lunes, julio 28, 2014

Vacaciones, cuestionarios y una noticia

Este blog se tomará unas vacaciones, hasta septiembre, y luego volverá a la actividad, sin ritmo fijo pero sin pausa.

Tengo algunos cuestionarios ya en lista de espera para tal fecha, pero también es el mes del Hay Festival de Segovia, al que me gusta asistir, aunque haga dos años que, por una u otra causa, no haya podido hacerlo.

Y otra noticia más. Después del verano, aún no sé la fecha exacta, se publicará en la editorial Talentura mi novela “Parece que cicatriza”. Aún no tengo la portada, pero el libro ya se anuncia en la página web de la editorial, con una excelente oferta de suscripción que pueden ver pulsando aquí.


En fin, les deseo un feliz verano y hasta muy pronto.

lunes, julio 14, 2014

Lecturas

Tengo un amigo que siempre me pide que le recomiende un libro para llevárselo de vacaciones, algún título interesante. Así que me hago ahora esta pregunta. ¿Qué libro podemos recomendar para este verano?

Es evidente que, cuando a uno le hacen una pregunta de este tipo, lo primero que se plantea es cuáles son los gustos literarios de la persona en cuestión: ¿Le gusta la novela de género? ¿El best-seller? ¿Le gusta descubrir autores españoles? ¿Busca algún libro bien valorado por la crítica? Pero bueno, obviaremos un poco estos aspectos.

Yo, en principio, pienso llevarme un libro que mi amigo Pepe Cervera recomienda con entusiasmo y cuya lectura aún tengo pendiente. Se trata de Olive Kitteridge, de Elizabeth Strout, un libro de relatos que tienen como hilo conductor el personaje de una maestra retirada que vive en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra.


Otro libro que me llama la atención es Melisande, ¿qué son los sueños?, de Hillel Halkin, un escritor y crítico literario que había publicado reportajes y ensayos hasta ahora. Publica su primera novela con 73 años: una historia de amor y amistad que está recibiendo elogios unánimes.


Y por aquello de que no hay dos sin tres, añadiré Kassel no invita a la lógica, el último libro de Enrique Vila-Matas, que también me lo ha recomendado con entusiasmo mi amigo Hilario J. Rodríguez. Se trata de la kafkiana historia de un escritor que se convierte en instalación artística viviente sentándose a escribir cada mañana en un restaurante chino.




miércoles, julio 09, 2014

¿El elogio?

Existe una costumbre que consiste en elogiar denigrando. Esto es, una crítica que para decir que una cosa es buena necesita, a la vez, decir que otra es mala, como para compensar. Es algo que me molesta profundamente. Y, o yo me fijo cada vez más, que podría ser, o es algo cada vez más extendido.

Por ejemplo, uno quiere elogiar un libro y dice: Pero no se trata de una de esas obras que pretenden reflejar la realidad, como si la realidad fuera susceptible de ser reflejada, sino que va más allá, intenta indagar en la realidad colándose a través de sus rendijas...

O un libro de relatos y lo primero que dice es: No estamos ante un libro de microrrelatos, el género elogiado por los escritores vagos, sino ante un libro de relatos con mayúsculas, de esos que se toman su tiempo para desarrollar todos los matices de la historia...

O si quiere elogiar una novela realista dice: Aquí no encontraremos cabinas telefónicas que hablan, ni buzones que se van de paseo, aquí nos daremos de bruces con la cotidianidad más terrible, la que nos hiere cada día...

Si queremos elogiar a un escritor de cierta edad, pues empezamos diciendo: La carrera de X, lejos de la de esos jóvenes que se creen poetas y que se pasan el día en las redes sociales, es la de un narrador de raza, de trabajo y de esfuerzo, y eso se nota en su literatura...

O al revés, queremos elogiar a un escritor joven: Una nueva generación de narradores desplaza a los nombres anquilosados y tradicionales de nuestras letras, irrumpen con aire fresco y nuevas estrategias narrativas en un mundo que parecía dominado por dinosaurios empeñados en no extinguirse jamás...

O el motivo de elogio es un libro de microrrelatos: El nuevo género del microrrelato posee el acierto de la concisión por encima de las páginas de relleno que malogran tantas historias...

En fin, ¿saben a qué me refiero?

