domingo, julio 15, 2007

Después de la revolución


Con este impactante titulo, acaba de aparecer el estudio que sobre la cinematografía de los hermanos Taviani ha llevado a cabo Hilario J. Rodríguez, el primero que se escribe en nuestro país sobre estos importantes realizadores italianos, a quienes se les rindió homenaje en el pasado festival internacional de cine de Huesca, al que acudieron para recibir el premio “Luís Buñuel”.

Los libros de cine tienen una característica peculiar. La aventura que nos proponen no se acaba con la lectura de los mismos, sino que se puede decir que es entonces cuando empieza. Generalmente, suponen una puerta a otro tipo de experiencia: el visionado de determinados films. El libro de Hilario repasa de un modo exhaustivo todas las películas de los hermanos Taviani: “Padre padrone”, “Allonsanfan”, “Good morning, Babilonia”, “Kaos”, “La noche de San Lorenzo”, “El prado”, “Las afinidades electivas”, “La casa de las alondras”, etc. Y lo hace con su peculiar estilo, derrochando erudición de un modo ameno, mezclando su propia experiencia con datos históricos, y narrándonos los temas fundamentales de los protagonistas de su estudio como si nos estuviera ofreciendo una novela.
Resulta evidente que este libro lleva un tremendo trabajo de documentación, lo que le da una densidad considerable. La prosa de Hilario Rodríguez se alterna con las palabras de los propios realizadores toscanos, recogidas en la mayoría de los casos de entrevistas aparecidas en distintas publicaciones, creando una sensación de diálogo, de encuentro entre amigos, que hace aún más interesante la lectura.

Las películas de los hermanos Taviani, nos dice Hilario, jamás han dejado de indagar en las posibilidades del cine como mecanismo fabulador y como laboratorio de formas.
Y eso mismo hace este libro, indagar en la obra y la personalidad de los Taviani, reuniendo toda serie de informaciones, dedicando incluso un capítulo a lo que han dicho otros críticos, salpicando todo el recorrido con interesantes reflexiones que ponen de manifiesto la erudición del autor, que fluye de un modo natural, sin pedantería ni amaneramientos.

Quiero mencionar también que al final del libro se nos ofrece un breve “Diccionario Taviani del audiovisual”, compuesto con fragmentos de declaraciones hechas por estos directores a lo largo del tiempo y referidas a su propia concepción del cine. Podemos encontrar frases como las siguientes:
El cine es una divertidísima máquina de hacer trucos.
El aburrimiento es el enemigo más peligroso de toda forma de espectáculo.
Nosotros estamos a favor de los exagerados.
No nos cabe duda de que un elemento que deberíamos mantener siempre en nuestro quehacer cinematográfico es la ironía.
La verdadera autonomía de una obra: la claridad en la simplicidad.


El libro “Después de la revolución” está bellamente editado, al igual que el otro título que la editorial Calamar acaba de sacar al mercado, “Pilar Miró, directora de cine”, enmarcados en la colección “Huesca de cine”. Ambos tienen una presencia y una composición que invitan a sumergirse en ellos, en sus letras y en sus cuidadas fotografías.

9 comentarios:

luis dijo...

Hola mIGUEL, tu relato sobre el padre que cree que no merece la admiración de su hijo, me ha gustado mucho, hoy he tenido un mal día....en fín.....muy bonito....dices mucho más de lo que parece.....
Y es cierto el trabajo... no era tan malo como parecía................muy interesante tus reseñas sobre los 2 libros publicados por el festival de cine de Huesca....

Saludos,,,,,,,,,,,,,,te voy a enlazar a mi blog............y que bonito es el relato del padre y eñ crio.....

josé romero dijo...

El libro de los Taviani que compartes con nosotros se adivina sensacional. Apenas a la altura de estos honestos y talentosos cineastas. Y el de la Miró, pues indispensable también.

Clarice Baricco dijo...

Maravillosos suenan. Me gusta mucho comprar libros sobre cine y genial tu recomendación. Apuntados y a buscarlos. Fíjate que hoy precisamente deseaba recomendar libros sobre cine en el programa. Así que va por delante tu nombre. Gracias como siempre.

Abrazos cinéfilos.

Francisco dijo...

Me parece un blog magnífico. Llevo toda la vida leyendo libros de cine y me ha sido muy grato el descubrir esta colección de posts.
Seguiré entrando frecuentemente y con tu permiso te enlazo en mi blog. La dirección es: fmaesteban.blogspot.com
Saludos.

Pamela Albarracín dijo...

Que interesante querido Miguel, muchas gracias por la recomendación.
En mi coleccción de películas está Padre Padrone, una película de aquellas que dejan nudos en el corazón.
Te dejo un abrazo grande, mi respeto y cariño.

tu amiga

Miguel Sanfeliu dijo...

Luis, me alegra que te haya gustado mi relato y te agradezco el comentario.

José, es un libro muy bueno el de los Taviani. El de Pilar Miró aún no lo he leído.

Clarice, pues me parece genial que recomiendes estos libros en tu programa, de verdad, gracias.

Francisco, encantado de que hayas encontrado aquí textos de tu interés.

Pamela, "Padre Padrone" es como un puñetazo en el estómago, una película que me "dolió" cuando la vi. Siempre es una alegría verte por aquí.

Un abrazo y gracias por los comentarios.

Francisco Ortiz dijo...

Pienso a veces que me gustaría leer más sobre cine y ver menos películas, un pensamiento raro. Así que este libro es de los que queda anotado, y también recuperar algunas películas de los Taviani. Un saludo.

Hilario J. Rodríguez dijo...

Hola, José Miguel; y hola también a la gente que comparte contigo este magnífico blog.
Te agradezco de forma infinita la generosa introducción que has hecho tanto al libro sobre los hermanos Taviani como al libro sobre Pilar Miró.
Cuando acudí al Festival de Huesca para presentar "Después de la revolución", coincidí con los hermanos Taviani, a quienes no siempre he conseguido entender, algo que dejo claro en algunas partes del libro. Ellos, que ya habían leído la obra cuando nos encontramos, se mostraron en todo momento receptivos con respecto a mis 'pegas' y a mis 'dificultades', y me escribieron una dedicatoria en un ejemplar que me gustaría compartir contigo y con el resto de compañeros que han hecho comentarios en tu blog:
"Querido Hilario (traduzco del italiano):
Somos dos cineastas toscanos muy mayores que hoy se encuentran con un escritor español muy joven (bueno, calculo que a ellos, con ochenta años, yo les parezco muy joven); todos nosotros somos personas procedentes de lugares distintos y pertenecemos a épocas distintas, que hoy encuentran un territorio común, que es el cine. Al leer cómo luchabas para intentar conocer y entender nuestras películas, nos has hecho sentir jóvenes, porque hemos sentido que el trabajo que hemos desarrollado a lo largo de los últimos cincuenta años sigue vivo y que suscita todavía diálogo con las nuevas generaciones.
Con cariño.
Paolo y Vittorio Taviani".
Te escribo esto, José Miguel, porque tú hoy también me has hecho sentir joven, al hacerme ver que también un libro mío puede suscitar el diálogo.
Mil gracias.
Y un fuerte abrazo.
Hilario

Miguel Sanfeliu dijo...

Francisco, es interesante leer sobre cine, encuentra uno libros muy esclarecedores. Y como he dicho, estos libros no te hacen ver menos cine sino ver más.

Hilario, muchísimas gracias por tu comentario, que aporta nuevos datos sobre el trabajo de redacción del libro, y por compartir aquí esa espléndida dedicatoria.

Saludos.