total. Antes de esa guerra podíamos entender el mundo, después ya no. La muerte de dos personas cercanas la sentimos, pero la muerte de doscientas mil no la podemos comprender, quizá intelectualmente sí, pero desde luego no emocionalmente.
Si no se hubiera producido el atentado de Sarajevo, tal vez la guerra habría llegado un poco más tarde, pero habría llegado igualmente, porque no es una guerra que aparece de repente, es el resultado de algo que se ha ido gestando a lo largo de muchos años de conflictos. Se señala el Nacionalismo como la causa principal de la guerra. “Existe un odio histórico, más arraigado de lo que parece”. Citan el libro de Christopher Clark: Sonámbulos, Cómo Europa fue a la guerra en 1914


Así que una charla interesante, desde luego, pero en la que no se habló del autor húngaro. Tan sólo se refirió a su obra al hablar del idioma, de lo determinante que resultaba hablar un idioma minoritario como el húngaro, con el que llega a unos catorce millones de personas, y no todas leen sus libros, algo que no entiende. Por este motivo, piensa que un húngaro entiende mejor lo que es sentirse extraño, extranjero. Plantea que en Hungría, el segundo idioma era el alemán y ahora es el inglés, y esto le parece un problema porque, en cierta medida, les aleja de sus vecinos.

Aquí terminó mi aventura en el Hay Festival de este año. Ojalá el próximo año pueda asistir de nuevo.

sábado, octubre 11, 2014

HFS – Etgar Keret


El escritor israelí Etgar Keret conversa en la capilla del museo Esteban Vicente con la escritora y redactora jefe de Vanity Fear, Marta del Riego. La charla se centra en la publicación del último libro de relatos de Keret, Los siete años de abundancia.
Es un autor que mezcla la ficción con la realidad. Él dice que siempre escribe sobre cosas reales, pero en entornos de ficción. Es fiel a la emoción que provoca la ficción, mientras que la no-ficción requiere de un mayor distanciamiento.


La realidad política supone una presencia constante en Israel. El conflicto está ahí, no piensas en él directamente, es más bien como si la rutina diaria se solapase sobre él. Lo compara al hecho de que, por ejemplo, en un lugar como Alaska nadie hable sobre el frío que hace, es algo evidente, el frío está ahí aunque no se hable de él.


La periodista le hace notar el modo en que mezcla la parte melancólica con el humor. Es cierto, piensa que si hay algo muy triste, el humor lo vuelve menos patético. En cierto modo, el humor es una especie de mecanismo de defensa, algo reflejo que surge ante una situación de peligro. Supone que está relacionado con la identidad de la diáspora judía, que se refiere a dos nacionalidades y a ver siempre la realidad desde otra posición. Esa dualidad es el origen de un humor reflexivo.
En este momento, a la periodista se le ocurre pedirle a Keret que cuente un chiste. Es algo que me resulta un poco incómodo y creo percibir que a él también. Contesta que no es un hombre gracioso y que no sabe contar chistes. El humor de su obra consiste en que sus reacciones son graciosas ante la presencia de una amenaza.

Este libro es un homenaje a su padre, un acto de amor hacia él. En cierta ocasión, su padre le dijo: “En tus libros, la figura del padre siempre se refiere a un hombre que o bien es tonto o está muerto, pero yo creo que me quieres”. Sus padres eran supervivientes del holocausto. Su padre había luchado en varias guerras, siempre en primera línea, en infantería, pero se enorgullecía de no haberle hecho daño nunca a nadie.
Etgar Keret tiene dos hermanos. Tienen posturas ideológicas muy distintas, pero se respetan y se quieren. Su hermana es ultraortodoxa, tiene once hijos, su hermano simpatiza con la izquierda antisionista y él se define como izquierdista liberal.

A Marta del Riego le parece muy curioso que la hermana de Keret sea judía ultraortodoxa. Le parece que tienen unas creencias muy extrañas. Y él, sin perder la compostura, dice que su hermana cree en la teocracia y no en la democracia, pero él sabe que ella no es ni primitiva ni estúpida, así que acepta lo que ella piensa. En opinión de su hermana, la mayoría de la gente es tonta, así que si votan todos por igual, hay muchas posibilidades de que se acabe eligiendo a un tonto para dirigirles. En su caso, les dirige un líder espiritual, un hombre sabio que les aconseja.


Respecto a considerarse dentro de una tradición literaria mediterránea, explica que su perspectiva no es muy nacional. Vivir en el mismo país no significa compartir la misma identidad. La mayor parte de la gente en Israel es laica. Para su identidad, considera que es más importante ser judío que ser israelí, porque el debate se encuentra en el centro del judaísmo, lo cual te acostumbra a cuestionar todo.

