martes, septiembre 11, 2007

Don DeLillo y "El hombre del salto"

La editorial Seix Barral publica el último libro del autor norteamericano Don DeLillo, “El hombre del salto”, una novela ambientada en el atentado de Nueva York del 11 de Septiembre de 2001. Con este motivo, se publican artículos sobre este autor en revistas y suplementos.
Don DeLillo es uno de los nombres claves de la literatura norteamericana, con una sólida obra a sus espaldas y el reconocimiento expreso de autores de la talla de Paul Auster, quien incluso le dedica su libro “Leviatán”, una novela que empieza, precisamente, con una explosión, quizá porque DeLillo siempre se sintió atraído por el terrorismo y las conspiraciones.

Don DeLillo nació en 1936 y no empezó a dedicarse a la literatura hasta los dieciocho años, cuando un verano trabajó como vigilante de un parking, según leo en “El Cultural” de “El Mundo”. Es autor de una obra considerable y compacta que forma ya parte esencial de la historia de la literatura norteamericana, con novelas como “Ruido de fondo”, “Libra”, “Mao II”, “Submundo”, “Cosmópolis”… y ahora “El hombre del salto”.

En el artículo de Muñoz Molina que publica “El País” aparece la siguiente declaración de DeLillo:

Muchas veces mi punto de partida es una imagen visual. Una foto, cualquier cosa. En uno de mis libros era tan sólo la imagen de dos hombres desayunando juntos. En esta novela, la imagen era un hombre caminando entre una nube de humo, de polvo y ceniza. Por algún motivo era importante que llevara en la mano un maletín. Yo tenía una idea para otra novela, pero esta imagen del hombre caminando entre el humo persistía, así que tuve que ponerme a escribir sobre ella. Y la otra novela se desvaneció en la distancia, a medida que este hombre irrumpía en ella caminando. Cuando me puse a documentarme y miré periódicos de aquellos días vi una foto pequeña de un hombre con un traje y un maletín. No sé si se había quedado perdida en mi imaginación durante más de tres años, quizás no. Lo siguiente que comprendí fue que el maletín que ese hombre llevaba en la mano no era suyo. Y eso planteaba un misterio que yo tenía que resolver escribiendo. Así que empecé a escribir. Empecé a contar esa escena. Y como suele decirse, una cosa lleva a otra, y ese hombre se convirtió en alguien que tenía un propósito, que iba a alguna parte. Al principio de la narración él no sabe adónde va y yo tampoco lo sabía. Lo descubrí al mismo tiempo que él, al final del primer capítulo.

Es uno de esos párrafos que suponen, por sí solos, toda una lección sobre el arte de narrar.

“El hombre del salto” se incorpora pues a esa nómina de libros que toman como referencia el atentado del 11-S en Nueva York, libros como “Sábado”, de Ian McEwan, “Terrorista”, de John Updike, “Mundo espejo”, de William Gibson o “Windows on the World”, de Frédéric Beigbeder. Y lo cierto es que resulta sumamente interesante observar cómo un suceso de esa magnitud va siendo incorporado, lentamente, a la ficción, como reflejo del mundo o, mejor dicho, de cómo ha cambiado el mundo. Benjamin Kunkel, en su artículo “Ojos bien abiertos”, en el que se planteaba cómo había cambiado la visión del terrorismo en la literatura a raíz de la catástrofe de las Torres Gemelas, llegaba a decir: “La sobrecogedora nueva realidad del terror llevará a aquellos que se atrevan a conducir el tema hacia un excesivo literalismo por un lado o hacia la fábula por otro”. Yo creo que esta afirmación no está siendo confirmada por la realidad, aunque sí creo que puede ser aplicable a un suceso como el Holocausto, pese a escasas excepciones. En cualquier caso, estamos ante un buen indicador de cómo la ficción se alimenta de la realidad.

Sólo quiero recordar, por último, que los superhéroes de cómic fueron los primeros en estar ahí.

14 comentarios:

Francisco Ortiz dijo...

No me atrapa DeLillo, aún no. Y, salvando el triste final, Terrorista de Updike creo que puede ser la gran novela sobre el tema. Le eché un largo vistazo al libro de DeLillo y no lo compré. Pero supongo que la culpa es mía, ya que no me gusta cómo está escrito y me parece que el estilo de este hombre no es el acertado y soy muy, muy subjetivo.

conde-duque dijo...

Pues yo empezé a leerlo el otro día en la librería y me estaba enganchando tanto que me fui corriendo. Me temo que tendré que comprármelo en breve... (Y, peor aún, sé que lo voy a disfrutar.)
Un saludo.

ricardo flores dijo...

Interesante eso del hombre del maletín que camina hacia alguna parte incierta. Después vendrá la gran explosión que dará origen a un universo nuevo. Es cierto también que los superhéroes de comic lo vieron primero, lo que me lleva a pensar también en la serie de tv "heroes" de Tim Kring que, quizás, está anticipando algo. Quién sabe.
Saludos
RF

Miguel Ángel Muñoz dijo...

A mí, que me fascinó hace muchos años "Ruido de fondo", pero me aburrió soberanamente "Submundo", y que no me ha interesado nada de lo que Delillo ha hecho después, me hace temblar lo que puede ser esta novela. Sus dos primeras páginas son magníficas, pero qué puede ser el resto es algo que me tiene en ascuas. Ya veremos.
Y espero, Miguel, que Clarín llegue pronto a Almería para poder leer tu artículo. Felicidades merecidas.

