viernes, noviembre 24, 2006

El sueño de una sombra

La mujer dijo, o quiso decir:
Cogeré una pistola
y te pegaré un tiro
en mitad de la frente,
aunque me salpique
tu negra sangre vomitiva.
Te pegaré un tiro
en mitad de la frente,
borracho de mierda,
por haberme degradado,
por haberme golpeado,
por haberme obligado a vivir
en un estercolero,
por haber aniquilado mi autoestima,
por haberme convertido
en la sombra
de lo que una vez soñé.
Y luego me sacaré las tripas
y las pondré en un hatillo
que dejaré junto a tu cuerpo.
De recuerdo.
Me marcharé con mi vacío.
Lo único que te debo.

11 comentarios:

perdidaentrelibros dijo...

Tus poemas son tan incisivos, tan ásperos... Me encantan. Me quedo con el final, "me marcharé con mi vacío, lo único que te debo". Nada más se le puede deber a un maltratador. Nunca entenderé cómo algunas mujeres pueden soportar una situación así.
Un saludo.

pies diminutos dijo...

Este poema es contundente, directo, preciso, como un tiro de pistola. Me gusta tu poesía repleta de realidad.

Pero al contrario de Perdidaentrelibros, yo quitaría los dos últimos versos. Para mí el poema sería perfecto si acabará en "De recuerdo".

Ya tengo ganas de leerte el próximo, en serio!

malambruno dijo...

Estupendo. Me ha encantado. Lo ha resumido muy bien piececitos: como un tiro de pistola
No conocía tu faceta poética. Tengo que ponerme al día y leer hacia atrás (perdidaentrelibros habla de tus poemas, en plural).
Un saludo.

anilibis dijo...

madremía, Miguel.
Me ha gustado mucho. El ritmo, la cadencia, y la rabia.

Isabel Romana dijo...

Brutal. Sin duda como el trato que esa mujer ha recibido. Un poema rabioso y perfecto. Saludos cordiales.

gaia56 dijo...

directo y con un ritmo que atrapa y no suelta.
me gusta.

Clarice Baricco dijo...

Golpeador.
Llegador.

Abrazo

Medea dijo...

Tan duro como la realidad... Me gusta tu página.

Saludos

Miguel Sanfeliu dijo...

Perdidaentrelibros, es estupendo que te gusten mis "poemas". El problema del matrato es grave y debería ser erradicado definitivamente. ¿Cómo pueden soportarlo las mujeres que lo sufren? Imagino que el miedo y el deseo de que no haya ocurrido, de negar la evidencia y confiar en un futuro mejor, son los factores que acaban cerrando las salidas.

Pies Diminutos, ten cuidado con lo que dices o terminaré publicando algún otro.

Malambruno, hacía tiempo que andabas en paradero desconocido. Mi faceta poética es muy escasa. Breves apuntes que nunca me había atrevido a enseñar hasta ahora.

Anilibis, me alegra que te haya gustado.

Isabel, muy amable. Creo que es exagerado definirlo como perfecto, pero te agradezco el cumplido.

gaia56, bienvenida. Es cierto que el ritmo me interesa mucho. Atrapar la atención de inmediato y no soltarla hasta el final.

Clarice, me gusta lo de "llegador". Hacia el final, uno debe sentir un pellizco en el estómago.

Medea, bienvenida. Y espero que sigas por aquí.

Un saludo a todos y gracias por los comentarios.

Rosa Silverio dijo...

Miguel, tarde, aunque nunca es tarde, para decirte que me gustó tu poema.

Me ha sorprendido la temática y el estilo de los dos poemas que has pusto en tu blog.

Me ha gustado el ritmo ágil, violento, conciso, también constatar que hay temas que te importan e inquietan al punto de enfrentarlos a través de la palabra.

Miguel Sanfeliu dijo...

Rosa, muchas gracias por tus ánimos.