martes, septiembre 18, 2018

Javier Moreno - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Por la creencia (muchas veces infundada) de que lo que me interesa a mí (pensamientos, vivencias) le interesará a alguien más. Por otra parte, para mí la escritura es una disciplina para tratar de conocerme mejor a mí y al mundo, un ejercicio del que me resultaría imposible prescindir.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

 Escribo casi en cualquier circunstancia y ocasión, sin un horario preestablecido, siempre que me sienta espoleado por el aguijón de una idea. No suelo sentarme delante del ordenador a ver qué pasa salvo en las tareas de corrección de un texto.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

 No creo tener una temática concreta. Me interesan, eso sí, las nuevas tecnologías y el impacto que estas tienen en nuestra manera de ver el mundo, incluso a nosotros mismos. Es un rasgo temático que suele aparecer en mis novelas e incluso en mis poemas.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Michel Leiris decía que la literatura era como la tauromaquia, que uno debía escribir sintiendo que se la jugaba en cada página, como el torero delante del toro. Ese es el ánimo con el que me siento a la hora de escribir.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Empiezo a escribir llevado por una idea. No hago -casi- ninguna planificación. En mi literatura (lo sabe cualquiera que se haya asomado a ella) la trama no resulta relevante sino el estilo, las imágenes que se enlazan las unas con las otras, las iluminaciones psicológicas o sociológicas que el lector pueda encontrar en sus páginas. No persigo entretener a nadie con una historia, eso lo hacen muy bien las series de Netflix.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Los escritores solemos citar a aquellos autores que nos gustaría que nos hubiesen influido. Esa lista, en mi caso, sería tan amplia que, por ponderación, dichos autores casi resultarían individualmente irrelevantes. Aún así mencionaré (me ceñiré a la narrativa) a Borges, Virginia Woolf, Clarice Lispector, Miguel Espinosa, Georges Perec, Julio Cortázar, Felisberto Hernández, Michel Houellebecq, Enrique Vila-Matas, José Lezama Lima, César Aira, David Foster Wallace...

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Mi último libro publicado es un libro de relatos Un paseo por la desgracia ajena, y el próximo será una novela que verá la luz (si todo va bien) el año que viene y a cuyo título todavía le ando dando vueltas. Un paseo por la desgracia ajena es, como el título anticipa, un conjunto de relatos con una temática común, las desgracias (todas distintas) que acucian a los personajes protagonistas. Ricos cuya última excentricidad consiste en suicidarse ante el objetivo de una pareja de artistas del selfie. Un arquitecto que contacta a través de las redes sociales a chicas para que fotografíen partes de su cuerpo que servirán de modelos para el diseño de vanguardistas elementos arquitectónicos. Una nueva aplicación de móvil que tiene acceso a nuestros datos y decide por nosotros todas las acciones de nuestra vida. Un hombre estatua que filosofa mientras imita el gesto del cogito de Descartes. Un joven obeso agraciado con un premio que consiste en encerrarse en un almacén de  caramelos Solano por tiempo indefinido o un hombre que protagoniza el anuncio más largo de la historia: su propia vida.





Javier Moreno ha cursado estudios de Matemáticas y de Teoría de la literatura y literatura comparada. Es autor de las novelas Click (2008), Alma (2011), 2020 (2013) y Acontecimiento (Salto de Página, 2015); y de los libros de relatos Atractores extraños (InÉditor, 2009) –finalista del premio SETENIL 2010- y Un paseo por la desgracia ajena (Salto de Página, 2017). Ha publicado los libros de poesía Cortes publicitarios (galardonado con el Premio Nacional de Poesía Fundación Cultural Miguel Hernández, ed. Devenir, 2006), Acabado en diamante (Premio Internacional de Poesía Joven La Garúa, La Garúa, 2009), Renacimiento (Icaria, 2009), Cadenas de búsqueda (El Desvelo, 2012) y La imagen y su semejanza (La Garúa, 2015). Fruto de su investigación en el terreno de la relación literatura-ciencia son las publicaciones incluidas en Malos tiempos para la épica (Visor, 2013), Pasos hacia una epistemocrítica hispánica (Épistémocritique, Nº 16, 2017), #Nodos (Next Door, 2017) y Eureka (Abada, 2018). Es autor asimismo de las obras de Teatro La balsa de Medusa y Sala de Juegos, representadas en Espacio Escénico DT, Nave 73 y Teatro Romea.

martes, septiembre 11, 2018

Sergio Bizzio - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Porque me gusta.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Ninguna superstición ni manía, solamente la costumbre de levantarme muy temprano, alrededor de las cuatro o cinco de la mañana. Más tranquilidad no puedo pedir.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

No tengo preocupaciones previas, y mucho menos temáticas. Lo interesante aparece porque escribo.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

No, ninguno.

