miércoles, julio 25, 2007

La vida de los otros


“La vida de los otros” ganó el oscar a la mejor película extranjera de 2006. Se trata de una película alemana de escaso presupuesto, con un guión muy atractivo y unas interpretaciones capaces de pegar al espectador al asiento y retenerlo ahí durante todo el metraje. Ha sido dirigida por Florian Henckel von Donnersmarck, un director desconocido que debuta en el cine de un modo brillante con esta producción.
El protagonista de la historia es el capitán Gerd Wiesler (Ulrich Mühe), un profesional agente de la famosa Stassi, la policía secreta alemana de la antigua RDA. Su trayectoria es intachable, su seriedad está fuera de toda duda, lo que parece indicar que se trata de la persona ideal para encargarse de una misión un poco delicada: espiar a la pareja formada por el prestigioso escritor de obras de teatro Georg Dreyman (Sebastian Koch) y la famosa actriz, Christa-Maria Sieland (Martina Gedeck). Se establece todo el dispositivo técnico necesario: se camuflan micrófonos en los lugares más insospechados, se cablea todo el apartamento y se establece un puesto de control en un piso franco situado justo encima del apartamento de la pareja. Y así comienzan a pasar los días, con la rutina de una pareja de artistas que no quiere meterse en política y entienden que el sistema se defienda de los elementos que intentan erosionarlo, y unos hombres silenciosos, como sombras, que pasan horas y horas espiando esas vidas ajenas, como espectadores ocultos que rastrean cada frase en busca de un fallo, una prueba de la deslealtad de los vigilados.
Sin embargo, lo que ocurre de un modo gradual es que el propio capitán Wiesler empezará a sentir una profunda empatía con la forma de pensar, especialmente, del dramaturgo. De este modo, cuando al fin Dreyman sienta deseos de rebelarse, Wiesler comprenderá que esta reacción está tan justificada que incluso se involucrará personalmente, poniendo en riesgo su carrera.
No se trata de un film que necesite apelar a la espectacularidad para mantener la tensión, pues dispone de un buen guión y, muy especialmente, de un excelente trabajo actoral, en el que cabe destacar a Ulrich Mühe, un actor capaz de transmitirnos toda la fuerza de sus emociones, sin grandilocuencias. Sin apenas cambiar la expresión de su rostro, consigue reflejar la tensión, el miedo, la emoción del personaje.
Es una película muy interesante, a la que el único inconveniente que se le puede poner reside en lo esquemático de su planteamiento, pese a que este funciona muy bien a nivel dramático. Es posible que, como se ha dicho, no fuera necesaria esa cercanía física entre espía y espiado a la hora de investigar a alguien, pero no cabe duda de que esa proximidad acrecienta la intensidad de la relación que se establece entre ellos.
Acabo de conocer, alertado por un comentario de Laura Díaz, la muerte de Ulrich Mühe, a los 54 años de edad, a causa de un cáncer de estómago.

16 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

A mi me pareció excelente. Me encantó y el final también.
Disfruté de tu reseña.

Abrazos cinéfilos.

Laura Diaz dijo...

Considero que la película es espectacular por tratar el "gran" tema: la pérdida de intimidad-libertad- de los individuos en las dictaduras, sean del color que sean.

Las actuaciones son buenas, pero los detalles, dignos de mención.

En lo personal, me resultó excelente la mención a:
1) la desesperación primero, y a la depresión después (llegando al extremo del suicidio) de artistas censurados, proscriptos.
2) la traición: vender a la madre, al marido, al amigo, con tal de retener (o no perder) los privilegios.
3) el archivo de inteligencia disponible para que cualquier ciudadano pueda saber qué se investigaba (cómo y cuándo) de su vida y su obra. Esto es verdad: uno va y puede conocer su "archivo", algo que en mi país, al menos, no es posible, es decir, aún es secreto lo que se investigó de cada uruguayo durante la dictadura.

Me pareció, vale aclarar, muy "mágico" el final. Es poco creíble que alguien cambie tanto. Qué sé yo, es lo que desearíamos, pero no lo que sucede habitualmente. A mi entender, es más creíble la traición de la actriz a su pareja (el dramaturgo) que el "volverse bueno" del espía.

Sin duda, vale la pena. Incluso, verla dos veces.

