lunes, diciembre 09, 2013

Ismael Martínez Biurrun - Cuestionario básico



1.- ¿Por qué escribes?


No sé por qué escribo, pero sé que cuando lo hago mi cabeza se siente bien. Supongo que libera las endorfinas adecuadas. Cualquier otra cosa que te cuente sobre mis razones para escribir sería literatura.


2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?


Intento levantarme muy temprano para escribir y corregirlo por la tarde, aunque no siempre lo consigo. Me gusta trabajar con música instrumental, aunque me parece que es hacer trampas, como escribir borracho; crees que estás haciendo maravillas y al día siguiente compruebas que no era para tanto. Utilizo un procesador de textos normal, con el documento a pantalla completa.


3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?


No sé si debería responder a esto. De hecho, escribo novelas para no tener que psicoanalizarme. Está claro que algunas obsesiones se repiten, como los conflictos entre padres e hijos, pero prefiero no sacar conclusiones. En todo caso, no soy capaz de escribir historias de pura evasión, necesito que algo de lo contado me involucre personalmente. Hay que escribir en un cierto estado de cabreo íntimo o incomodidad para que el resultado tenga algún interés.


4.- ¿Algún principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?


Solo hay un consejo universal e invariable para escribir: evita los clichés. A no ser que quieras ganar mucho dinero con esto, claro. En ese caso, haz lo contrario.


5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?


Cada vez planifico más e improviso menos. La escritura intuitiva está sobrevalorada. Pero siempre es mucho más lo que ignoro acerca de la historia y sus personajes que lo que tengo apuntado en mis esquemas. Tiene que haber un margen para que los personajes respiren, tomen decisiones propias y nos resulten creíbles. De lo contrario no hay compasión, y sin compasión es inútil que exhibas tu ingenio con una sofisticadísima intriga.


6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?


Hay autores a los que vuelvo recurrentemente, aunque ninguno es sagrado: Ray Bradbury, Don DeLillo, Cormac McCarthy, Jonathan Lethem o el mismo Stephen King. De los más recientes: Emilio Bueso, David Vann, Anna Starobinets…


7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.


Mi última novela se titula Un minuto antes de la oscuridad y saldrá en febrero con el sello Fantascy. Cuenta la historia de un hombre que ve cómo el mundo comienza a derrumbarse a su alrededor —su relación de pareja, su trabajo, su barrio, la ciudad entera— y tiene que decidir por dónde empezar la lucha. Es una historia de deserciones, martirios y rupturas ambientada en un Madrid que está a punto de saltar desde el futuro inmediato hasta la edad media. Y sí, es ciencia ficción, porque además del escenario distópico se juega con el elemento de la clonación humana. Mi intención era hacer un libro esencialmente perturbador, y creo que al menos eso está conseguido.


Ismael Martínez Biurrun (Pamplona, 1972) Especializado en el desarrollo de guiones cinematográficos, comenzó a publicar novelas en 2006. Después de rendir un homenaje al maestro Lovecraft con Infierno nevado (Transversal), decidió llevar el terror a un escenario cotidiano con Rojo alma, negro sombra (451 Editores), novela que le mereció su primer Premio Celsius a la mejor obra fantástica del año, así como el Premio Nocte de la Asociación Española de Escritores de Terror. 

La editorial Salto de Página publicó sus dos siguientes novelas: el thriller oscuro Mujer abrazada a un cuervo, de nuevo ganadora del Premio Celsius, y El escondite de Grisha, aplaudida por El Cultural como “una buena, original y desasosegante historia de almas trastornadas”.
Dos veces finalista del premio Ignotus, también ha participado en diversas antologías de relatos como Visiones (AEFCFT), Hombre Lobo (451 Editores), Aquelarre (Salto de Página), Bleak House Inn (Fábulas de Albión) y La soledad es el hogar del monstruo (Imagine Press Ediciones).


*La foto es de Isabel González

2 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Se atreve a decir "escritores no sagrados" y menciona a autores terriblemente emocionantes.Espero esa novela,porque últimamente lo que menos me apetece es aburrirme.El no querer aburrirse no tiene nada que ver con leer cualquier cosa.
Abrazos

Anónimo dijo...

Siempre esperando un nuevo libro de Ismael. Escritor de cabecera.
Un abrazo.