domingo, junio 25, 2006

Los girasoles ciegos


Hay libros que son capaces de cortarte la respiración. Cuando los cierras, necesitas un momento para volver a reintegrarte al mundo, para recuperarte del shock que te han producido. Pese a lo que pueda parecer, esta clase de libros no abunda, pero haberlos, haylos. "Los girasoles ciegos" es uno de estos libros.
Alberto Méndez nació en 1941 y falleció a finales de 2004. Su libro ganó el Premio Setenil al mejor libro de cuentos del año 2004, el de la Crítica 2005 y el Nacional de Narrativa 2005.
"Los girasoles ciegos" está compuesto por cuatro relatos cuya intensidad resulta creciente:
1.- Primera derrota: 1939 o si el corazón pensara dejaría de latir. Donde se narra la peripecia de un capitán del ejército nacional que se entrega a las derrotadas tropas del ejército republicano en los últimos días de la batalla de Madrid, porque no quiere formar parte de esa victoria.
2.- Segunda derrota: 1940 o Manuscrito encontrado en el olvido. Narra la historia de una pareja que se esconde en las montañas. Se trata de una pareja joven y la muchacha muere al dar a luz, por lo que se narra en forma de diario sin fechas, de notas dispersas, los últimos días del joven con el bebé. Es un relato duro. Una nota nos informa que una versión modificada de este texto quedó finalista en el concurso de cuentos Max Aub 2002.
3.- Tercera derrota: 1941 o El idioma de los muertos. Es la historia de un preso que, durante un interrogatorio, se encuentra con que salva la vida al decir que conoció a un hombre en otra prisión que resulta ser el hijo del coronel encargado de juzgarle. Al principio, un poco por lástima y un poco por instinto de conservación, cuenta maravillas de aquel muchacho, de su valentía y entereza, pese a que todo lo que cuenta es falso. Me gustó especialmente el discurso final, lleno de rabia.
4.- Cuarta derrota: 1942 o Los girasoles ciegos. Es, sin duda, mi favorito, y, bajo mi punto de vista, el que dota de entidad a todo el conjunto. Contado a tres voces, la de un cura obsesionado por una mujer, la del hijo de esa mujer y una voz omnipresente que nos completa los detalles necesarios para reconstruir toda la historia, resulta estructuralmente el más complejo del libro. La historia se centra en los esfuerzos que la mujer y el niño tienen que hacer para que la gente no averigüe que el marido de ésta y padre del niño vive oculto en la casa. Dice el niño: "Pero, de todos los recuerdos, el que por encima prevalece es que yo tenía un padre escondido en un armario".
La unidad del libro se consigue, además de por la temática, por el pequeño juego de introducir vínculos entre los personajes de uno y otro relato. Así, la muchacha que muere durante el parto en el segundo cuento resulta ser la hermana del niño que protagoniza el cuarto; y el capitán que se entrega en la primera historia reaparece en la prisión en la que se encuentra el protagonista de la tercera.
En general, es un libro que se lee con fluidez. El último cuento es el culpable de que se te corte la respiración cuando finalizas su lectura. No se dejen predisponer por la supuesta sobrevaloración de la obra y acérquense a ella con el convencimiento de que van a realizar un viaje que no les dejará indiferentes.

14 comentarios:

Asmadeus dijo...

Hace unos días lo tuve en mis manos en una librería. El título fue el que me sedujo. Dudé, pero me faltó poco para traérmelo a casa. Sospecho que la próxima vez que nos encontremos se vendrá conmigo.

malambruno dijo...

Menos mal que llega el verano. Tengo que leer "Los girasoles ciegos", pero también "Literatura y otros relatos" y también... Casi cada comentario es una lectura o una película para el verano.

Miguel Sanfeliu dijo...

Asmadeus, cuando lo leas espero que me cuentes tu opinión. Yo creo que no te defraudará.

Malambruno, gracias por el comentario. En efecto, el verano es el mejor momento para leer y ver películas, al menos en mi caso.

Clarice Baricco dijo...

Apuntado en mi lista nueva para la mejor compra que son los libros.

Gracias por la recomendación.

Te abrazo

José Antonio Galloso dijo...

Buena recomendación, suena interesante, lo buscaré.
Saludos

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Un libro pendiente, que tu comentario termina de decantar hacia una lectura pronta.
¿Quién dijo crítica convencional? Aquí , en los blogs, se están encontrando comentarios verdaderamente iluminadores.

Miguel Sanfeliu dijo...

Clarice, Jose Antonio, Miguel Ángel, gracias por vuestros amables comentarios, y espero que, cuando lo leáis, me contéis lo que os ha parecido.

Miguel Ángel, estoy terminando tu libro y me está gustando. Espero comentarlo en el siguiente post o, a lo sumo, dentro de dos.

Un abrazo.

anilibis dijo...

Tomo buena nota.

En estos días de sequía viene bien algo que alimente y moje.

(sigo indignada, por cierto)

:)

anilibis dijo...

¡Oh! ¡Me has añadido! Quelle honeur. Hago lo propio y entierro el hacha de guerra.

Miguel Sanfeliu dijo...

Anilibis ¿Por qué estabas indignada?
Menos mal que entierras el hacha de guerra. Sólo me queda pedir disculpas si algo de lo que dije te impulsó a desenterrarlo. Mil perdones, no fue mi intención ofender, de ningún modo.
Un saludo.

anilibis dijo...

Tranquilo, si de verdad estuviera indignada no lo diría tan a la ligera.

¡Por supuesto que no lo estoy!

Sólo estaba haciendo una pequeña gracia respecto a nuestro duelo inminente y ya cancelado.

Abrazos.

Miguel Sanfeliu dijo...

Buff, qué respiro.

Alvy Singer dijo...

La temática de la Guerra Civil en la novela española siempre suena a "déja vu" pero si precisamente destacas algo de esta novela es que no va a ser eso. Y me la apunto.

PD: Al ver "Celebrity" por primera vez solo observé al unico elemento semi-fallido un Branagh intentando ser Woody Allen y quedé algo decepcionado. Pero al verla por segunda vez me ha encantado, he podido apreciar todas sus virtudes y ver a Branagh como un tipo realmente mezquino que es. A lo mejor no le gusta pero creo que es un film que gana con las revisiones porque prestas más atención al estupendo guión y la acidez empleada por Allen.

Y DFW es un imprescindible, imprescindiblísimo... ¿el mejor (de su generación)?

¡Un saludo!

Silvia dijo...

Gracias por la recomendación. Otro libro que leer este verano siempre es grato.
Saludos