martes, mayo 16, 2006

CONSTRUYENDO BABEL, por Hilario J. Rodríguez


Juego literario, metaliteratura, ensayo, reflexión, sorpresas, autobiografía, historias que se suceden, sentimientos, anécdotas, libros y autores... imaginación en suma. Hilario J. Rodríguez ha escrito un libro redondo, original y fascinante, capaz de soportar sucesivas lecturas, pues su contenido es denso y esconde múltiples matices debajo de esa aparente relación de libros claves que van marcando una existencia y que, por tanto, convierten el texto en una especie de biografía a través de los libros.
Uno encuentra en su biblioteca, a poco que se ponga a rebuscar, el rastro de muchos recuerdos, de personas desaparecidas, de momentos que nos han marcado de un modo indeleble y que luego, aparentemente, se han borrado, o mejor dicho, se han arrinconado en nuestro inconsciente para marcar desde allí, casi imperceptiblemente, muchos de los rasgos de nuestra personalidad. Y lo que el autor hace en este libro inclasificable es seguir el rastro de esas lecturas y, a través de él, desenmarañar aspectos de la propia existencia, como si se tratara de una sesión psicoanalítica sui generis, con absoluta sinceridad, descarnadamente, sin ocultar siquiera los aspectos más duros o menos amables. «Para mí, tener una biblioteca es algo parecido a tener un álbum de fotografías muy peculiar, donde la infancia y la vejez se confunden», explica Hilario en la página 24.
En conjunto, en este libro, en que se construye un relato en torno a cada lectura y se busca un referente literario a cada vivencia, se nos aproxima de un modo muy eficaz la figura del narrador como un ser en plena catarsis existencial. Eso es lo que nos regala este libro: una lectura sincera, un alma en estado puro, una vida con claros y oscuros, unos análisis certeros que nos conducen a una reflexión sobre la vida y la muerte. Y todo esto se lee con placer gracias a una prosa que atrapa al lector sin dejarle otra opción que la de dejarse llevar a través de unas páginas de las que no podrá despegarse fácilmente.
Un libro imprescindible.

1 comentario:

Apostillas literarias dijo...

Totalmente de acuerdo, es imprescindible. A mi también me gustó mucho y estoy de acuerdo con lo que señalas en tu reseña.

Saludos para ti

Magda