viernes, enero 26, 2007

Apocalypto


Que Mel Gibson es un director de primera magnitud es algo que ya nadie puede cuestionar, ni siquiera basándose en lo que de polémica pueda tener su personalidad, por ser ultraconservador o porque lo pillaron pasado de vueltas, borracho como una cuba. Todo da igual, o debería dar igual, al posicionarse frente a una de sus películas. Tanto la reivindicable "El hombre sin rostro", como la impresionante "Braveheart", la fantástica "La pasión de Cristo" o esta maravilla titulada "Apocalypto", todas, sin excepción, son pruebas del oficio de Gibson tras la cámara.

Me apresuraré a decir que "Apocalypto" es una experiencia visual alucinante, por lo que lo mejor es verla en pantalla grande, muy grande. La película está rodada en un antiguo dialecto maya, el yucatec, y subtitulada, así que, como ocurría también en "La pasión de Cristo", el espectador se siente como si se hubiera abierto un agujero en el tiempo y pudiera asomarse a un pasado remoto y desconocido. Contada con una potencia de imágenes que convierte los escasos diálogos en algo secundario, accesorio, pues la narración es eminentemente visual, "Apocalypto" es una experiencia cinematográfica de primera magnitud.

Pero ojo, estamos hablando de cine, de ficción, tampoco hay que tomarse lo del agujero en el tiempo como algo literal, que ya hay quien dice que si hay hechos que no se ajustan a los datos históricos y que si patatín y que si patatán. El enfrentamiento con los indios sioux o los pieles rojas ha dado material suficiente como para crear todo un género, sin embargo, el período del choque entre las culturas mesoamericanas y la española parece algo inexplorado o a lo que hay que acercarse con sumo escrúpulo. No estoy de acuerdo. Me parece fantástico que se elija un período como éste para narrar una historia de aventuras, de heroísmo, de persecuciones... Y eso es lo que encontramos en "Apocalypto", en medio de impresionantes paisajes y tremendos personajes. Una historia hipnótica, fascinante, aunque no apta para todos los estómagos, pues una de las características de Gibson es no ahorrar al espectador ni siquiera los planos más desagradables, por lo que encontraremos alguna que otra escena de inspiración casi gore. Pero no demasiadas.

La historia se centra en los miembros de una tribu cuya idílica existencia es alterada cuando son capturados por unos poderosos guerreros que pertenecen a una civilización más avanzada, aunque también más hundida en la superstición y la crueldad. Uno de los miembros de esta tribu, Jaguar Paw, es el protagonista y tendrá que conseguir escapar de una muerte segura y atravesar el bosque, sumergiéndose en sus propios terrores, perseguido por feroces hombres, con el fin de intentar rescatar a su mujer y a su hijo. El amor es el verdadero motor que consigue que este hombre crezca, supere las situaciones más desesperadas, atraviese el horror y el dolor, en un viaje iniciático y desesperado.

El film no da tregua al espectador. La historia nos zarandea y nos sobrecoge y nos pone en tensión durante casi toda la duración del metraje. Una eficaz e impactante película de acción, en la que encontraremos escenas inspiradas en films como "El fugitivo" o "Comando en el mar de China", y en la que también podremos encontrar mensajes como la importancia de la familia, verdadero motor de los actos heroicos, o la decadencia moral a la que puede llegar una sociedad por su propio temor a lo desconocido.

18 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Hombre pues yo si lo dudo aunque Apocalypto me pinta la mejor de sus fantasías "épicas". Braveheart es una película, para que negarlo, muy vulgar, muy reaccionaria pero sobretodo con esa épica que tanto se me atraganta a mi y sin otro acierto en la dirección que esa pretendida espectacularidad. La Pasión tiene su gore hiperrealista.

Laura Diaz dijo...

Justamente hoy vi la sinopsis (acá se estrenará acá en los próximos días).

Me impresionaron las imágenes.

Probablemente la veré...aunque habitualmente los norteamericanos no suelen ser fieles a la hora de referirse a América Latina.

Saludos

K dijo...

