jueves, febrero 16, 2017

Brenda Ascoz - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Me lo he planteado a menudo, buscando, creo, justificación para el tiempo que paso escribiendo, posponiendo otras cosas. La penúltima vez, la respuesta fue que lo hacía para aportar mi grano de arena a la visión del mundo de la mujer occidental de los siglos XX y XXI. ¡Toma ya! En realidad, no lo sé; ni siquiera busco historias, y solo escribo si tengo algún personaje que contar, en prosa o poesía, o algunas ideas interconectadas que me apetece investigar. Así que supongo que, aunque escribo, no soy escritora, como no es enfermera quien cuida de un familiar enfermo, por mucho que lo haga bien y le ponga cariño.
También dije una vez, y eso si es verdad, que a veces disfruto escribiendo. A veces, me hace feliz. Y que este vicio me ha permitido acercarme a mucha gente que ahora tiene un papel muy importante en mi vida.  

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Ciertos bolígrafos y lápices aumentan mi placer por la escritura, y esos cuadernos sin espirales cuyos lomos se doblan, con las páginas en blanco o dibujos muy tenues.
Cuando narro, lo hago de forma caótica, por escenas sin orden ni concierto, por lo que después me cuesta horrores estructurar los libros. Los poemas sí, nacen completos y apenas sufren correcciones (aunque la gran mayoría son desechados).  Supongo que soy de aliento corto.
Necesito mucho tiempo para entrar en el texto. Sobre todo en la prosa. Y silencio. O la música de algunos interpretes o grupos muy concretos. O los ruidos abstractos del bar o  los más concretos de la naturaleza. Y un rato de lectura previa. Y un café. Y un cigarrillo. Y luz.
Así que me cuesta avanzar. Escribo poco.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

La creación de la identidad, la supervivencia emocional, la búsqueda…
Me gustaría que hubiera más sitio en lo que escribo para el humor. Me río mucho más en la vida que en el papel.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Lee.
Filtra tus lecturas; no pierdas el tiempo con lo que no te interesa.
Piensa en lo que quieres conseguir, en la forma que necesita; estructura siempre antes
de ponerte a divagar sin rumbo.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

Me dejo llevar, pero no por la historia: las ideas, los personajes, vienen antes. Cuando empiezo un proyecto, me propongo planificarlo con cuidado para no enredarme, pero el castillo de naipes se me cae después de solo unas páginas. Y no tengo paciencia para urdirlo de nuevo. Así que vuelvo al caos donde me siento en casa.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Siempre, los primeros descubrimientos (Pizarnik, L. Durrell, Faulkner, Lorca…) Después, los libros que me han señalado caminos posibles:
En prosa: Claus y Lucas, de Agota Kristof, Ubik, de Philip K. Dick, El desierto y su semilla, Jorge Barón Biza, Otra vida, de Per Olov Enquist, Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin…
En poesía: T.S Eliot con su Tierra estéril, Plath, C.K. Williams, Anne Carson…

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Apareció en otoño Llorona, en La Isla de Siltolá. Es un libro de poemas no tan pesimista como puede parecer por el título, aunque haya, sí, algunas lágrimas. He intentado unir realidad y ficción, contar una historia que no es del todo la mía, ampliar un poco los límites de mi experiencia. Cuando escribimos siempre sobre nosotros mismos, también en poesía –sobre todo en poesía-, nos acabamos muy pronto. 


Brenda Ascoz nació en Torrejón de Ardoz, Madrid, en 1974. Vive en Zaragoza, donde trabaja como enfermera especialista en salud mental. Ha escrito los libros de poemas Llorona (La Isla de Siltolá, 2016), Ecorché (Eclipsados, 2009) y En Ajeno (Chorrito de Plata, 2007), y la novela Morbo (Eclipsados, 2013) y ha participado en diversas antologías de poesía y relato como 23 Pandoras (Baile del sol, 2009), Viscerales (Ediciones del viento, 2010) o Tres heridas; Antología de la nueva poesía amorosa en España, (Armenia, 2011).


*La foto es de Lucía Bailón