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Me dejo llevar. Incluso si antes lo he planificado.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

César Aira, Kafka, Flann O´Brian.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Lo último que publiqué es la novela “Diez días en Re”. Lo que estoy escribiendo ahora, bueno, ya veremos qué resulta. A comienzos de 2019 voy a publicar un libro con tres relatos largos.



Sergio Bizzio. Narrador, guionista y director de cine, músico. Ha publicado más veinte libros, entre los que cabe mencionar las novelas En esa época (Premio Emecé 2001), Rabia (Premio Internacional de la Diversidad 2004, España), Era el cielo (2007), Realidad (2008), Aiwa (2009, Premio Municipal de literatura), El escritor comido (2010), Borgestein (2012), Dos fantasías espaciales (2015), Mi vida en Huel (2016) y Diez días en Re (2017). Su obra literaria ha sido traducida y publicada en Inglaterra, Francia, Bélgica, Israel, Brasil, Italia, España, Uruguay, Bulgaria, Alemania y Holanda.

lunes, septiembre 03, 2018

Luciana Czudnowski - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Siempre me fascinó la lectura. Supongo que escribo como consecuencia de eso, por haber estado rodeada de libros que me marcaron. Leer de forma compulsiva, enamorarme de las formas de contar de otros, de sus recursos, pensar: “cómo hizo tal autor para lograr esa frase, ese final, etc”, en algún momento todo eso decantó en ganas de escribir textos propios.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

Llevo conmigo mi libreta y voy tomando notas de situaciones que veo o escucho. Frases sueltas, en general. Algunas primeras versiones de cuentos o novelas surgen así, de una imagen inicial que me persigue y voy siguiendo para entender hacia dónde va. El trabajo de escritura viene después, al pasar el material a la computadora e ir indagando en la historia. Necesito estar en un lugar tranquilo: una biblioteca, mi casa, un bar. Generalmente escribo muchas versiones de un mismo texto.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

No lo tengo muy claro antes de escribir, pero si pienso en algunos temas que se repiten en mis textos, podrían ser: la enfermedad, el pudor, el humor negro.

4.- ¿Algún principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Dedicarle tiempo al texto, sentarse y trabajar. Perseverar. Tengo en mente lo que decía Flannery O´ Connor en “Para escribir cuentos”: “Cada mañana entre las 9 y las 12 voy a mi estudio y me siento frente a una hoja de papel. Muchas veces solo me quedo ahí durante tres horas sin que ninguna idea aparezca. Sin embargo, sé una cosa: si alguna idea aparece entre las 9 y las 12, estoy ahí lista para ella”.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el principio?

Parto de una imagen inicial que por alguna razón que desconozco se me impone. No sé bien por qué, pero esa imagen tiene una resonancia en mí que me atraviesa, y que no me deja tranquila. Esa intranquilidad es la que me mantiene conectada con el material, escribo para ir develando un misterio y así va surgiendo la historia. La planificación sería esa: seguir la imagen, dejarme llevar durante el proceso; a veces  me genera mucha ansiedad, una suerte de vértigo, pero un vértigo que disfruto. Creo que si tuviese todo planificado desde el principio me aburriría.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Los siete locos, de Arlt, La condesa sangrienta, de Pizarnik, Mientras agonizo de Faulkner, Bartleby, de Melville. Algunos cuentos de Flannery O´ Connor, algunos cuentos de Chéjov y de Cheever. Podría seguir…  

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Lo último que publiqué fue “Trabajo práctico”, un cuento que editó la revista Carapachay o la guerrilla del junco número 7. Adjunto el link por si quieren leerlo: https://revistacarapachay.com/2017/09/28/1833/