Saludos desde el polo que se instaló en Montevideo

Apostillas literarias dijo...

Es una película brillante, Miguel. Ulrich Mühe está espectacular, me impactaron sus expresiones faciales, que gran actuación.

Laura Diaz dijo...

Mientras estaba enviando mi comentario anterior, mi hijo me informa que Ulrich Mühe, murió el domingo en Walbeck, en el estado federado de Sajonia Anhalt.

Joder, Kafkapro, tu post terminó siendo una necrológica-

Anónimo dijo...

Hola tio Jose!somos tus sobrinos desde Asturias, hemos descubierto tu blog gracias a Marietita!me ha gustado mucho la película, podrás discutirla más a fondo con mi padre y con Chechu, aunque su opinión tiene mucha menos importancia!jeje!
un beso de todos!

Miguel Sanfeliu dijo...

Laura, tienes razón, acabo de ver la noticia. No tenía ni idea. Vaya una casualidad más desafortunada.
Una lástima.
El final, pese a que sea poco creíble, me pareció muy emotivo. Ese rostro, esa expresión de satisfacción, me pareció un prodigio de Mühe.
Muy de acuerdo con lo que apuntas.

Clarice, coincidimos pues.

Magda, es una de esas películas de las que sales más que satisfecho.

Un abrazo y gracias por los comentarios.

No conocía la muerte de Mühe cuando colgué el comentario de la película. Añado pues un comentario sobre este suceso.

Miguel Sanfeliu dijo...

Hola, anónimos sobrinos, bienvenidos. Nos veremos pronto por Asturias.

Narciso y Golmundo dijo...

Hola, buen día

Te invitamos a conocer el blog de literatura que hicimos: http://www.narcisoygoldmundo.blogspot.com/

Un saludo y muchas gracias por el espacio,
Narciso y Goldmundo

Elena dijo...

Esta es sin duda una de las mejores películas que he visto en los últimos meses. Me capturó y me metí dentro, sin quererlo. Me pareció una obra maestra, interpretada y dirigida con gran brillantez. Esta mañana leí en el periódico la noticia de la muerte de Mühe, y me impactó porque ciertamente me había convertido en admiradora suya después de ver la película.

Una bella reseña, Miguel.

Un abrazo

Patricia dijo...

Hola amigo...me gusta tu blog, y el último post está genial.
Estoy promocionando a un buen amigo , va ganando , pero necesita más votos, si eres tan gentil y puedes pasar por su blog y si quieres votar mejor. Mil gracias.
te dejo el link...
http://tenasantiago.blogspot.com/

Un besote.

josé romero dijo...

Excelente reseña de esta película Miguel. Yo le encuentro dos inconvenientes; una mirada del director más comprometida sobre el espionaje ocurrido en su país. El otro; que le quitó el Oscar a "El Laberinto del Fauno". ¡Caramba!

Rosa Silverio dijo...

No he visto la película pero por tu entrada y por los comentarios, debe ser súper buena. Desde que llegue a RD la veré.

Sigo leyéndote.

Un gran saludo.

Rosa Ribas dijo...

Mühe, que siempre fue una persona discretísima, fue coherente consigo mismo hasta el final.
La noticia de su muerte se hizo pública aquí, en Alemania, después del entierro.

anilibis dijo...

La veré, la veré. Ahora seguro. Saludos.

Miguel Sanfeliu dijo...

Narciso y Golmundo, agradecido por la recomendación.

Elena, sí, es una película muy emotiva. Y muy recomendable. La muerte de Mühe ha sido todo un impacto.

Patricia, me alegra que te haya gustado y suerte con la promoción.

José Romero, sí que fue eso una tragedia, caramba. "El laberinto del fauno" merecía el Oscar. Hay que tener este punto muy presente :)

Rosa S, te gustará sin duda. Y mucho. Estoy seguro. Ya me dirás.

Rosa R, aquí creo que también ha sido así. De hecho, yo no la conocía cuando colgué el texto sobre la película.

Anilibis, eso espero, y que luego me cuentes si te gustó.

Un abrazo y gracias por los comentarios.

Francisco Ortiz dijo...

Claro, es lo que me echa atrás con estas películas, la intuición del esquematismo, del uso de una historia con fines algo espurios. Muy bien señalado por tu parte.