miércoles, junio 21, 2006

Literatura y otros cuentos


Escribí un relato. Me lo inspiró un episodio de la vida del premio Nobel de Literatura Gao Xingjian, quien, durante la Revolución Cultural China tuvo que destruir sus escritos porque de lo contrario peligraba su vida, entre ellos un diario íntimo que había iniciado a los ocho años. Esto me pareció lo más doloroso que le puede pasar a un escritor. Por otra parte, también se trataba de un ejercicio de estilo, en el que intentaba cuidar al máximo la cadencia de las frases, alargándolas por encima de lo que es natural en mi forma de escribir. Este relato lo titulé "Literatura". Más tarde, decidí reunir una selección de mis relatos en un libro. Incluí el relato que acabo de mencionar y, depués de no pocas vueltas, decidí titular el libro "Literatura y otros cuentos".

El libro lo leyeron tres personas: mi mujer y dos amigos escritores. Uno de mis amigos escritores me dijo que no le gustaba el titulo. El otro, me aconsejó quitar del libro el relato "Literatura" porque su primera frase era: Nunca he ganado un premio literario ni he conseguido publicar nada, así que no puedo considerarme escritor en el sentido profesional de la palabra, sino más bien aficionado a la literatura. Y, según él (y su opinión me merece un gran respeto) "es bueno no presentarse nunca como autor novel, sino como escritor hecho". Así que, aunque a mi mujer sí que le gustaba, decidí quitar el relato y cambiar el titulo del libro.

Unos meses más tarde leí en el suplemento cultural del diario ABC, la reseña del libro "Literatura y otros cuentos", del escritor Martín Rejtman. Y el corazón me dio un vuelco.
Pregunté por él en varias librerías, sin éxito, hasta que finalmente lo localicé en el stand de "Editoriales Independientes Argentinas", en la Feria del Libro de Madrid.

Martín Rejtman nació en 1961, en Buenos Aires. Es escritor y director de cine. Ha filmado las películas "Rapado", "Silvia Prieto" y "Los guantes mágicos". Ha escrito los libros "Treinta y cuatro historias", "Rapado", "Velcro y yo" (editada por Lengua de Trapo) y este "Literatura y otros cuentos".

Se trata de un libro de apenas 120 páginas que incluye cuatro relatos: "Alplax", "Mi yeso", "Literatura" y "Ornella"; éste último ocupa casi la mitad del volumen. Están escritos en tiempo presente, por lo que transmiten la inmediatez de lo que está sucediendo ante nuestros ojos. Se trata de historias urbanas, de encuentros y desencuentros, de personajes solitarios, algunos con problemas de comunicación, otros simplemente estrafalarios. Historias fragmentadas, a menudo sin rumbo, que discurren a la deriva, sin una sucesión lógica de los acontecimientos. La voz narradora es concisa, su estilo es cortante, sin adornos, directa y dotada de una ironía que se convierte en lo más atractivo del libro. Mantiene una distancia emocional que, a veces, parece desinterés por lo que ocurre. El humor con el que se nos cuentan ciertos detalles es el motor de unas historias que se mueven entre lo anodino y lo cotidiano. Historias de desesperanza, de familias desestructuradas, de negocios que fracasan, de amor y de soledad.
Precisamente por el uso del humor, por el nihilismo del protagonista, mi relato preferido es el titulado "Mi yeso", donde se pueden leer cosas como esta: «A veces tengo ganas de decirlo: Esto no soy yo, yo no tengo nada que ver con esto que ven. Pero cada vez que tengo ganas de decirlo no sé a quién decírselo».

En resumen, se trata de un libro irregular, donde algunos relatos terminan dejando al lector una sensación de perplejidad, de historia inacabada, en la que se han iniciado diversos nudos narrativos pero no se ha terminado de cerrar ninguno.

12 comentarios:

Asmadeus dijo...

Me ocurrió algo parecido en un par de ocasiones. Los títulos, como las canciones, saltan de cabeza en cabeza como los piojos, sin entender de distancias, credo u orientación sexual.

Me ha parecido, como de costumbre, una reseña interesante. De esas que producen comezón y hambre literaria. De las buenas, vamos. Con un sólo reproche: A mí lo que más me interesaba era conocer el título de su libro, caballero. ¡Y no lo ha dicho!

Espero noticias. Mientras tanto le agrego a mi lista de amigos selectos.

Reciba un abrazo.

José Antonio Galloso dijo...

Tu blog es también muy interesante, Saludos y nos leemos.

Miguel Sanfeliu dijo...

Sr. Asmadeus,
Muchas gracias por sus palabras.
En efecto, no he dicho el titulo. Soy un poco supersticioso con esas cosas, espero sepa disculparme.
Gracias por agregarme a su lista de amigos selectos. Yo hago lo mismo.
Un saludo.

Miguel Sanfeliu dijo...

Sr. Galloso, bienvenido y gracias por su comentario.

Asmadeus dijo...

Lo comprendo y lo respeto, descuide. Aunque es una lástima. Me gustaría hacerme con él.

Miguel Sanfeliu dijo...

No podría hacerse con él.
Aún está inédito, el pobre.

Asmadeus dijo...

Tengo paciencia. Eso no es problema.

Sólo espero que tenga a bien decirme su nombre después del parto.

Un abrazo.

Alicia Liddell dijo...

Parecen ustedes señoritas melindrosas.

Miguel Sanfeliu dijo...

Srta. Liddell, por favor, qué temperamento...

Alvy Singer dijo...

Buenísimo post y siento desmercer su subestimación. Eso sí, el post se lo he enlazado.

¡Un saludo!

Miguel Sanfeliu dijo...

Hola Alvy, bienvenido.
No entiendo lo de desmerecer mi subestimación. No creo haberte subestimado. Al contrario, creo que tienes mucha cabeza, amigo (y no lo digo por la nueva foto de tu perfil).

Como diría Asmadeus: te he agregado a mi lista de amigos selectos.

Un saludo.

Francisco Ortiz dijo...

Espero que tu libro esté pronto disponible. Lástima que la industria editorial esté como esta, tan cegata y mercantilista. No te subestimes, eso sí, como creo que trataba de decir otro lector de tu blog: hay que defender lo que hacemos hasta el final, mientras creamos en ello. Ýo también tengo una novela rulando por ahí y seguiré moviéndola mientras piense que merece la pena. Si dejo de creer en ella, en su validez, la dejaré reposar el sueño de los justos o la quemaré. No es el caso, por el momento.