Luciana Czudnowski nació en Buenos Aires en 1983. En 2015 publicó Chuan, su primera novela, por Editorial Conejos. Publicó cuentos en revistas como La Balandra y Carapachay o la guerrilla del junco, entre otras. Es autora de Rumiantes, libro de cuentos que recibió una Mención de Honor en el Fondo Nacional de las Artes en 2008. En 2006 recibió una mención en el Concurso Interamericano de Cuentos de la Fundación Avon por “Cuando no pueda volver”, relato que fue incluido en la antología Mujeres que alzan la voz (Ed. El Escriba, 2009). Otro de sus cuentos, “Un nido recién pintado”, fue premiado en el concurso de Cuento Digital 2012 organizado por Banco Itaú y el Grupo Alejandría. Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras en la Universidad de Buenos Aires. También realizó estudios de Redacción Creativa en la Escuela Superior de Creativos Publicitarios. Asistió a diversos talleres de escritura, clínicas de narrativa y de dramaturgia. Trabaja como docente de español para extranjeros y como redactora. Dicta talleres de escritura y colabora con reseñas y entrevistas en diversos blogs.

lunes, julio 30, 2018

Chica, chico, chica



Cuando uno se enfrenta a un libro, realiza una lectura personal, ligada a sus intereses, buscando algo concreto. Supongo que dos personas pueden leer el mismo libro y luego descubrir que cada uno se ha fijado en detalles diferentes. Digo esto porque, aunque la experiencia de Savannah Knoop en la época en que se hizo pasar por el escritor J. T. Leroy me resulta interesante, lo que yo perseguía en las páginas de Chica, chico, chica era la figura de Laura Albert, la artífice de todo el tinglado, la que realmente manejó los hilos de toda esta historia.
Todo lo relacionado con J. T. Leroy me interesa. Me parece un episodio fascinante. Por si alguien no lo conoce, os pongo rápidamente en antecedentes. J. T. Leroy es el autor de los libros Sarah, El corazón es mentiroso y El final de Harold. El primero de ellos, Sarah, se publicó en 1999 y se vendió como la historia autobiográfica de un joven hijo de una prostituta que había crecido en un mundo sórdido y terrible, trabajando como chapero y adicto a las drogas. Una historia que sobrecogió a todo el que la leyó. Tanto es así que pronto la gente quiso saber más sobre ese joven héroe que había conseguido salir de la marginalidad contando su historia por escrito y convirtiéndose, de inmediato, en un autor que suscitaba el máximo interés. Muchos famosos querían conocerlo y mostraban en público su admiración. El muchacho siempre daba largas para no conceder entrevistas en persona, sólo por escrito o por teléfono, pero al final se vio obligado a aparecer, a asistir a las fiestas de los famosos, a codearse con Asia Argento, que incluso llevó al cine el segundo de los libros de Leroy, El corazón es mentiroso, con Dennis Cooper, Winona Ryder, Carrie Fischer, Courtney Love, Gus Van Sant, Bono… El único problema es que J. T. Leroy no existía. La persona que se hizo pasar por él fue en realidad una mujer, Savannah Knoop, la cuñada de Laura Albert. Laura Albert, la verdadera autora de los libros y la que diseñó toda la campaña de promoción de sus obras y su autor maldito, la mujer que luego fue juzgada y condenada por fraude por haber conseguido engañar durante casi diez años a la más respetada élite cultural y periodística.




Ahora Savannah escribe un libro contando su experiencia durante todo el tiempo que duró la impostura. Es un libro con cierto tono catártico en el que llega a confesar que, durante aquella época, se hizo adicta al personaje porque le permitía vivir una realidad muy alejada de la que podía aspirar. La vida de Savannah Knoop, ayudante de camarera en un restaurante tailandés, con sueños de convertirse en diseñadora y aficionada a la capoeira, estaba muy lejos del glamour que rodeaba la figura de J. T. Leroy.  Tal como dice un productor en un momento dado: "Cuando uno ve su nombre, puede estar seguro de que el proyecto será algo innovador, fresco, moderno". Todo era demasiado tentador. Pero ser una chica que se hace pasar por un chico que a su vez quiere hacerse pasar por una chica no resulta fácil y, desde luego, conlleva un coste elevado.
Nos habla en el libro de fiestas, de la gente que conoció, de su romance con Asia Argento, de su pánico escénico, de su vulnerabilidad, y de cómo, pese a todo, sigue adelante, dejándose guiar por Laura Albert, que permanece siempre a su lado, interpretando el papel de Speedy, la asesora de Leroy, su persona de confianza.




