miércoles, julio 05, 2006

Olvídate de mí


Esta es una película de amor bastante atípica, aunque sujeta al esquema clásico de chico pierde a chica y chico recupera chica. También es una película de ciencia ficción atípica, porque el elemento fantástico se centra en un artefacto que permite borrar de la mente a alguien a quien no se quiere volver a ver, anular todos los recuerdos que hagan referencia a esa persona. Pero también es una película de autor, ya que transmite una forma personal de ver las cosas; y también en este sentido es atípica, porque más que reflejar el mundo del director, nos muestra el particular modo de ver las cosas que tiene su guionista: Charlie Kaufman, quien ya ha demostrado ser poseedor de un universo propio y de una muy original forma de contarnos historias con anteriores guiones suyos como "Adaptation" o "Cómo ser John Malkovich". El mérito que tiene Michel Gondry como director es precisamente el de haber sabido reflejar fielmente la particular imaginería de Kaufman.
El primer largometraje de Gondry se basó en otro guión de Kaufman: "Human nature".

La idea original de este film partió de una conversación de Gondry con el artista Pierre Bismuth, en la que se plantearon qué ocurriría si fueses borrado de la mente de alguien. A partir de aquí, el elaborado guión de Kaufman despliega una historia rica en matices, una reflexión sobre la memoria, sobre el amor, sobre la existencia en suma. Nos encontramos ante un sincronizado procedimiento de deconstrucción visual de la historia, planteada como un complejo puzzle lleno de saltos temporales que van configurando, mediante escenas oníricas en las que los escenarios se desvanecen y los personajes saltan de un lugar a otro, de un tiempo a otro, una romántica historia que parte del desamor para terminar encontrando el amor, ése sentimiento que es mucho más que un montón de recuerdos y cuya naturaleza inalcanzable lo convierte en algo inexplicable capaz de trascender las meras vivencias y de ingeniárselas para volver a unir a los enamorados, que deben cumplir así su destino ineludible.

Cuando Joel se entera de que su novia Clementine le ha borrado de su mente, se enfurece y decide hacer lo mismo: borrarla a ella de la suya. La consulta del doctor capaz de realizar tan inusual tratamiento está repleta de "pacientes" cargados con bolsas de plásticos llenas de objetos que, por uno u otro motivo, les vinculan al ser que quieren eliminar de sus cabezas. El doctor admite que en San Valentín la consulta tiene mucho trabajo. Cuando el «proceso de borrado» comienza en la casa de Joel, la película desarrolla todas sus posibilidades. Por un lado, veremos lo que ocurre en la habitación, los esfuerzos e interacciones entre los encargados de realizar el trabajo encomendado, que se convierten en perseguidores de recuerdos. Y por otro, lo que ocurre en la mente de Joel, que va reviviendo su relación con Clementine, desde los momentos más recientes hacia atrás, hasta llegar a un recuerdo particularmente agradable, un recuerdo que no quiere perder y que es el que le hace comprender que no desea que su relación con ella desaparezca. Quiere detener aquello, pero es demasiado tarde. No obstante intentará varias opciones, como llevar a Clementine a un recuerdo al que ella no pertenezca para esconderla, configurando así una de las más originales persecuciones vistas en cine.

Todas las complejidades de los personajes están perfectamente matizadas por unas actuaciones impecables. Tanto Jim Carrey como Kate Winslet están sublimes, alejados de muecas y estereotipos, y lo mismo ocurre con el resto de los actores, lo cual incrementa la eficacia de esta reflexión sobre qué sentido tendría la vida sin los recuerdos, este recorrido visual capaz de transmitir la angustia que supone perder las vivencias.

21 comentarios:

lalala dijo...

punto punto punto

Alicia Liddell dijo...

La memoria, la realidad y lo imaginado resulta ser un tema recurrente y que la ciencia ficción ha sabido explotar de forma excelente, tanto en literatura como en cine.

Desde 1984, la manipulación continua de la realidad para hacer creer que lo que ha pasado no ha pasado o al contrario, los creadores han profundizado en ese filón existencial. ¿Lo que veo, siento, oigo y vivo en real? ¿Soy producto del sueño de un demiurgo?