Aún no la he visto. Es de esas películas que creo no le dejan a uno elección. Hay que verlas porque todo el mundo las ve.
Igualmente, si se acepta mi humilde opinión, deberías hacer una distinción entre el Gibson director y el actor. Del segundo no puedo decir nada porque está sobre la media de sus colegas. Pero como actor... bah, cuando se extrenó La Pasión fui corriendo para verla. Y aún no sé qué le encuentran a esa película de bueno. Que esté hablada en arameo y un latín italianizado no marca la diferencia. Al fin y al cabo lo que cuentan son los subtítulos, y como en latinoamérica estamos acostumbrados a consumir películas subtituladas, no nos pareció nada del otro mundo.
Si en cambio hubiera contado la historia de un pobre campesino que es torturado hasta la muerte, puede que otro hubiera sido mi comentario. Pero el Cristo es historia. Su pasión crea un misterio que va más allá de relatar los hechos literalmente.
No creo en Dios, pero si en cambio hubiera muerto atropellado por un camión, este director trataría de hacernos comprender el dolor que sintió cuando su cabeza era aplastada por la rueda en vez de preguntarse acerca de su divinidad.

Perdón por la crítica.

Miosotis dijo...

Narrado por tus ojos parece estupendo e lleno de encantamiento la ultima película de Mel Gibson. Correcto, los valores morales están, pero hay tanta violencia y tanta ficción desorganizada qué es impossibile sustentar su intención.
No lo veo como el grand 'epico' qué viene para sustituir 'Bravehart', para mi su mejor película. Esta es mi opinión.

saludos de Portugal

Miguel Sanfeliu dijo...

Alvy, es lógico que no te gusten las películas de Gibson si no te gustan los filmes épicos. Gibson resulta muy eficaz filmando a grandes masas de gente. Las batallas de "Braveheart" me parecen memorables, y sí, espectaculares. Ahora bien, no hay que olvidar su eficacia para narrar una historia o para mantenernos pegados a la silla. Siento disentir maestro Alvy.

Laura, no busques fidelidad en esta película. Se trata de una cinta de aventuras, una película de acción.

K, siempre es sano que no a todo el mundo le guste lo mismo. "La Pasión de Cristo" es sencillamente sobrecogedora. La historia, ya narrada mil veces, pero vista desde un punto de vista hiperrealista. Creo que es un acercamiento interesante a la figura de Cristo, nos consigue estremecer volviendo a narrar unos hechos archiconocidos e incluso trivializados. Oímos hablar de la crucifixión como algo normal, pero cuando nos muestran cómo el clavo desgarra la carne, algo se revuelve en nuestro interior y lo que creíamos conocido se muestra con todo su horror. No creo que sea lo mismo que cualquier film gore de serie B, ni mucho menos. Y no creo que Gibson pretendiera analizar la divinidad de Jesús. Se trata, una vez más, de un film épico, duro, de una incuestionable belleza compositiva, pese a su crudeza. Al menos, así lo vi yo.
Sobre los subtítulos, es cierto que aquí estamos mal acostumbrados a ver las películas dobladas. No obstante, escuchar el dialecto maya produce un sentimiento de extrañeza.

Miosotis, bienvenida y saludos a Portugal. En esta película hay mucha violencia, es cierto. Y Gibson no aparta la mirada ni en los momentos más escabrosos, lo cual escandalizará a más de uno y desagradará a más de dos. Pero la ficción no está en absoluto desorganizada, o a mí me parece justo lo contrario, que todo está perfectamente planificado.

Saludos a todos y gracias por vuestros comentarios.

Clarice Baricco dijo...

¿Qué puedo comentar? pues que muchos historiadores y los antiguos yucatecos, están en desacuerdo con el guión.
Hay molestias.

En fin, mejor te cuento que esos "impresionantes paisajes" que viste son veracruzanos, la tierra del suplemento Laberinto y esos "tremendos personajes", la mayoría son veracruzanos.

No tuvimos quejas de la presencia de Mel, jajaja, al contrario, siempre amable, sonriente y accesible, son los reportes de la gente.

El estado de Veracruz siempre forma parte de los elegidos para filmar películas, telenovelas y comerciales.
Ya vendrás y los conocerás y te contaré quienes han estado por aquí saboreando nuestro café.

Ya te veo escribiendo la crónica.
Son estupendas tus reseñas.

Abrazo cinéfilo...

Graciela.

Apostillas literarias dijo...

Yo tenía mucha ilusión por esta película, pensé que era la historia de los mayas. Pero no es así. Debo confesarte que no me gusto, me gusta mucho más tu reseña del film.

Saludos
Magda

Johnymepeino dijo...