ISB dijo...

Es curioso cómo últimamente, cada vez que se toca el tema de las lecturas aparece De Lillo (como si todas las lecturas condujeran a De Lillo), quizá sea una señal y deba adentrarme en sus letras.
Saludos.

Francisco Machuca dijo...

Hola Sanfeliu.Delillo es un autor que leía y me entusiasmaba,pero creo que ha declinado esa fuerza que poseían sus primeras obras.¿Conoces la obra de Chuck Palahniuk o George Saunders?Creo que son ellos los sustitutos de esa fuerza ya perdida de Delillo.De todas maneras,vale la pena leer su última obra.
Un abrazo.

conde-duque dijo...

Ya estoy metido en ello. La cosa promete mucho...
Lo que me tiene de mala hostia es lo del título en español (vergonzoso). A lo mejor es cosa mía... ¿Vosotros qué pensáis?

Clarice Baricco dijo...

No lo he leído, apuntado en la lista.
Y como mencionaste a Ian McEwan, te cuento que acabo de empezar "El placer del viajero".

Siempre gracias Miguel.

Abrazo

Elena dijo...

En el suplemento de Babelia de este sábado aparecía la foto a la que DeLillo hace referencia en la entrevista. La crítica del libro no acabó de gustarme, pero la imagen era demoledora. No me extraña que toda una novela haya surgido a raíz de ella. Es la imagen de un antes y un después en la vida de miles de personas.

Un abrazo

Miguel Sanfeliu dijo...

Francisco, pues nada, no te preocupes, tampoco tiene por qué gustarnos a todos lo mismo ¿verdad? De todas formas ¿Has leído “Ruido de fondo”? A mí me gustó.

Conde-Duque, coincido contigo en que el principio me pareció muy atractivo. Y supongo que también terminaré comprándolo. Ya veo, por tu segundo comentario, que ha sido pensado y hecho. Muy bien, espero que nos cuentes algo. Sobre el titulo, en inglés es “Falling man” ¿no? Bueno, admito que no me indigno, con esto de las traducciones uno ya está curado de espanto.

Ricardo, este fin de semana volvieron a publicar la foto del hombre lleno de polvo con el maletín en la mano, y lo cierto es que uno no puede dejar de preguntarse qué llevará en ese maletín, tan importante que no se olvidó de cogerlo ni siquiera en un momento como ese. Y enhorabuena por tu blog.

Miguel Ángel, admito que yo no me he atrevido con “Submundo”. Hace poco lo volví a tener entre las manos, pues había leído comentarios elogiosos aquí y allá. Lo sopesé, vi la cantidad de páginas, y el precio, y lo volví a dejar en la estantería. Pero este otro libro cuenta, como tú dices, con dos primeras páginas magníficas.

Isb, no creo que sea una señal. Es un autor defendido por grandes nombres, recomendado, presentado como un referente, lo cual despierta la curiosidad. Se puede decir que De Lillo debe estar viviendo su mejor momento de cara al público.

Francisco Machuca, sí, conozco a Palahniuk, aunque aún no he leído “El club de la lucha”. Un libro que se sigue reeditando y que creo que es un titulo fundamental, así que es cuestión de tiempo que me haga con él. Leí “Superviviente” y, a trozos, “Error humano”. Saunders también me gusta. Su libro de relatos “Pastoralia” me pareció muy bueno. Sin embargo, no he leído el segundo que se editó. Son nombres importantes, estoy de acuerdo.

Clarice, pues espero tus letras sobre el libro de McEwan. El titulo es muy bueno. Yo no lo he leído.

Elena, es cierto, la foto te deja extrañado. Hay una historia detrás de ese hombre, desde luego, y habrá que leerla.

Un abrazo y gracias por los comentarios.

Francisco Ortiz dijo...

"Ruido de fondo" la empecé y abandoné la lectura. Sé que este autor es una de mis asignaturas pendientes.

Alvy Singer dijo...

Oh, pues Paco le recomiendo Libra: va a vibrar usted. Yo soy un fan talibán de DeLillo, me encanta su estilo y por supuesto como escribe, siempre me dio la impresión de que sabia MÁS.

Portorosa dijo...

Señor doctor, hace unas semanas empecé a leer "Ruido de fondo", primer libro de DeLillo que probaba, y no he pasado de la mitad. Creo que se va a quedar ahí, no me está gustando.

Como siempre, no sé cuánto influirá la traducción. También me sucede eso que una vez comenté en mi blog, que el comportamiento, las reacciones, el contexto de los americanos me parece tan ajeno a mí y, a veces, tan incomprensible como los de los marcianos; y eso me cuesta, no me meto en el libro (también decía que hay novelas EEUU que me han encantado).

¿Qué me pasa, doctor?

(Un abrazo, Miguel)

Anónimo dijo...

amo a De lillo, su prosa, su violencia, les recomiendo Libra, verdaderamente excepcional, Cosmópilis y EL hombre del salto, por cierto.
Ah, por si les interesa, Bolaño decía que De lillo era uno de los mejores escritores norteamericanos, junto a Dick y Pynchon.
Saludos