domingo, octubre 31, 2010

Introitus Lapidis



“Introitus Lapidis”, titulada originariamente “Stone Junction”, del escritor norteamericano Jim Dodge, es una especie de road movie. También es una historia de aprendizaje. Una historia desbaratada, una locura, una sucesión de personajes estrafalarios pero cautivadores. Es el relato de un robo. Pero quizá es el relato de una venganza. Es la crónica de un viaje a un lado oculto de la realidad. Una escuela alternativa de saberes prohibidos. Pero también es una historia sobre la búsqueda del amor y la felicidad. Es un libro que nos sorprende y nos dice cada vez que pasamos una página: no te esperabas esto ¿verdad?
Si este libro tiene más de quinientas páginas es, sencillamente, porque no paran de suceder cosas. El autor va al grano, no se demora en detalles superfluos, pero su imaginación no parece tener límites. Por momentos, recuerda a las películas de los hermanos Cohen.

Annalee es una joven de carácter fuerte y decidido. Con dieciséis años queda embarazada y nada más dar a luz decide marcharse con su bebé de la institución religiosa en la que se encuentra acogida. La primera persona a la que se encuentra es Smiling Jack, un joven camionero que le ofrece ocuparse de un rancho solitario, un rancho que más tarde pasará a desempeñar la función de refugio de extraños personajes. Uno de estos personajes será quien le hablará por primera vez de una sociedad secreta: La Alianza de Magos y Forajidos, la AMO. Una Alianza que empieza a ser evidente que ha estado presente desde el principio y que será la que después se encargará de la educación del hijo de Annalee, Daniel Pearse. El joven irá pasando de un maestro a otro y cada uno de ellos lo instruirá en una materia: meditación, drogas, abrir cerraduras, jugar a las cartas o el arte del disfraz. Un periplo que le preparará para llevar a cabo el robo de un extraño diamante. Este es, a grandes rasgos, el eje argumental del libro, aunque, por supuesto, hay mucho más.

Con esta novela he descubierto a un escritor muy original, ajeno a corrientes y modas, con una imaginación desbordante. Jim Dodge, de quien no había leído nada hasta ahora, nació en 1945 y publicó su primer libro con treinta y ocho años. No es, desde luego, un escritor precoz. Un autor fiel a sí mismo, a sus obsesiones y a sus pasiones. Su estilo es un torrente imparable de locuras narradas con la lógica de lo cotidiano, un viaje en una montaña rusa que no sabemos si tendrá un final o si nos lanzará al espacio, una alucinación con apariencia real y unos hechos reales que parecen pesadillas. Leer a Jim Dodge ha sido una experiencia alucinante.

3 comentarios:

Elèna Casero dijo...

Yo tampoco lo conocía, pero será cuestión de intentar su lectura.
De la manera que lo has contado dan ganas de salir a por el libro.

Queda apuntado para próxima compra.

Un beso, Miguel

Clarice Baricco dijo...

No lo conocía hasta ahora que lo mencionas. Anotado.
Al menos ya nos diste un adelanto.

Abrazos amigo.
G

JOSE ROMERO dijo...

Habrá que ponerlo en la lista de regalos para uno. Por otro lado tengo que hacer a un lado mi aversión a las 500 o más páginas de algunos libros actuales. Entre ellos EL PASAJE. parece un autor muy original. Veremos...
saludos