domingo, septiembre 12, 2010

Los 33


Una de las noticias que tienen al mundo conmovido es la situación de los 33 mineros chilenos que sobreviven a 700 metros de profundidad. Afortunadamente, se les puede hacer llegar comida y bebida. Incluso han podido hablar con sus familias y grabar vídeos que los muestran bien de salud y de humor. Aunque se dice que algunos de ellos presentan un cuadro depresivo.
Hay que excavar un nuevo túnel para llegar hasta ellos. Eso puede tardar unos tres meses en estar listo.
Tienen que sobrevivir ahí abajo todo ese tiempo. Mantener la moral. No cuestionar los liderazgos. Resolver problemas que pueden ser graves, como la basura o las necesidades fisiológicas, la cordura o posibles enfermedades. Dicen que se les ha dotado de un sistema que les permitirá mantener el ciclo día-noche.
Una historia terrible cuyo final todos esperamos que sea feliz.
Por otra parte, las familias les esperan en la superficie. Y a ellas se ha sumado mucha gente: periodistas, sacerdotes, artistas, voluntarios... Otro microcosmos digno de ser analizado.

3 comentarios:

Raúl dijo...

La noticia es tan dura como impactante, y es difícil (y casi injusto) que uno pueda abstraerse a lo que deebría de ser su esencia: las dificultades implícitas en la misma tragedia para quienes la sufren, tanto dentro, como fuera de esa mina.

Sin embargo, todo este circo mediático que la globalización y el mundo de las comunicaciones ofrecen de este grave hecho, tiene algo de "El gran carnaval", aquella maravillosa y mordiente película de Wilder, magistralmente protagonizada por Kirk Douglas, que no me acaba de complacer del todo.
Un abrazo.

Clarice Baricco dijo...

Es una historia que sigue sorprendiéndome, hiriéndome y a la vez, tratando de no perder la fe.
Por ellos.

Abrazos.

JOSE ROMERO dijo...

No dudes que luego vendrán los libros y la película. No falta el melodrama de esta tragedia en suspenso. saludos