domingo, noviembre 25, 2007

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

En general, veo esto de los Días Internacionales con un poco de escepticismo, pero debo admitir que sirven para que todo el mundo se plantee un determinado asunto y hable de él y se remueva la opinión pública. La propuesta de dedicar un día a este problema partió de República Dominicana en 1999 y la fecha fue elegida como conmemoración al asesinato de unas activistas dominicanas, las hermanas Mirabal, por orden de Trujillo, en el año 1960, según leo en internet.

Hoy precisamente me llama la atención una noticia aparecida en la prensa. En Arabia Saudí una mujer ha sido condenada a seis meses de cárcel y doscientos latigazos por haber sido violada. Lo leo otra vez, por si entendí algo mal. Los razonamientos me parecen demenciales. Se encontraba a solas con un hombre con el que no tenía parentesco y, además, intentó influenciar al tribunal llevando su caso a la prensa, al igual que su abogado, a quien han retirado la licencia. El artículo refleja una situación espeluznante. Nos muestra un problema llevado a su extremo. Sería una caricatura si no fuera una tragedia.

La mujer como raza inferior, como incitadora, como pecadora, como objeto que tiene dueño, como ciudadana de segunda, sin dignidad ni respeto. Ese es el concepto que la convierte en víctima. “La maté porque era mía”. Ése es el lema que debe cambiar. Cambiar el lugar de la mujer. Se trata de una lucha contra una forma de pensar. Un día como el de hoy pone en evidencia que, pese a todos los avances que ha conseguido la mujer occidental, aún está lejos de poder olvidar que vive en un mundo donde muchos hombres creen que la mujer es un ser inferior. No hace muchos años todavía no se le permitía votar, ni realizar determinadas gestiones sin el consentimiento expreso del marido. Por fortuna, esto ha sido superado, pero no se puede consentir ningún comportamiento que signifique sometimiento, ningún tipo de violencia ni de desprecio o discriminación. Es algo que nos disminuye como civilización.

Foto: Efe/Eduardo Abad - Acto en Sevilla

7 comentarios:

mi despertar dijo...

Aplausos por tu blog,Te dejo el mío
besos

Clarice Baricco dijo...

Compré el País y me enteré de lo que escribes, realmente me duele mucho.
Impotencia y coraje.
Aún estamos a tiempo de seguir luchando.
La foto impresiona.

Abrazo.

Anónimo dijo...

Mención a este blog en

http://ellamentodeportnoy.blogspot.com/2007/11/vila-matas-y-los-blogs-con-un-poco-de.html

Miguel Sanfeliu dijo...

Mi despertar, muy agradecido, y más viniendo de ti.

Clarice, la noticia produce indignación e impotencia.

Anónimo, muchas gracias por el enlace. Es un orgullo que Vila-Matas menciones este blog.

Saludos y gracias por los comentarios.

Rosa Silverio dijo...

Miguel, precisamente el programa del domingo pasado de La Caja de Pandora fue decidado a este tema y estuvo en el estudio la hija de Minerva Mirabal, una de las tres hermanas asesinadas, quien es dirigente política y diputada.

Este asunto de las fechas no resuelve nada pero por lo menos sirve para recordarnos que el problema existe y que debemos buscar soluciones. Estoy segura de que si no hubiera violencia de género entonces no haría falta dedicarle un día.

Lo cierto es que como bien señalas, la lucha debe ir encaminada hacia la paridad. En República Dominicana nos falta andar mucho, caminar mucho, romper algunos muros, pero estamos haciendo lo nuestro para cambiar las cosas.

Gracias por hablar sobr un tema que a mí en especial me toca mucho.

Elena dijo...

Esta noticia me puso los vellos de punta cuando la leí. Parece increíble que aún ocurran cosas así. Nos queda mucho por avanzar aún en esta lucha que las mujeres no debemos perder. La victoria lo será para todos.

Un abrazo

Miguel Sanfeliu dijo...

Rosa, ya lo creo que el problema existe. Y es tremendo. Una pena que algo tan sencillo como poder llevar una vida digna y en igualdad de condiciones deba conllevar tanta lucha y tanto sufrimiento.

Elena, y tanto que es espeluznante. Lo terrible es que estos casos seguro que ocurren con mucha frecuencia, pero no nos enteramos.

Un saludo y gracias por los comentarios.