Y, como ya dije, es esa persona que aparece casi en la sombra la que me interesa. Savannah la muestra sin entrar en profundidad en su personalidad, en cómo diseñaba su estrategia. No sabemos si tenía todo pensado desde el principio o si iba improvisando sobre la marcha. Pero nos la muestra de un modo directo, a través de sus actos, y nos vamos haciendo una idea de la ambición desmedida que la movía y la inteligencia con la que conseguía siempre mantenerse a flote.
Laura Albert era una joven con problemas de obesidad y baja autoestima. La primera vez que la ve, Savannah la describe así: "Tenía un aire clásico, como una lechera de Rembrandt: mejillas carnosas y rosadas que acentuaban su piel blanca, labios finos y rizos de querubín que asomaban por debajo de un ajustado sombrero de punto marrón". También nos dice que comía sin degustar la comida, de forma compulsiva. Y que tenía "talento, labia e ingenio. Le daba igual ofender a alguien si con ello dejaba claras sus convicciones. No se permitía pasar desapercibida, jamás aceptaba un no por respuesta y nunca se callaba para encajar con el grupo". Trabajaba en un servicio de sexo telefónico. Con su marido, Geoff, el hermano de Savannah, formó un grupo llamado Daddy Don´t Go. Ella promocionaba el grupo consiguiendo salir en revistas y periódicos alternativos, también empapelaba paredes y postes con carteles de la banda, y conseguían agotar las entradas de sus conciertos. Laura era la cantante principal, pero eso le ocasionaba mucha presión.




Cuenta Savannah que Laura, cuando era adolescente, llamaba a teléfonos de emergencias haciéndose pasar por chicos descarriados y contando sus experiencias a través de ellos. Conoció al doctor Terence Owens, jefe de la planta de pediatría del hospital St. Mary´s, y fue éste quien le aconsejó que escribiera esas vivencias y que él compartiría esos escritos con sus alumnos de trabajo social.
Cuando se disolvió el grupo, "Laura se puso a escribir más en serio. Esbozó una historia desde el punto de vista de un adolescente que se escapa de casa, un personaje con el que uno empatiza al instante tanto por su juventud como por ser un superviviente nato". En un momento dado, quiso saber qué reacción provocaban sus escritos y contactó con escritores a los que admiraba, haciéndose pasar por su personaje: Jeremiah Terminator Leroy. Habló con Sharon Olds, mantuvo una regular relación con Dennis Cooper durante años. Le presentaron a otras personas, la animaron a seguir escribiendo y le buscaron editor. Sarah y El corazón es mentiroso se convirtieron rápidamente en un fenómeno de crítica y ventas. Leroy era el autor de moda y todo el mundo quería conocerlo. Laura dio todas las largas que pudo para evitar que su creación tuviera que exponerse al público, pero la presión era demasiado fuerte y recurrió a Savannah.




Savannah nos dice que leyó los libros en un solo día y que le parecieron historias "hermosas y sinceras, al margen de quién las hubiera escrito". Y esta es una de las cosas que más me interesan de este caso. Si los libros eran tan impactantes, si la historia era tan conmovedora, si estaban tan bien escritos, ¿no debería dar igual que fueran o no reales? O, mejor dicho, una vez eliminado el hecho de que fueran autobiográficos, ¿los libros dejaban de tener valor, dejaban de ser buena literatura?

En el epílogo de El final de Harold, escribe Michael Ray:
"La mayoría de los autores crecen de manera gradual. Sintonizan con un modo de percibir el mundo, de ordenar sus palabras. El éxito puede paralizar dicho proceso, ya que tienen la tendencia a identificar y proteger lo que se les alaba. El avance de J.T. es más valiente y más dramático, como el de un río que salta sobre los desniveles. Impulsa su escritura con tesón para convertirla en más clara y más hermosa, frase a frase: su facilidad para el riesgo hace que cada una de esas frases desprenda el escalofrío de un experimento potencialmente peligroso".