En las redes sociales hay mucho de esto, mucha gente que pretende darse importancia criticando lo que hacen los demás. Lo hacen como quien no quiere la cosa, así, al aire, como por casualidad. Empiezan diciendo “Qué pesada se pone la gente cuando...” lo que sea. Esto se aprecia especialmente cuando muere un escritor famoso. Es un momento en que muchos aprovechan para dedicarle un recuerdo, un pequeño homenaje. Pero hay gente a quienes les molesta. Sin embargo,  si una muerte les afecta especialmente y quieren también hacer su particular homenaje, pues harán lo que expuse al principio: No me gusta la gente que empieza a compartir tonterías cada vez que se muere alguien, me parece de mal gusto y bastante aburrido, pero tengo que decir que hoy, cuando escuché la noticia de la muerte de X, sentí un pinchazo en el corazón.

Y me pregunto por qué ocurre esto, por qué tiene uno que reafirmar su opinión a costa de criticar a otros, por qué perdemos tan rápidamente el respeto hacia el trabajo o hacia el punto de vista de los demás.

jueves, julio 03, 2014

Víctor García antón - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Por las mismas razones por la que, supongo, un carpintero hace muebles: por estar ocupado y ganarme la vida. También por la satisfacción de terminar una silla, moverla un poco y comprobar que ya no cojea.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Me gusta escribir sin prisas, con tiempo por delante. Por lo demás no tengo manías, ni siquiera en los horarios. Soy bastante vago y sólo escribo cuando no me queda más remedio.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Me interesan los imaginarios colectivos en tanto prefiguran las maneras de hacer, sentir y pensar de una comunidad. Los imaginarios acotan en cada momento lo que puede pensarse y lo que no puede pensarse, lo que es un hecho y lo que no lo es, lo que es posible y lo que es imposible. No le encuentro mucha gracia a hacer de la literatura un algo utilitario, pero creo en la capacidad de la literatura para transformar estos imaginarios colectivos. Como dice el título del libro de Emmanuel Lizcano, las metáforas nos piensan.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Escribe.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Cuando escribo intento, a la manera del clown, seguir el objetivo que me he propuesto, casi siempre muy sencillo. Al mismo tiempo procuro estar atento a los accidentes y dificultades que el hacer de la escritura conlleva. Cuando aparece el accidente o la dificultad, lo acepto, lo incorporo al juego, intento dejarme llevar por esa oportunidad que, a veces, desborda el objetivo inicial y hace surgir lo interesante.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Los autores en los que me he apoyado para escribir mis cuentos han llegado siempre por parejas: Quim Monzó y Ángel Zapata, Samuel Beckett y Thomas Bernhard, Kafka y Slawomir Mrozek. La ventaja es que al copiarles, como son dos, se nota menos.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Acaba de publicarse Volanderas, un libro de relatos de la editorial Tres Rosas Amarillas con licencia Creative Commons. Y después del verano comenzaré junto con Kike Cherta un proyecto a cuatro manos del que voy a aprender mucho.


Víctor García Antón (Teruel, 1967) es autor de los libros de cuentos Nosotros, todos nosotros (Gens, 2008) y Amor del bueno (Cajaespaña, 2005). Ha participado en las compilaciones de relatos Pequeñas Resistencias 5, Antología del nuevo cuento español (Páginas de espuma, 2010); Siglo XXI, los nuevos nombres del cuento español actual (Menoscuarto, 2010); Chejov comentado (Nevsky Prospects, 2010) y en la edición comentada de Edgar Alan Poe, Cuentos completos (Páginas de Espuma, 2008). Imparte talleres de cuento  y ha colaborado en la recopilación de ensayos Escritura creativa. Cuaderno de ideas (Ediciones y Talleres de Escritura Creativa Fuentetaja, 2007). 

lunes, junio 30, 2014

Luis Rodríguez - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Por alivio. Escribo para mantener una larga conversación con mi herida. Es como rascar los bordes; aunque sea raro, perturbador y sospechoso, yo lo sigo llamando alivio.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Nunca he reparado en ellas, seguramente por su ausencia. Utilizo el ordenador (tengo una letra espantosa desde la cuarta palabra) y hace un par de meses que, a ciertas horas, llevo un cuaderno para tomar alguna nota.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

La identidad, el mal, el peso de la culpa, la ternura.

