lunes, julio 04, 2016

Miguel Sandín - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Supongo que porque fui hijo único hasta los trece años en una época en la que no había elementos de distracción fácil como los móviles o las consolas. Los inviernos eran largos y fríos y en tal situación los tebeos primero y los libros más tarde se convirtieron en amigos fieles. Como es sabido, quien lee mucho algún día termina por escribir. Hoy día escribir ya es una necesidad, pero no disfruto, la búsqueda continua de la mejor frase me agota.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Los días de trabajo, pues los que no vivimos de la literatura debemos hacer malabares con nuestro tiempo, escribo por la tarde. Los fines de semana y en vacaciones por la mañana temprano. Supersticioso no soy, si las meigas llegan me encontrarán ante el teclado; maniático sí, especialmente en lo que respecta al sitio: el ordenador, la libreta de notas, la taza de café… todo en el mismo exacto sitio.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

No me las planteo a priori, pero si hago una revisión a mis libros, debo aceptar que la memoria, el azar del destino y los conflictos en las relaciones humanas son mis temas recurrentes. Me interesan los personajes por dentro, explicar lo que no se ve, las motivaciones ocultas de los actos humanos.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

No recuerdo si la frase es exactamente suya, pero la leí en un libro de Alfredo Bryce Echenique: Hay que escribir como si estuvieras muerto y todo el mundo te quisiera.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Para comenzar un libro solo necesito un personaje o una idea que me ilusione. A partir de ahí voy desenredando la madeja. Me gustaría tenerlo todo previsto desde el principio, pero la experiencia me ha demostrado que mis personajes son propensos a tomar decisiones propias y en esas discusiones la trama se va forjando de una manera dialéctica: yo quiero ir por un lado, mis personajes por otro y a veces negociamos, algunas me impongo y las más ellos deciden

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Mi primer gran deslumbramiento con lo que podría llamarse alta literatura fue Kafka, pero debo asumir que mi mayor fuente de placer e inspiración fue la literatura hispanoamericana: Vargas Llosa, por su maestría al diseñar los andamios de sus novelas; García Márquez, por su prosa delirante; Cortázar, poesía en estado puro; pero sobre todos ellos, Ernesto Sábato, capaz de hurgar con esa brutal honestidad en las almas de sus personajes.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Ahora mismo estoy metido en tres proyectos. El primero, Por si acaso te escribí, fue finalista del Premio Nadal 2015 pero tengo dificultades para publicarlo, tal vez por ser una novela compleja y dura. El segundo, La tripulación del Utopía es una historia surrealista, en la que diez de los más notables filósofos de la historia se encuentran en un barco con una prostituta por toda tripulación. El tercero, El hermano del tiempo, es una novela juvenil que aparecerá en febrero publicada por la editorial Bambú.


Miguel Sandín: Nací en Madrid en 1963. Tras abandonar en primer curso los estudios de derecho, estudié Filosofía en la Universidad Complutense. Allí fui miembro fundador y colaborador de la revista Thales, que hoy sigue editando la propia Universidad. Enamorado del teatro, formé parte de diversos grupos y por último me atreví a fundar mi propia Compañía, Karmesí Teatro. Desde hace casi treinta años doy clases en Secundaria y Bachillerato tanto de Filosofía como de Historia y Arte.
He publicado Haciendo diabluras (Teatro infantil. Ed. CCS. Madrid, 1996), Un tesoro bajo el volcán (Teatro infantil. Ed. CCS. Madrid, 1997), Súper David y Compañía (Teatro infantil. Ed. CCS. Madrid, 1998), El hada desmemoriada (Teatro infantil. Ed. CCS. Madrid, 2001), El gusano del mezcal (Novela. Ed. Edebé. Barcelona, 2008, con dos ediciones, traducida al francés y publicada por editorial JC Lattès), Expediente Pania (Novela juvenil. Ed. Edebé. Barcelona, 2009, dos ediciones y finalista del Premio Hache 2011), y Piensa también en el azar.( Novela. Ed. Edebé. Barcelona, 2010).

Pendientes de publicación he escrito Por si acaso te escribí, novela que quedó finalista del Premio Nadal 2015, El hermano del tiempo, una novela juvenil, y La tripulación del Utopía, una novela cómica sobre Filosofía.

1 comentario:

Oren dijo...

Simplemente genial. Lo único que echo de menos del instituto es escuchar tus zapatos resonando por la clase, mientras nos llevabas de la mano a través de la filosofía.

Ahora me gustaría sentarme a tomar un café y poder hablar de Escritura y literatura.