Laura perdió peso en poco tiempo. "Dejó de llevar los vestidos de rayón y las sandalias de siempre, y empezó a poner todo su empeño en cuidar su imagen". Convenció a su cuñada para que se hiciera pasar por Leroy para una sesión fotográfica, sólo sería una vez. Pero poco a poco el asunto se les va de las manos y va tomando unas dimensiones inesperadas que únicamente les permite dejarse llevar y adaptarse lo más rápidamente posible. A lo largo del libro vemos siempre la sombra de Laura, interpretando el papel de Speedy, atenta a cubrir los silencios de Savannah/JT, interpretándola, justificándola, dirigiéndola como un director de cine. La vemos reprimida y no podemos de dejar de preguntarnos qué se le pasaría por la cabeza al ver los focos en su creación, los focos que en realidad le correspondían a ella.




Resultan indudables sus dotes como manager, su capacidad para moverse en esa jungla de artistas, de egos, de proyectos, de negocios. Escribe artículos de opinión e incluso está a punto de convertirse en guionista de series cuando salta el escándalo a raíz de la publicación del artículo de Warren St. John, periodista del New York Times, en el que pone al descubierto el engaño. Pero esa es otra historia, sin duda tan interesante como esta, y espero que algún día sea la propia Laura Albert quien la cuente.
Mientras tanto, me pregunto si Laura Albert tiene o no por delante una posible carrera literaria. ¿Sigue siendo una buena escritora? ¿O quizá no lo fue nunca y lo que se encumbró fue un bluff lo suficientemente sórdido como para despertar el morbo y la ambición de la industria? Paul Auster dijo en su momento: "A mí toda la historia me parece fascinante, muy literaria. Aunque me faltan detalles, no creo que haya traicionado a sus lectores. Ella escribía ficción así que, en ese sentido, no engañó a nadie"
Mientras estas preguntas esperan su respuesta, no es mala idea acercarse a este libro en el que Savannah Knoop nos cuenta cómo fue su vida cuando se convirtió en un escritor de éxito y se codeó con las grandes estrellas. Una historia fascinante.


CHICA, CHICO, CHICA, por Savannah Knoop
Ediciones Alpha Decay, S.A. - Barcelona
1ª edición: 2018.

martes, junio 19, 2018

Javier Sarti - Extrañas geometrías



Extrañas geometrías es un libro compuesto por doce relatos en los que los protagonistas se enfrentan a una realidad que, de repente, se presenta como algo extraño e incomprensible, algo que encierra un significado oculto que apenas son capaces de vislumbrar. De este modo, nos habla de las relaciones personales, los conflictos de pareja, la desconfianza, los celos, el sentimiento de culpa, las rutinas quebradas o el secreto mundo del escritor.
Historias cotidianas, protagonizadas por personajes poco relevantes, más bien grises. Un hombre se encuentra ante el enigma de una gota de agua que le cae encima siempre a la misma hora y en el mismo sitio y, sin embargo, sin ninguna causa aparente, lo cual llega a obsesionarle. El caso de una mujer que descubre extraños mensajes en el móvil de su marido, una compañía telefónica que parece mostrarse especialmente cariñosa, se convierte en una historia de destinos cruzados y malentendidos que se complica cada vez más. La historia de los tiempos nuevos que sustituyen a los viejos pero que, casi con toda seguridad, se enfrentarán a las mismas dudas, a las mismas cuestiones, que parece plantear un inofensivo test. Los divertidos y absurdos mensajes que aparecen en el contestador de una pareja que, poco a poco, irá intuyendo que encierran una tragedia. La confesión de una mujer desde su celda. El grupo de turistas que se encuentran con una excesivamente generosa anciana. La mujer que encuentra a su marido muerto y se enfrenta a un vacío que irá cambiando su mundo al realizar un inesperado descubrimiento. El trabajo de transcribir un libro que trata sobre una materia incomprensible se convierte en la clave de la supervivencia de una pareja. La historia de un escritor que se enfrenta a su propia vanidad al dedicar un libro en un supermercado se convierte en uno de los cuentos más divertidos y a la vez más patéticos del libro. El destructivo sentimiento de culpa que va desmoronando a un hombre. El hombre que escribe relatos sólo para una persona, relatos muy especiales. Y, por último, casi como un poema, el cuento que plantea los dilemas a los que se enfrenta un escritor al intentar narrar una historia.
Un libro de escritura vertiginosa que tiene la capacidad de captar la atención del lector de un modo directo y enigmático. Tal vez suene a tópico decir que se trata de un libro adictivo, pero creo que es el término que mejor lo define. El mundo de Javier Sarti , que es el nuestro, se presenta como un lugar misterioso y, en muchos aspectos, insatisfactorio. Y todo el mundo sabe que es del sentimiento de insatisfacción de donde nace la buena literatura.
Recomiendo la lectura de este libro que incomoda y cuestiona lo que consideramos como cierto e inamovible, que nos hace pensar que las cosas no siempre son lo que parecen y que, tras cada uno de los cuentos, consigue dejarnos un poco noqueados y pensativos.
Javier Sarti es autor de cuatro novelas publicadas en editoriales tan conocidas como Alianza o Espasa, y ganador de varios premios, entre ellos el Premio de Novela Ateneo-Ciudad de Valladolid en 2010 con Piranesi construido. La aparición de su libro de relatos Extrañas geometrías me ha dado la oportunidad de adentrarme en el universo de un autor que me ha sorprendido en muchos aspectos.