Eso me han dicho algunas personas a las que he "obligado" a leerte: que les gusta más tu crónica que la película que vieron :D

Francisco Ortiz dijo...

Yo soy un poco prejuicioso, amigo, lo reconozco, y mi mirada no va igual ante una película de este tipo ultraolvidable que ante una de un tipo como Loach, pero, en fin, te leo y disfruto con tu escrito.

Miguel Sanfeliu dijo...

Clarice, es lógico que estén en desacuerdo los historiadores porque este es un film de buenos muy buenos y malos muy malos, no pretende tampoco ser nada más, me parece a mí.
Me muero de ganas por conocer en persona los paisajes veracruzanos. Ojalá algún día pueda hacer realidad ese sueño.

Magda, lo tomo como un piropo y lo agradezco. Es evidente que no es la historia de los mayas y comprendo que es una película que puede desagradar.

Johnymepeino, ¡cómo suena eso de que obligaste a algunas personas a leerme! ¡Vaya responsabilidad! Pero bueno, por lo que dices he salido mejor parado yo que Gibson, lo cual tampoco me parece mal, jeje.

Francisco, podemos tener a Gibson atravesado, pero me alegra que al menos disfrutes con mi escrito. También yo tengo mis prejuicios, lo admito, como todo el mundo.

Un saludo y gracias por vuestros comentarios.

josé romero dijo...

Miguel; acá en México tenemos la piel muy sensible y toda ingerencia histórica irrita. La cinta debe verse como una película de aventuras ubicada en el periodo maya, Mel gibson conoce los resortes del género y los aprovecha muy bien, quien busque fidelidad histórica que acuda a la biblioteca.
Encontré semejanza con una película de Cornel Wilde titulada "The naked Prey" (1966) que trata de un hombre blanco que lo dejan libre en la selva para ser cazado y el debe huir para salvar su vida.
La película se detiene un poco a la llegada a la gran ciudad, pero después agarra un ritmo que no da respiro.
En su paso por México, Mel Gibson dio trabajo a una gran cantidad de personas, donó dinero para causas sociales y dejó el corazón partío a unas mexicanas. Que no es poco.

Rosa Silverio dijo...

Miguel, no he visto la película pero estoy muy curiosa. Sé que por lo menos será un fest=n visual.

Me gustó mucho tu reseña.

nafra dijo...

Amigos.
"El rencor de los bufones", primer libro del argentino Pablo Manzano, recomendado por Leo Bassi, ya está en las librerías. ¿Podrían añadir el enlace? Gracias.
http://elrencordelosbufones.blogspot.com

Miguel Sanfeliu dijo...

José Romero, estoy de acuerdo contigo. No he visto "The naked prey" pero, por lo que cuentas, sí que tienen puntos en común.
Y, en efecto, no es poco lo que cuentas de Gibson.

Rosa, siempre amable. Pienso que es un festival visual, pero insisto en su dureza.

Nafra, tendremos en cuenta el anuncio.

Un saludo y gracias por los comentarios.

Armando Sosa dijo...

El día de ayer fui a ver la nueva película del director australiano Mel
Gibson y Producción Norte americana titulado Apocalypto. Esta película como
ustedes estarán ya enterados se desarrolla en el contexto del mundo Maya.
Este film ha creado alrededor del mundo una gran expectación. La producción
es en términos cinematográficos bien realizada: una "súper producción
norte americana", nada nuevo en la industria cinematográfica: grandes efectos
digitales, persecuciones, asesinatos y el personaje central con poderes
divinos destinado a salvar el mundo, un prototipo de película en el
mercado de Hollywood.

Hacer una película de una de las grandes culturas nacionales por
productores de Hollywood es una gran idea y oportunidad para mostrar y
reconocer la estupenda y variada riqueza cultural que ofrece México.

Pero en este caso es una pena que se haya invertido tanto en una producción
que en lugar de enaltecer los grandes aportes de la cultura maya, sea nada
más la adaptación de un thriller del modelo americano.

