jueves, junio 25, 2015

Santiago Álvarez - Cuestionario básico



1.- ¿Por qué escribes?

La realidad es una cosa caótica, sucia y terrible, si uno intenta comprenderla o averiguar qué pasa en ella. Para mí, la ficción es una forma de ordenar el mundo e intentar comprenderlo. Primero fue la lectura, y luego la creación literaria, que nos permite ordenar este caos para hacer una historia que tiene sentido, que parece verdad. La ficción es una poderosa herramienta para poder comprender quiénes somos y por qué hacemos lo que hacemos.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Suelo escribir muy temprano, cuando todos duermen y hay mucho silencio, en un escritorio de roble puesto de cara a la pared, en un pequeño cuarto con una ventana cegada por un patio. Necesito aislamiento. 

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Diría que me preocupa el pasado, y el paso del tiempo en general, cómo se nos escurre entre los dedos y cómo este pasado camina siempre junto a nosotros. También me preocupa mucho las similitudes y diferencias entre la ficción y esto que llamamos realidad. 

4.- ¿Algún principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Hay uno muy evidente, que es: lee mucho. Hay otro también evidente y necesario: escribe. Aunque no sepas qué decir, aunque creas que no puedes hacerlo, escribe. Y fundamentalmente, ten una fuerte convicción sobre lo que haces, y atrévete a ser diferente, a encontrar tu propia voz. 

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Creo que no existe esa diferencia entre los escritores con mapa (que tienen la trama completa antes de empezar a escribir) y los escritores con brújula. Creo que todos, en mayor o menor medida trazamos un mapa de la historia antes de empezar, si bien con mayor o menor detalle, del mismo modo que cuando vamos a contar una anécdota o un chiste tenemos claro qué cosas vamos a poner en nuestra historia y donde vamos a improvisar llegado el momento. Dicho esto, yo tengo tendencia a trabajar bastante la trama antes de empezar. El lector le da mucha importancia al hilo externo de la historia, a lo que sucede, y es necesario satisfacer estas expectativas. De esta manera, cuando escribo las escenas puedo concentrarme más, no en lo que pasa en el exterior de la historia, sino en lo que ocurre en el interior de los personajes, que es lo que más me interesa a mi. En el género negro es muy importante que haya un caso, y que se resuelva con completa satisfacción, pero bajo mi punto de vista es mucho más importante lo que sucede bajo la primera capa de la historia: cómo trabajan las fuerzas que bullen en nosotros y que nos impulsan a hacer cosas de las que no sentirnos orgullosos, junto a otras que intentar hacer de nosotros alguien mejor. Esta lucha silenciosa, que mueve toda la historia externa, es lo que me interesa más. 

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

De Paul Auster admiro su dominio del tono narrativo, de Jim Thompson cómo escarba en la sombra en la que habitan nuestros deseos más inconfesables. Me encanta el amor por las palabras y por los mundos secundarios de JRR Tolkien. Kafka es, desde luego, otro de mis referentes para intentar explicar este mundo caótico en el que vivimos. Por último, los escritores del XIX (Melville, Hawthorne, Dostoievski, Flaubert, etc) me parecen fundamentales para cualquiera que escriba prosa hoy día, pues fundaron la ficción tal y como la entendemos. 

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

En enero de este año publiqué una novela negra llamada La Ciudad de la Memoria con la editorial Almuzara, que se desarrolla en la Valencia contemporánea y que está protagonizada por el Detective Mejías, un tipo anclado al pasado que, debido a su desmedida pasión por el cine negro americano de los años 40 y su desconfianza por este progreso vertiginoso, ha decido usar como modelo de conducta al Bogart de El Sueño Eterno o de El Halcón Maltés, y se pasea por la capital del Turia en gabardina y con una pistola de madera en el bolsillo, obcecado en luchar contra los malos con las manos desnudas cuando lo más prudente sería dejar que otro se haga cargo de los problemas. Un quijote de cine, donde están presentes todos los temas que he introducido en preguntas anteriores.




Santiago Álvarez (Murcia, 1973). De naturaleza inquieta, a lo largo de los años ha explorado distintos submundos creativos: narrativa, obras teatrales, musicales y canciones, incluso la grabación de varios discos, tanto propios como de artistas ajenos, en su pequeño estudio doméstico.
Es Director de contenidos del festival de género Valencia Negra, que se realiza en la capital del Turia desde 2013 y camina hacia su tercera edición. Asimismo es el primer profesor en España del software para escritores Scrivener, del cual realiza regularmente talleres presenciales.
La Ciudad De La Memoria (Almuzara, 2015) es su primera novela, aunque ya se encuentra inmerso en su continuación.

1 comentario:

Elena Casero dijo...

La tengo pendiente de leer. Siempre me gusta la novela negra

Un abrazo grande Miguel