domingo, junio 10, 2018

Feria del Libro de Madrid 2018

Un año más comparto en este blog imágenes de la Feria del Libro de Madrid. Esta edición se ha resentido por los días de lluvia, pero la gente ha seguido visitándola a pesar de que todos los fines de semana nos ponían en alerta por el mal tiempo, lo que tal vez haya desanimado a más de uno a acercarse. Gran error.

Las nubes no consiguieron evitar que el último sábado apenas se pudiera caminar por la Feria.

Os dejo las fotos de algunos de los autores que estuvieron firmando.

Marian Torrejón firmaba su novela "Brillo de asfalto" (ediciones Fórcola)

Mircea Cărtărescu, firmaba "Solenoide" y el resto de su obra.

Agustín Fernández Mallo, ganador del último Premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral.

Fernando Aramburu

Antonio Orejudo

Marta Sanz

Juan José Millás

Care Santos

Carlos Frontera, firmando su libro de relatos "Andar sin ruido" (editorial Páginas de Espuma)

Ioana Gruia, escritora rumana afincada en Granada, ganadora del Premio Tiflos en 2016.

Ignacio Martínez de Pisón

Ana Blandiana

Andrés Amorós

Toni Hill

Anabel Botella

Rosa Montero

Andrés Trapiello

Fernando Savater

Javier Lostalé

Luis García Montero

Lorenzo Silva y Patricio Pron

Manuel Vilas

Javier Marías

Juan Eslava Galán

Boris Izaguirre

César Brandon, convertido en fenómeno de masas tras haber ganado la última edición del programa "Got Talent España"

Leticia Dolera

Martina, una autora con tantos seguidores que incluso colgó un cartel avisando que sólo firmaría 200 ejemplares.

Mónica Ojeda, firmando su novela "Mandíbula" (editorial Candaya)

Leonardo Padura

Llucia Ramis

Santiago Posteguillo

Federico Jiménez Losantos

José Luis Garci y Luis Alberto de Cuenca

Inmaculada de la Fuente, Nuria Capdevila y Recaredo Veredas en la caseta de la editorial Sílex/Tres Hermanas/Silonia (junto con Ana y Cristina).

En esa caseta tuve el placer de firmar ejemplares de "Cierta distancia" junto a Javier Morales, autor de "El día que dejé de comer animales" (en la foto con Cristina Pineda, de la editorial). La foto nos la hizo Marina Sanmartín.

También me encontré con escritores durante el paseo. Aquí con Jesús Marchamalo y la extraña coincidencia de llevar exactamente el mismo modelo de mochila.

David Roas.

José Luis Rodríguez (el selfie lo hizo él mismo con su teléfono)

Maite Núñez y Marian Torrejón

Sergi Bellver

El escritor Luis Quiñones