viernes, noviembre 07, 2008

Entradas de cine


Cuenta Medardo Fraile en “Entradas de cine” que Rafael Azcona llegó a escribir un guión sobre la novela “Autobiografía”, de la que destacó su erotismo.

“Lo hizo en 1989 con el título de El Laberinto, y se encargó él mismo de buscarle un productor, Eduardo Ducay Berdejo, cuyo último éxito había sido El bosque animado. Ducay me compró los derechos y se puso en contacto con José Luis Cuerda para dirigirla, pero éste, después de aceptar, consideró que una oferta que le habían hecho en televisión era más lucrativa”.

¿Qué habrá sido de ese guión? ¿Alguien se decidirá a filmarlo alguna vez? Hay muchas historias que se han quedado en el papel, sin llegar a convertirse en película. Pero tal vez, algún día, alguien se decida a rescatar ese guión de Azcona. Será todo un acontecimiento.

Medardo Fraile es un amante de las películas y sigue fascinado con ellas. Medardo es capaz de encandilar a los demás con sus reflexiones. Pero en este libro no sólo habla de cine. En ningún momento adopta una posición elevada o pedante para desgranar aspectos técnicos que los comunes mortales no habremos captado, sino que, por el contrario, nos habla de cine desde la butaca de al lado, aprovechando el tema para hablarnos de sí mismo. El cine y la vida, unidos sin remedio. Desgrana Medardo los recuerdos que le asaltan al ver determinada película, o las reflexiones que le suscita cierto elemento fílmico, su forma de ver el mundo, su vida ligada a las imágenes cinematográficas, las películas como parte de la propia biografía.
El cine se ha convertido en elemento importante de nuestra educación, de nuestra formación personal. Momentos, ideas y opiniones pueden ir ligados a una determinada escena, a una línea de diálogo.

Muchos de los artículos reunidos en este libro fueron publicados en la revista “Nikel Odeon”, otros en ABC, añadiendo uno publicado en “Lateral” y dos conferencias que permanecían inéditas. Un conjunto reunido en la primera parte del libro, titulada precisamente “Entradas de cine”, un título, por cierto, que me parece magnífico. La siguiente sección lleva por título “Cortometrajes” y reúne algunos textos publicados en “Diarios del Sur” y, por último, dos “Sesiones de cine” que suceden en los relatos “Ojos inquietos” y “Retorno a lo intangible”, todo un lujo.

Habla con admiración de Jane Fonda: “en Jane Fonda intuimos siempre un resto de virginidad inextinguible, un fondo abierto a las revelaciones, una pasión alerta que busca el milagro de seguir hinchando el globo de colores sin sospechar que se rompa”; de las películas basadas en obras de Hemingway: “es fama que Hemingway, a pesar de su invariable descontento con el tratamiento que el mundo del cine daba a sus obras, jamás se preocupó de ver hasta el final ninguno de los films basados en ellas; o se marchaba antes, o se dormía en la butaca”; de “Volver a empezar”, donde nos cuenta que “el film de José Luis Garci comenzó a volverse, para mí, incómodamente personal”; de Orson Welles, de Marilyn Monroe, de Frank Sinatra o de Buñuel, textos todos amenos y directos que, con humor, trascienden los límites del artículo y nos llevan más allá, hacia el espacio que se comparte con un amigo, el terreno neutral de una agradable charla.

“Cuando se dice que un film [...] es el más bello que uno ha visto en la vida, debería llegar más lejos, hasta sorprenderse de esa afirmación e indagar los porqués del entusiasmo, no tanto en la factura del film como en uno mismo, tratando así de conocerse mejor”.

El pasado 24 de Octubre se presentó el libro en el Círculo de Bellas Artes, en Madrid. Medardo Fraile estuvo acompañado por José Luis Garci, Lourdes de Orduña, Juan Cobos y Antonio Huerga. Entre el público, Eduardo Torres-Dulce, Angelina Lamelas, Ángel Zapata, etc. La sala estuvo abarrotada. La charla fue cálida y amena. Fue un privilegio haber podido estar allí.

5 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Lo quiero! lo quiero! lo quiero! y con autógrafo!
Me gustó mucho la reseña, deveras que daban ganas de estar en la presentación del libro...uff..cuànta charla cinéfila.
Linda la frase: "El cine y la vida, unidos sin remedio".
Bien que el libro pueda llegar a cualquier persona, sin tecnicismos.
La foto con el libro me encantó, está padrísima.

Abrazos.


Graciela.

Francisco Machuca dijo...

Ni que lo digas,mi querido amigo.Privilegio que a mí me hubiera gustado tener.Fui un incondicional del magnífico programa Que grande es el cine,en él aprendí muchísimo y me abrió las puertas a muchos autores como Medardo Fraile,Eduardo Torres-Dulce en su magnífico libro publicado por la genial colección de libros sobre cine Nickel Odeon,Armas,mujeres y relojes suizos.A Juan Manuel de Prada,Miguel Rubio,Juan Cobos,el que mejor sabe sobre la obra de Orson Welles,y sobre todo a mi admirado José Luis Garci,también gran escritor.Es una lástima que también dejara de publicarse la revista sobre cine Nickel Odeon por ser deficitaria,y,quizá una de las mejores revistas de cine que se haya publicado nunca en este país.
Te cuento todo esto,Miguel,porque tu post me ha llenado de emoción ante tanta gente querida,ante tanto talento y respeto,entre otras cosas,por el cine.

Un abrazo.

Elena dijo...

Asistes a unos encuentros literarios de categoría, Miguel. ¡Qué envidia! Este libro tiene una pinta estupenda. Ahora estoy haciendo un curso de cine en el que estoy repasando algunos clásicos que no había visto o ya había olvidado, y este libro me parece una adquisición estupenda para estos momentos.

Un saludo

JOSE ROMERO dijo...

Habrá que conseguir este libro pues se adivina pura cinefilia.

Alex Nortub dijo...

Pues sí, tras leer la entrada se me ha abierto tanto el apetito literario como el cinéfilo.