4.- ¿Algún principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Ninguno.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

No planifico. El principio, generalmente, es una frase; quiero pensar que la frase es consecuencia de una intención, pero ni siquiera de eso estoy muy seguro.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Shakespeare, Cervantes, Stevenson, Dostoyevski, Tolstoi, Conan Doyle, Faulkner, Simenon, Onetti, Sebald, DeLillo, Menéndez Salmón. Libros: citaré el último, Karoo, de Steve Tesich, un texto que no olvidaré jamás.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

He terminado 8.38. Es un homenaje a la Literatura, donde una voz narrativa confusa sigue con dificultad la peripecia de la novela.


Luis Rodríguez nació en Cosío (Cantabria) en 1958 y reside en Benicàssim (Castellón). En el 2008 le concedieron el Premio Luis Adaro de Relato Corto. Ha publicado La soledad del Cometa (2009) y novienvre (2013), ambas en KRK Ediciones.

jueves, junio 26, 2014

Esther Bendahan - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

No sé vivir sin escribir, la escritura me da conciencia. Escribo desde que aprendí a escribir y no lo he dejado nunca de una forma u otra.  Para mí la escritura es revelación, testimonio, transgresión.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Cada época y cada novela tiene las suyas. Desde una pequeña meditación casi religiosa a un cigarrillo cuando fumaba. Nunca en un estricto silencio, siempre cuando conseguí escribir es a pesar del ruido, cuando eran pequeños mis hijos conseguía escribir con ellos cerca haciendo sus deberes y ahora con su música…

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?
Nuestro tiempo, la verdad y la mentira

Mi preocupación es encajar preocupaciones metafísicas, filosóficas, las vivencias del bien y del mal, el amor en historias sencillas.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

No olvidar que se escribe para que lo lean. A veces uno pierde la idea del lector. Tal vez como decía Stendhal mi lector no está en este tiempo, tal vez no llegará nunca, pero hay que invocarle. También lo sagrado de la escritura, no perder de vista la responsabilidad frente al ojo que te mira…

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

Aunque parezca difícil es algo que aúna ambas posturas, necesito el orden y el saber y a la vez dejar que suceda, diría que me muevo en esa tensión.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

La Torá es un libro que leo semanalmente, pero no diría libro de cabecera sino compromiso de lectura. Cuando emprendo una novela esta me trae varios autores con los que voy compartiendo, dialogando, conviviendo. En este momento termino una tesis sobre Albert Cohen y me obliga la tesis a estar a su lado… Hay un libro que está siempre presente a la hora de escribir, para encontrar el silencio adecuado, es el Dublineses de Joyce.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Tengo varias novelas en fase de elaboración, es una pulsión, por un lado escribo y por otro corrijo. Ahora trabajo en una idea audiovisual.


Esther Bendahan nació en Tetuán, Marruecos. Su familia sefardí mantuvo siempre su vínculo con España a donde vuelve de niña. Estudia psicología, filología francesa y creación literaria. Ha publicado, numerosos cuentos en distintas antologías. Y las novelas Soñar con Hispania, en colaboración con Ester Benari, Deshojando alcachofas (Premio Nuevo Talento de la Fnac), Déjalo, ya volveremos y La cara de Marte, Premio de Novela Tigre Juan 2006. Es articulista en varios medios. Actualmente dirige la programación cultural de Casa Sefarad-Israel, institución española creada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Ha publicado en junio de 2009, en La Esfera de los Libros, El secreto de la reina persa y en octubre de 2011 Pene (Ed. Ambulantes) que su autora acepta definir como ‘un cuento largo o una novela corta'. 

Ha resultado ganadora de la XXIII edición del Premio de Narrativa Torrente Ballester, que convoca la Diputación de A Coruña, por su obra El tratado del alma gemela (Ed. Del Viento).