Habiendo tantas vías para llevar una historia de una cultura tan
interesante como: su sistema de vida, sus matemáticas (descubren el 0), su
armonía con la naturaleza, su astronomía tan avanzada (su capacidad de
predecir sucesos astronómicos como los eclipses y equinoccios, etc.), su
calendario (basado en la rotación terrestre y en la Luna), la profecía del
2012 o en su desaparición repentina (esta civilización no fue conquistada
como todas la del centro de México, sino que desaparecieron de sus ciudades
sin dejar rastro de su partida, esos abandonos repentinos se repitieron en
varias ocasiones en diversos puntos geográficos).
La película trata de un poblador de la selva que es capturado por los
buscadores de esclavos del pueblo maya y tiene que escapar para salvar a su
familia, éste es conducido hacia una de las grandes ciudades para ser
vendido o sacrificado enfrente de los pobladores.

El final no es necesario de contarlo ya que sabrán bien intuirlo o imaginen
cualquier final de las 4 armas letales.

La película no tiene como objetivo en ningún momento el mostrar la cultura
maya, es todo un paquete de herramientas de marketing para hacer un film
exitoso (en cuestión de ventas, ya que es un thriller mas); pero para
nosotros Mexicanos es triste que empresarios americanos vengan a realizar
una adaptación de la común y muy gastada historia americana deformando la
realidad histórica de la cultura.

Durante toda la historia se muestra a un pueblo Maya salvaje, sediento de
sangre, asesinando por puro placer. La muerte es la principal de las
grandes deformaciones que realiza el director (que también es escritor) de
la visión y filosofía Maya. Para ellos la muerte era la transformación. Los
sacrificados se preparaban física y mentalmente para poder entrar "al
viaje". Un ejemplo es en el juego de pelota, la partida se jugaba entre 3 y
4 días, el ganador era sacrificado.

El sacrificio para los mayas era cuestión de valentía y entrega. Los
chamanes o brujos eran guías de la civilización, en la cinta aparece
brevemente como poseído o idiotizado y con un aire de verdugo de la edad
media.
En Apocalypto los sacrificios, se realizan como un juego en la parte alta
de las pirámides y en la parte baja toda la población grita como changos
asesinos esperando la caída del cuerpo sin cabeza y corazón.

La peor de las escenas fue la del cementerio de los sacrificados, ya que
sus imágenes me recordaron las montanas de cuerpos de fotografías del
holocausto.

Esta escena es absolutamente absurda, los sacrificados mayas eran o
enterrados con sus pertenencias o arrojados a los cenotes (cavernas
naturales, lugares sagrados para su religión)

Para variar el héroe se salva de la muerte gracias a un eclipse repentino;
el detalle que no toma en cuenta el director es que en ese tiempo en el que
los europeos apenas se daban cuenta de que la tierra era redonda, los mayas
ya conocían la fecha exacta de los eclipses de los próximos 10 siglos.

Actualmente la cultura Maya se ha convertido en todo un misterio por los
descubrimientos que se han realizado en los últimos años. Lo que me
inquieta es que en este momento Apocalypto se esta mostrando en miles de
salas de todo el mundo con la imagen errónea de la cultura.

Creo que Mel Gibson sobrepaso el limite haciendo una deformación tan
drástica por puros fines económicos. Y vaya que esto les interesa a los gringos: el dinero, más y más, siempre el dinero.

Miguel Sanfeliu dijo...

Armando Sosa, bienvenido y gracias por tu aportación. Tu comentario es extenso y lleno de valiosa información.
Es evidente que con esta película nadie va a aprender historia. Se trata de un film de aventuras que podía haber sido ambientado en cualquier otro sitio. Creo que lo bueno de que se haya elegido el periodo de la cultura maya es que despierta la curiosidad por dicha cultura y es posible que impulse a la gente a conocerla de verdad.
Un saludo.

Fanny dijo...

La verdad que cuando fuí a ver ésta película no tenia idea de que trataba en realidad, pensaba que aportaría alguna teoría referente a los misterios de la civilización Maya, sin embargo cual es mi sorpresa cuando me encuentro con una película que nada tiene que ver con eso y que, sin embargo, me impactó de tal forma que no creo que la vuelva a ver más, o por lo menos en mucho tiempo.
Pasé de la congoja más extrema a un sufrimiento sin fin.
Sin embargo, tengo que decir, que no me arrepiento de haberla visto, ya que me arrancó emociones increibles e inesperadas por completo. sí, creo que Gibson tiene su mérito.
Saludos cuñi.

Miguel Sanfeliu dijo...

Hola Fanny, la película produce impacto, es una película de acción que nos zarandea desde el principio. Hubiera estado bien que tratara sobre los misterios de la civilización Maya, pero no es el caso.
Saludos.