domingo, abril 18, 2010

Fin

“Fin” es el fenómeno literario de la temporada. Primera novela de un autor de cuarenta y ocho años que empezó a escribir a los cuarenta. Un hombre alejado de los círculos literarios y periodísticos, que ha escrito una novela que se inicia como un reflejo generacional, para ir transformándose en una historia de tintes fantásticos y paisajes apocalípticos. El libro va por la novena edición y ha sido reseñado en los principales periódicos y revistas literarias. El autor ha sido entrevistado en distintos medios. Al parecer, Alejandro Amenábar se ha interesado por los derechos para llevar la novela al cine.



El pasado 10 de Abril vino el autor a Valencia para presentar el libro en la Fnac, así que decidí no perderme el acto. Dada la trayectoria del libro, pensé que la sala estaría abarrotada, por lo que llegué con cierta antelación. No tardé en identificar al autor entre las personas que se encontraban en la pequeña cafetería del centro y, como todavía no había nadie en la sala, decidí curiosear entre las estanterías, a la espera de que empezara a llegar la gente, pero atento para no quedarme sin sitio.
Estuve hojeando “Homer y Langley”, de E. L. Doctorow. Tiene muy buena pinta. También “De qué hablo cuando habla de correr”, de Murakami. Este me lo compro en unos días, seguro.

Cuando vi que Monteagudo entraba en la sala donde presentaría el libro, decidí seguirle. No había nadie, así que me puse a mirar las fotografías que estaban expuestas.
En un momento dado, David Monteagudo, acompañado por Andrés Pau, tomó asiento ante la sala vacía. Yo decidí sentarme también, más bien hacia el final. Entraron entonces algunos grupos que se colocaron en la parte más retrasada de la sala. Se pidió a la gente que se sentara un poco más hacia delante. En total llegaron al acto unas veinte personas. No vi a ningún periodista. Me pareció algo increíble.

Primero se leyó un fragmento del libro y luego David Monteagudo nos dirigió unas palabras. Nos dijo que el lector debía tener imaginación para interpretar el libro más allá de su sentido literal. Se trata de una especie de experimento en el que escoge a un grupo de personas y luego infiltra un elemento extraño, una especie de “virus”, y a ver qué pasa.
Según Monteagudo, el escritor a veces no sabe explicar lo que ha escrito, ya que escribe sobre todo por intuición, dejándose llevar por la historia. De hecho, afirma haber leído críticas que le mostraban aspectos del libro en los que él no había reparado. Las interpretaciones vienen luego. También las influencias. A las ya conocidas de “La carretera”, de McCarthy, o “El cazador de sueños”, de Stephen King, o “El Jarama”, de Ferlosio, se suma la influencia de una película como “El Ángel exterminador”, de Buñuel, por la situación límite que describe.



Piensa que al lector hay que entretenerlo y hay que mantenerlo interesado por lo que se le cuenta. Cree que el hecho de que su novela tenga mucho diálogo puede haber contribuido al éxito de la misma, ya que esto convierte la lectura en algo muy fluido. El diálogo engancha, dijo. Otro punto fuerte de su novela son los personajes, que resultan creíbles, reales. Identificarlos por lo que dicen o por su forma de hablar supuso un reto estilístico.

Habló también el autor de su intención de mezclar géneros. Y de cómo suele ser su mujer la que le sugiere los títulos de los libros, aunque no fue así en este caso, ya que el titulo le vino dado por un primer final que luego desechó y del que no quiso desvelar ningún detalle, y de cómo escribir es, en su opinión, una tarea que tiene algo de infantil y de ingenuo.

“Fin” es un libro que se lee con fluidez, que mantiene el interés del lector, una historia fantástica susceptible de diferentes interpretaciones, el planteamiento de un enigma sin solución, quizá también un libro sobre la muerte y sobre los remordimientos.

FIN
David Monteagudo
Editorial Acantilado.

9 comentarios:

Creatura dijo...

Les solicitamos artículos literarios, críticas literarias, reseñas
literarias, cartas literarias, poemas, relatos breves, cuentos, manifiestos
literarios, monólogos literarios, diálogos literarios, citas literarias
comentadas, sentencias o axiomas literarios, literatura oral rescatada,
documentos literarios antiguos desconocidos o poco conocidos,breves guiones
de teatro, breves guiones cinematográficos, epitafios
literarios...creaciones literarias de cualquier tipo, género o subgénero.
Incorporaremos Secciones, como la literatura infantil, la literatura de
trerror, la literatura de humor, la literatura rosa, la literatura de
ciencia ficción, la literatura erótica, la literatura de suspense, la
literatura histórica, traducciones literarias, etc, etc. Se trata de
conseguir un *órgano de expresión literario* de todos para todos.
*¡Consigámoslo
divulgando al máximo esta idea y participando en ella!*
G R A C I A S.

creaturamarmolejo@gmail.com

http://revistacreatividadyliteratura.wordpress.com

Raúl dijo...

He oído opiniones de lo más dispares sobre este libro. En cualquier caso, la definición de "fenómeno" no le queda mal.

ANABEL dijo...

Libro que me apunto para leer, yo no tenía noticias de él. Tú estás más acostumbrado a acudir a presentaciones y charlas de profesionales del mundo de la literatura. Sabrás si eso es normal o no. Tal vez los organizadores no lo hayan publicitado del todo bien.
No sé. Un saludo

JOSE ROMERO dijo...

Será que las presentaciones de libros se han vuelto repetitivas, aburridas? por otro lado la idea del éxito de los libros no me sugiere nada. Habrá que tenerlo en las manos y ver que trasmite. ¿ O será que uno se vuelve selectivo?

Elena dijo...

Pues no había escuchado hablar de este libro, pero me ha picado la curiosidad. Lástima lo de esa presentación semi vacía, al menos tú la disfrutaste.

Saludos

Francisco Machuca dijo...

Espero que al amigo David no le impida crecer como escritor ante un éxito tan inmediato.Peligroso veo yo semejante éxito por el primer libro.De todas maneras me alegro muchísimo.
Muy buena reseña Miguel.
Un fuerte abrazo.

Clarice Baricco dijo...

Por tu reseña lo quiero leer.
Ese escritor tuvo un público de calidad. Pienso yo.


Abrazos amigo.

Francisco Ortiz dijo...

Huyo de los fenómenos literarios siempre, procuro leerlos -si lo hago- un par de años después. Y me temo que los fenómenos a veces los montan entre cuatro y en realidad detrás no hay nada que no sea publicidad (no digo que sea éste el caso). Realmente, lo que vale es la literatura que te "toca", y ésa casi nunca tiene libros de moda.

Arare dijo...

A mi me gustó.
Es como si leyeras el guión de una película. Pero engancha hasta el final. Y ahí... justamente en el fin, me decepcionó.