lunes, junio 23, 2014

Jesús Esnaola - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Me resulta complicado responder a esta pregunta. ¿Hace falta una razón? Si racionalizo, es fácil que empezara por contrarrestar mi timidez en la adolescencia, por buscar una forma de expresarme más allá de pegar patadas a un balón, cosa que se me daba bastante bien. Después fue una especie de catarsis, un modo de conocerme, de aceptarme, de crear una ilusión de control en un momento de mi vida en que todo parecía empeñarse en torcerse. Si me centro en los últimos años, lo hago simplemente por placer. Me gusta contar historias, disfruto del proceso y del resultado, cuando hay suerte y se alcanza.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Antes era más maniático. Necesitaba silencio, escribir siempre a mano y con el mismo bolígrafo, centraba el trabajo creativo en la noche y el más intelectual, de corrección, durante el día. Con los años he pasado a escribir siempre en el portátil, salvo las inevitables notas que uno va tomando a lo largo del día, y prefiero hacerlo en bares, en el metro, o cualquier otro lugar en el que haya ruido, un ruido indefinido, caótico. A veces me gusta pensar en la escritura como en la escultura: el teclado es el cincel con el que entresaco palabras del bullicio. Claro que esto sólo es una sublimación un tanto pedante.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Me interesa el tiempo, me interesa ese pacto social al que llamamos realidad que no hace más que homologarnos y estandarizarnos, algo que sin duda es muy útil desde el punto de vista práctico pero muy poco interesante desde el punto de vista ficcional. Me interesa la locura, el miedo a ser dominado por ella.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Creo en la escritura automática como fuente de ideas, de asociaciones. Después vendrá la corrección para ordenar, seleccionar, pero creo que es imprescindible esa primera fase de escritura libre, desinhibida, sin censura para obtener un material libre, original.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Sobre todo escribo microrrelatos. La brevedad de este género me facilita un tipo de trabajo especial porque puedo mantener toda la estructura, casi literalmente, en la cabeza. Puedo añadir, quitar, cambiar frases en la imaginación con relativa facilidad. Con frecuencia creo todo el microrrelato en la imaginación y no me siento a escribirlo hasta que sé con precisión lo que quiero decir y cómo. Curiosamente, el proceso de la escritura acaba mostrándome caminos u opciones en las que no había reparado y es frecuente que el microrrelato cambie mucho mientras lo escribo. Rara vez pasa intacto de la cabeza al papel.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

No me extenderé. Centrándome en el relato breve, me marcaron para siempre la antología “Los mitos de Cthulhu” de Rafael Llopis, los “Cuentos breves y extraordinarios” de Borges y Bioy Casares. En cuanto a autores, Poe, Cortázar y Kafka. En la actualidad admiro mucho los cuentos de Mrozek y los de autores como Eloy Tizón, Sáez de Ibarra, Ángel Zapata, Pedro Ugarte, José María Merino, Cunqueiro.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Tras la agridulce sensación que me dejó mi primer libro, “Los años de lluvia”, trabajo en un segundo libro de microrrelato que avanza lento. Por suerte, la literatura es de las pocas cosas que no se hace por dinero, por lo poco que da, así que no tengo prisa por terminarlo. No hay plazos ni prisas, sólo el placer de creer en lo que se hace.


Jesús Esnaola Moraza (Donostia 1966), participó en 2012 en las antologías PervertiDos (Traspiés), Mar de pirañas (Menoscuarto) y Una navidad de muerte (Origami), y publicó su primer libro de microrrelatos, Los años de lluvia con la editorial sevillana Paréntesis. Recientemente ha aparecido en la antología DeAntología de la editorial Talentura y en la selección de la revista Confluencia de la Universidad de Colorado. En la actualidad trabaja en su segundo libro de microrrelato.

jueves, junio 19, 2014

Pilar Pedraza - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Para comunicarme conmigo misma. De los textos escritos emana siempre una riqueza que se puede “respirar”. Yo sé más del mundo y de mí misma al terminar una novela que antes de empezarla.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Creo que ninguna. Escribo con cierta regularidad, a ser posible diariamente, mientras ingiero grandes cantidades de agua.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

La construcción de las tramas y la atmósfera son mis principales preocupaciones. Los temas en sí mismos comienzan siendo secundarios y acaban siempre hablando de la muerte, de la presencia de los dioses entre los  mortales y de lo fantástico. Tengo fama de gótica, pero no lo soy. Soy fantástica en la clasificación de Todorov.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Crear un mundo de sensaciones sinestésicas a base de trabajar el lenguaje y la musicalidad. No es que lo tenga en cuenta, es que me sale así desde siempre.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