Los siete años de abundancia es un libro autobiográfico, pero en los libros uno no tiene por qué ser considerado con los demás. La escritura da libertad. Él no tiene disciplina, no tiene plan. Se deja llevar y va descubriendo las cosas según escribe. Mucha gente piensa que una novela no se puede escribir así. Escribir relatos tiene más que ver con la relación que siente con la realidad que le rodea, es una forma de fragmentarla, de analizar sus múltiples perspectivas.

viernes, octubre 10, 2014

HFS – Javier Marías


De vuelta al Aula Magna, campus de Santa Cruz La Real-IE University. Otra vez largas colas, pero no tanto como en la ocasión anterior, además avanza más rápido. Esta vez se trata de una charla de Javier Marías sobre la aparición de su nueva novela Así empieza lo malo. Está acompañado por Paul Ingendaay, que es corresponsal de cultura del diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Marías dice que sigue escribiendo porque no sabe de qué otra forma puede pasar el tiempo. Tiene 63 años y no cree que a estas alturas pueda encontrar trabajo. Además, es muy mal empleado. Tuvo una especie de jefe en Oxford y también en Madrid, cuando daba clases. En una ocasión le recriminaron algo que había hecho mal y él protestó: “Pareces una monja”. Había cierta confianza, pero no se puede callar, seguro que no aguantaría en un trabajo, lo despedirían enseguida.


Respecto a su novela, cuenta que el narrador tiene 23 años y la acción se sitúa en el Madrid de 1980. Se llama Juan de Vere y entra al servicio de un director de cine. El director se llama Eduardo Muriel y tiene un solo ojo, el otro tapado con un parche. Es un hombre que muestra gran frialdad hacia su mujer y el narrador no tarda en interesarse por los secretos de ese matrimonio. En aquella época no existía el divorcio y los matrimonios seguían juntos. De algún modo, el rencor también puede ser un estímulo, el rencor une. El libro se aprovecha de este argumento para hablar de la época de la transición, del perdón y la culpa. En muchos casos no se pasó factura, aunque quizá tuvo que ser así.
Muriel no quiere contarle a Juan qué hizo su mujer en el pasado que le perturba tanto. Juan, de algún modo, quiere saber más y la novela puede describirse como la búsqueda de un secreto.

La historia está narrada en primera persona y el narrador parece que no quiere saber, pero descubre y acaba sabiendo. Recuerda el principio, ya famoso, de su libro Corazón tan blanco: “No he querido saber, pero he sabido...”


A veces, más grave que el engaño es sacar del engaño cuando éste ha durado muchos años. Hay casos en que es mejor no saber, porque de lo contrario, uno se enfrenta al hecho de descubrir que su vida ha sido una mentira. Con frecuencia, resulta que es más fácil perdonar cosas de mucha gravedad, porque se las han hecho a otros, que cosas más pequeñas, pero que nos las han hecho a nosotros. No existe la justicia impersonal y desinteresada.

La justicia resulta que se asusta ante la cantidad. Recuerda la película Gangs of New York y los sucesos terribles que describe. Dos mil muertos en siete días, ¿cómo es que no se conocía este episodio? Uno se pregunta si acaso ocultar algunas cosas sirve o puede servir para algo.


Marías vuelve a hablar de su máquina de escribir, de su supuesta torpeza para manejarse con un ordenador. “Apenas sé mandar un email”, dice. Y esto me hace recordar un artículo suyo de hace años que pueden leer en este enlace, y que me llevó a escribir una entrada de mi blog que, si tienen interés, también pueden leer en este otro enlace. Aunque son cosas que no tienen la menor importancia.

Después habló de la reaparición de Francisco Rico en esta novela, y lo hizo con gracia. Francisco Rico lleva apareciendo en las novelas de Javier Marías desde Todas las almas, primero con un nombre falso y luego, desde Negra espalda del tiempo, ya con su nombre real. Le han dicho que el Francisco Rico real se comporta cada vez más como el de sus novelas Recientemente, les dijo a unos amigos: “No sé cómo soportáis no ser Francisco Rico”. Marías reconoce que Rico le pidió que le sacara más en sus novelas porque, según él, esto le hacía más simpático y despertaba la envidia de sus colegas. Por eso en esta novela lo ha ascendido de personaje anecdótico a secundario. En una entrevista publicada en La Vanguardia, el profesor Rico decía, respecto a sus apariciones en los libros de Marías: “Es unánime la opinión de que son los mejores pasajes de sus novelas”. 


Por último, confesó que cuando acaba una novela no sabe si va a haber otra hasta que llega un momento en que algo le desasosiega. Y entonces empieza a darle vueltas y empieza, poco a poco, a pensar en un nuevo libro.