Los robots sueñan con ovejas mecánicas, ¿o son las ovejas mecánicas las que sueñan con robots?
¿Soy una oveja mecánica o un replicante?

José Antonio Galloso dijo...

La buscaré, quiero verla.
Gracias
Buena reseña

Alvy Singer dijo...

Una obra sencillamente maestra. Es que empezando y acabando por la melancólica versión del Beck del Everybody's gotta learn sometimes es una película excelente.

Clarice Baricco dijo...

Es una buena película.
Acá en México la titularon:
"Eterno resplandor de una mente sin recuerdos".

Me agrada saber que te gusta el cine.
Es uno de mis vicios.

En mi blog tengo varios textos sobre películas, así que ya podremos tener más charlas sobre nuestros gustos.

Te abrazo cinefilamente...

...y ha sido hermoso conocerte.

sfer dijo...

Clarice: bravo por México! es muchísimo más fiel al original inglés ("eternal sunshine of the spotless mind") que el título original de España, que no invitaba para nada a ir a verla (una tiene sus prejuicios... "Olvídate de mí", con Jim Carrey y la protagonista de Titanic?!? No gracias!!)

Pero gracias a dios, una a veces se olvida de sus prejuicios. El tándem Charlie Kaufman - Michel Gondry ayudó. Nada más verla, me prendé de ella. Ahora la tengo a buen recaudo en mi devedeteca. Cayó como un mazazo en una época en la que hacía mucho tiempo (quizá desde "El club de la lucha"?) en la que el cine occidental me sorprendía bien poco.

malambruno dijo...

Parece muy interesante pero, ¿seguro que Jim Carrey está bien?

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Un juego que se constsruye conforme vemos la película, un encaje progresivo de piezas irreversiblemente románticas.

Miguel Sanfeliu dijo...

Alicia, me parece muy interesante el tema que expones. Lo cierto es que la manipulación de la realidad es un filón inagotable. Y Philip K. Dick un autor indispensable y cada vez más actual.

Jose Antonio, gracias a ti por tu comentario.

Alvy, completamente de acuerdo.

Clarice, buscaré tus textos sobre cine. Es un placer recibir tus comentarios.

Sfer, tienes toda la razón. Aquí, cuando no dejamos un título en inglés, nos inventamos la traducción y nos quedamos tan anchos. Y habrá que comentar algún día "El club de la lucha", otra película muy interesante.

Malambruno, sí. Para mi gusto, Jim Carrey está bien en tres películas. La que acabo de comentar, El show de Truman y The man on the moon.

Miguel Ángel, las piezas se van creando y modificando sobre la marcha, ahí radica gran parte del interés. Gracias por tus palabras.

lalala, ¿punto y coma?

Alexandrós dijo...

Aún no recibí el libro, mañana buscaré la peli. Kafka recomiéndame un disco.
Un saludo

Laura Diaz dijo...

Por estos lares estamos en plenas vacaciones de invierno por lo que las salas de cine estrenas títulos infantiles. Esperaré ansiosa el estreno en Montevideo.

Me olvidaba. Una pregunta relacionada con el cambio de títulos que hacen en España, porqué todas las pelis en tu país son traducidas al español y no se presentan subtituladas? Siempre me impresionó (para mal)esa costumbre.
Un saludo

Alicia Liddell dijo...

Laura, porque somos un país de analfabetos y la gente no sabe leer.

Esto es una boutade, claro. Hace años existían las salas de "arte y ensayo" donde se exhibían las pelis en versión original. Los subtítulos, generalmente, eran penosos.

El público se acostumbró a los doblajes y hay que reconocer que los actores españoles son extraordinarios y, salvo excepciones, suelen mejorar la locución original.

Pero, efectivamente, privar a una película de la mitad de lo que la conforma es una mutilación, si bien, repito, a veces la pierna ortopédica es mejor que la original.

Miguel Sanfeliu dijo...