Me dejo llevar por la historia y sobre todo por los personajes, que según van creciendo me van mostrando secretos de la trama misma en un ejercicio que nunca deja de alucinarme. A veces sin embargo, planifico toda la obra y luego voy dándole vueltas como un escultor, quitando y poniendo en redondo. Este método es infalible pero menos creativo y de resultados dudosos.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Lautréamont, Sade, Gogol, Raymond Roussel, Borges, Valle Inclán, Colette.  Creo que tengo más cine de cabecera que literatura de cabecera : Eisenstein, Fellini, Pasolini, Resnais, Vigo, Buñuel, Villaronga.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Acabo de publicar en Valdemar (Colección Intempestivas) un ensayo sobre Brujas, sapos y aquelarres, que es una visión de historia cultural, arte y cine sobre la brujería, ilustrada con obras de arte y fotogramas de cine de brujas desde Häxan a El proyecto de la Bruja de Blair. Está a punto de salir al escaparate de las librerías y a la firma en la Feria del Libro de Madrid.
Mientras tanto he comenzado a trabajar en una novela fantástica ambientada en la antigua Roma, del estilo de La perra de Alejandría,  y creo que le he cogido el punto, porque los personajes ya han arrancado a hablar y se percibe un revoloteo de entidades sobrehumanas. Es posible que sea mi próxima obra y que, a tenor de la rapidez con la que crece, tenga un nacimiento temprano, si no pasa nada. 


Pilar Pedraza (Toledo, 1951). Doctora en Historia. Profesora Titular en el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valencia. Consellera de Cultura de la Generalitat Valenciana, 1993-1995. Miembro del Consejo de Administración de RTTV, 1995-1999. Escritora. Ha colaborado en numerosas revistas científicas y literarias, y es además traductora de italiano. Pedraza es sobre todo novelista, pero también ha escrito relatos, ensayo y guiones para televisión. Los cuentos y novelas de Pilar Pedraza presentan personajes y ambientes inquietantes, en los que la presencia siniestra de lo sobrenatural (muertos que retornan a la vida, demonios, objetos encantados) se asocia a la locura, la muerte y el placer sadomasoquista. Es autora de la colección de relatos Necrópolis (Víctor Orenga Editor, 1985, y las novelas La fase del rubí (Tusquets, 1987), Las joyas de la serpiente (Tusquets, 1988), La pequeña Pasión (Tusquets, 1990), Las novias inmóviles (Lumen, 1994), Paisaje con reptiles (Valdemar, 1996), Piel de Sátiro, (Valdemar, 1997), Arcano Trece (cuentos crueles), (Valdemar, 2001), La perra de Alejandría, (Valdemar, 2003), El síndrome de Ambras, (Valdemar, 2009) y Lucifer Circus (Valdemar, 2012), así como los libros de ensayo La bella, enigma y pesadilla (Esfinge, Medusa, Pantera) (Tusquets, 1991), El Sueño de Polifilo, traducción, introducción y notas (El Acantilado, 1999),  Máquinas de amar (Secretos del cuerpo artificial), (Valdemar, 1998), Metrópolis (Paidós, 2000), Espectra. Descenso a las criptas de la literatura y el cine,  (Valdemar, 2004), que obtuvo el  Premio “Ignotum” de ensayo, y el más reciente Pilar, Brujas, sapos y aquelarres, (Valdemar,  2014). Ha sido traducida al francés y portugués.

miércoles, junio 11, 2014

Feria del Libro de Madrid 2014

Un año más se celebra la Feria del Libro en Madrid, un evento que goza de excelente salud y en el que encontramos un gran número de escritores dispuestos a firmarnos sus libros. También hay mucho autor mediático, por supuesto. La tónica general en los días que visité la Feria ha sido la presencia masiva de público, llegando a resultar difícil acercarse a alguna caseta, y no es ninguna exageración. Como en ocasiones anteriores, realizo mi pequeño reportaje fotográfico.



La Feria abarrotada de gente.


Óscar Esquivias


Bernardo Atxaga


Luis Goytisolo


Álvaro Pombo


Sarah Lark


Angelina Lamelas


Ernersto Pérez Zúñiga


Manuel Astur y Sergi Bellver


Rosa Silverio


Isaac Rosa


Martín Caparrós


Neil Gaiman


La impresionante cola de gente esperando una firma de Neil Gaiman


Paco Roca


Elena Medel


Víctor García Antón


Enrique Vila-Matas


Recaredo Veredas y Pablo Mazo


Matías Candeira


David Roas


John Connolly


Benjamín Prado


Ignacio Ferrando


Anna Gavalda


Eduardo Sacheri


Inma Luna y Loreto Rodera


Jorge M. Reverte


Juan Eslava Galán


José Luis Garci


Jordi Serra i Fabra


Ray Loriga


Santiago Posteguillo


Jorge Franco


Jesús Carrasco


Julio Llamazares


Juan José Millás



Care Santos


Milagros López


Eloy Tizón


Pedro Zarraluki


Javier Marías