viernes, marzo 08, 2013

Raúl Ariza - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

¿Por qué no sé cantar? Ni idea. Solo sé que de vez en cuando me resulta necesario hacerlo.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Necesito tranquilidad, pero tampoco tanta; a veces algo de música o el ruido de la calle me ayudan a concentrarme.
Prefiero las mañanas a las tardes o las noches, tiempos más proclives para otros esparcimientos. También prefiero robarle horas a mi rutina laboral que utilizar el tiempo libre que me regala el fin de semana.
No empiezo un cuadernillo hasta que no termino el anterior.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

La vida. El drama humano del día a día. Las pequeñas miserias y las pequeñas alegrías.
El hombre tiende a la exageración, a la conquista de logros faraónicos como el de alcanzar la felicidad. Sin embargo, para su definición es necesario atender a la suma de esos detalles que le pasan desapercibidos, obstinado como está en aquellos menesteres. Mi obsesión, por tanto, sería la de traicionarle aireando sus imperfecciones, sus miedos e incluso los pequeños motivos de alegría a los que no les presta ni la más mínima atención.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

El lector es siempre más inteligente que el autor y no requiere de mayores explicaciones para entender, de ahí que la concisión suela ser el mejor método de transmisión con el que contamos. Lo que se pueda decir con tres palabras, no necesita cuatro.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

De los primeros. Incluso en relatos brevísimos soy incapaz de adivinar el desenlace -de haberlo- cuando comienzo a escribir. A veces no sé ni qué quiero contar. Me siento frente al cuaderno o el teclado y escribo, convirtiéndome en el primer sorprendido por lo que va saliendo.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?


Heminway, Borges, Chejov, Shepard,... Hubo un tiempo en el que le fui muy fiel a Capote; otro en el que me fascinó Alphons Daudet, y otro lejano en el que solo quería ser un personaje de R. L. Stevenson. En este presente, estoy empeñado en convertir en mis autores favoritos a alguno de los maravillosos escritores a los que he tenido oportunidad de conocer en persona: Olgoso, Casero, Ortiz, Herrezuelo, Espada, Sanfelíu o Rosana Alonso. 
En cuanto a ese libro de cabecera al que siempre vuelvo: Las ciudades invisibles, de Italo Calvino.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

En abril de 2012 salió mi último libro de relatos, La suave piel de la anaconda. En la actualidad estoy escribiendo relatos para algunos colectivos en los que participo, acumulo cuentos para lo que espero sea un nuevo libro en 2014, y juego con la posibilidad de terminar mi primera novela.




Raúl Ariza Pallarés. (Benicàssim. Castellón, 1968). Es abogado de profesión. Autor del libro Elefantiasis (Editores Policarbonados, 2010), cuyos relatos llegaron a traducirse al alemán, y del libro La suave piel de la anaconda (Talentura Libros, 2012). Ha colaborado también con revistas literarias y jurídicas, y ha publicado relatos, artículos y crónicas que van desde la crítica literaria hasta la cinematográfica, tanto en periódicos de ámbito provincial como en distintas revistas digitales. Recientemente, algunos de sus relatos han sido incluidos en el libro colectivo Los intachables (Editorial Hipalage, 2012) y en distintas antologías del cuento español, como la de la prestigiosa Revista Literaria Entreríos y la de la colección Noctambulario. Gran aficionado al cine clásico, su otra gran pasión junto con la literatura, es el autor del blog El alma difusa, en el que durante los últimos años ha venido presentando su particular colección de relatos, cosechando un éxito de visitas y comentarios sin precedentes.

9 comentarios:

Francisco Ortiz dijo...

Un escritor de gran talento que no se perderá en el olvido, estoy seguro.

Juan Herrezuelo dijo...

Tanto recorro yo también las ciudades invisibles de Calvino, que el día menos pensado Raúl y yo, sin levantar la vista del libro, nos tropezaremos el uno con el otro al doblar una esquina de Zobeida, de Sofronia, de Tamara, de Zora... Ese será un buen día. Compartimos tantas cosas...

Santi S. dijo...

Raúl... en esencia.
Muy buen escritor.

Lo Siento por Interrumpir dijo...

¿Tendrá segunda parte este cuestionario básico? Se me ocurren algunas preguntas básicas más. Por ejemplo, considerando que Raúl pertenece a la oficiosamente llamada 'generación blogger', ¿qué ha supuesto internet para él como escritor? ¿Existiría el Raúl escritor sin internet? Y otra: desde su punto de vista y experiencia, ¿el estilo se crea o se transforma?
Quiero saber, Raúl!!!

Elena Casero en Veges tú dijo...

No te veo yo como un personaje de Stevenson. Creo que sería al contrario.

Me gusta tal como eres, y como escribes.

Besos querido amigo

Francisco Machuca dijo...

Es un tipo muy listo.Un canalla de las palabras.A corta distancia con el lector;lector que ya no se desprende de sus historias.

Un abrazo para ambos.

manuespada dijo...

Gran escritor, grande.

lopillas dijo...

Leer a Raúl es augurio de sorpresa para a continuación releerlo y desmigajar cada giro de su relato (parece que fue ayer cuando me lo topé en "el alma difuse" y míralo hecho un gurú de la palabra)
Genial

Raúl dijo...

¡Yuhuuu!