Alexandrós, en música mis gustos son muy variados. Te puedo decir que uno de los últimos cd que compré fue uno de Cyndi Lauper titulado "At last" y que, además, estaba rebajado.
Otros: Dylan, Meat Loaf, Nick Cave, Diana Krall, Eric Satie, Thelonius Monk, bandas sonoras como la de "La letra escarlata", etc. Ya ves, un lío.

Laura, no puedo añadir nada a la completa explicación de Alicia.
Lo malo de los doblajes es que la gente se acostumbra a ellos.

Alicia, un saludo.

solodelibros dijo...

Opino como Sfer: el título no invitaba nada a verla, pero luego te llevas una grata sorpresa. Una película atípica, con sorpresas y guiños, y con unos Carrey y Winslet fuera de lo normal (por el rol de sus papeles, me refiero).

Diego Zúñiga dijo...

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos... aquí en Chile también fue titulada así, y me parece un título mucho más atrayente que el español, en fin, traducciones y traducciones... un problema, aunque una vez Bolañoe scribió un artículo donde hablaba de la traducción como un yunque y explicaba que las grandes obras resisten las traducciones... sino c{omo Faulkner amaba el Quijote y leía todos los años...en fin, para variar terminé hablando de tora cosa... lo que sí.. "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos" me pareció una película notable, está, junto a "Perdidos en Tokio", "Closer" y "Antes del atardecer", entre mis películas de amor favoritas... o mejor dicho, entre mis películas favoritas..
saludos

Rosa Silverio dijo...

No he visto la película pero confieso que me produce mucha curiosidad. Veré si la alquilo y luego te cuento cómo me fue. La verdad es que no me gusta Jim Carrey y sólo lo soporté en The Truman Show. Pero después de esto y de los comentarios que he leído, le daré un chance.

Miguel Sanfeliu dijo...

Solodelibros, gracias por el comentario. Totalmente de acuerdo.

Diego, yo creo que con las traducciones siempre se pierde algo, pero claro, muchas veces no tenemos más remedio que recurrir a ellas.
Por cierto, si "Perdidos en Tokio" es la adaptación del título "Lost in traslations", veo que también por ahí tenéis casos parecidos.

Rosa, espero que me cuentes lo que te parece la película.

Alicia Liddell dijo...

A Carey solo le soporté en lo de Truman, pero porque estaba Ed Harris.

Kafka, hoy fuí a recoger El Síndrome Chejov en mi librería favorita. Ví un ejemplar de Cuadernos de un Mamífero de Satie, editado por Acantilado.

Le dí un vistazo y es una preciosidad de edición, con dibujos.

Miguel Sanfeliu dijo...

Alicia, no sé qué te pasa con Ed Harris. Creo que es buen actor, aunque es cierto que todavía no parece haber encontrado "su" papel.

El libro que me comentas suena bien, le echaré un vistazo.

En cuanto al libro, espero tu opinión.

Un saludo.

Alicia Liddell dijo...

¿Qué qué me pasa con Ed Harris? Pues que es un actor soberbio, que me cae de coña desde que fue uno de los que tuvo los huevos de no levantarse ni aplaudir cuando a Elia Kazan le dieron el Oscar honorífico.

Hace un par de años fui a ver una peli que me apetecia muchísimo: La mancha humana. Que estuviera basada en una novela de Phillip Roth era determinante. Que los papeles principales estuvieran interpretados por la Kidman y Hopkins añadía gusto al guiso.

Salí del cine cabreada. La peli era un PETARDO, la interpretación flojísima ... a excepción de Ed Harris que estaba impresionante.

La primera vez que le recuerdo en una peli fue "Elegidos para la gloria" y creo que desde ese momento me arrebató el sentido común.

Yo también tengo debilidades. Prometo no descubrir más.

Miguel Sanfeliu dijo...

OK, entendí mal el comentario anterior, mea culpa. Ya me extrañaba a mí. No obstante, sigo pensando que no ha encontrado todavía el gran papel que le venga como anillo al dedo, no sé si me explico. Ed Harris es un gran actor y, sin embargo, parece que tenga consideración de actor secundario. Y eso pese a películas como "Pollock".