martes, junio 23, 2009

Millenium


Fui a ver la película “Los hombres que no amaban a las mujeres”, dirigida por Niels Arden Oplev, adaptación del primer libro de la trilogía “Millenium”, del escritor sueco Stieg Larsson, que falleció de un infarto a los cincuenta años, sin llegar a ver su obra publicada. La película tiene un buen ritmo y mantiene el interés durante sus más de dos horas de duración. El ambiente frío y los paisajes agrestes acrecientan la soledad de los protagonistas, que se mueven en un entorno hostil en el que las cosas pueden no ser lo que parecen, al más puro estilo de las novelas clásicas de detectives.

Un periodista de investigación, Mikael Blomkvist (Michael Nyqvist), se enfrenta a tres meses de cárcel por no poder probar las acusaciones que ha vertido en un artículo sobre un influyente magnate. Mientras espera el momento de cumplir la sentencia, recibe una propuesta de Henrik Vanger (Sven-Bertil Taube): Debe instalarse en la pequeña isla en la que reside la mayor parte de la familia Vanger, a la que sólo se puede acceder por un largo puente, y una vez allí investigar la desaparición, cuarenta años atrás, de la joven Harriet Vanger (Ewa Fröling), desaparición que tuvo lugar en un momento en el que se había reunido toda la familia. Desde entonces, alguien envía a Henrik, periódicamente, una flor seca y enmarcada como las que hacía Harriet. El viejo Henrik está convencido de que la asesinó un miembro de la familia y que dicho asesino es quien le envía esas flores para torturarlo, así que quiere ver si Mikael puede averiguar lo que ocurrió. Antes de contactar con Blomkvist, Henrik Vanger contrató a una agencia para que investigara sobre él. En dicha agencia trabaja una peculiar investigadora llamada Lisbeth Salander (Noomi Rapace), de aspecto un tanto andrógino y algo gore, con piercings y tatuajes, silenciosa y distante, que se ha metido en el ordenador del periodista y va siendo testigo de sus pesquisas hasta que, en un momento dado, decide intervenir.


Desde luego, el personaje de Lisbeth Salander resulta muy atractivo. Es sin duda una de las mejores bazas de la historia. Nos parece incomprensible en muchos momentos y eso incrementa nuestro interés. La interpretación de la actriz Noomi Rapace es muy eficaz, aunque supongo que habrá mucha gente que no la verá como la encarnación de la heroína que ellos han imaginado. Para mí, que aún no he leído ninguno de los libros, aunque debo admitir que la película ha acrecentado mi interés hacia ellos, Salander tendrá ya siempre las facciones de Rapace. He leído hace poco que el referente para muchos lectores, antes de aparecer la película, era la cantante P. J. Harvey. La versión inglesa de este libro aparece con el título “The girl with the dragon tattoo”, lo que me parece un dato elocuente sobre la importancia de dicho personaje.
Stieg Larsson, en la única entrevista que llegó a realizar, dijo: Tomé a Pippi Langstrump. Pensé: “¿Qué aspecto tendría actualmente? ¿Qué tipo de adulta sería? ¿Cómo la calificarían? ¿Una sociópata? ¿Una autista? Tiene una visión de la sociedad distinta de la de los demás. (O, visto de otro modo, no observa la sociedad del mismo modo que el resto de la gente.)”. La convertí en Lisbeth Salander, de veinticinco años, una chica que se siente como una extraterrestre entre la gente. No conoce a nadie ni tiene capacidades sociales en absoluto.


También el personaje Mikael Blomkvist, periodista de investigación, concienzudo y tenaz, que se enfrenta al caso como quien se dispone a resolver un acertijo, posee el magnetismo de los clásicos detectives, aunque con claras diferencias. En una carta a su editora, Larsson escribió: He intentado crear personajes principales que se distingan, desde el punto de vista dramático, de los arquetipos policíacos al uso. Así, Mikael Blomkvist no tiene ni úlcera de estómago, ni problemas con el alcohol, ni ansiedad. No escucha ópera ni se dedica a ningún entretenimiento raro, como construir maquetas de aviones o algo parecido.
Otro aspecto destacable es el aire de novela clásica de detectives que posee la trama, al más puro estilo Agatha Christie y que, a medida que avanza la investigación, se va convirtiendo en una historia más actual, con asesino en serie incluido. Un argumento escabroso, salpicado de datos inquietantes, como el pasado nazi de algunos miembros de la familia Vanger, que conducen la historia por un camino retorcido en el que no sabemos qué podrá aparecer detrás de cada curva.
Larsson era un gran amante del género policíaco: He leído historias de detectives toda mi vida. (…)Hice una lista de las cinco mejores novelas negras hasta entonces. Entre las que destaqué estaban Sara Paretsky, Val McDermid, Elizabeth George, Minette Walters. Casi todos los escritores de novela negra que he encontrado destacables son, por extraño que parezca, escritoras. Sé qué tipo de cosas me han sacado de mis casillas en historias de detectives. A menudo tienen que ver con una o dos personas, pero no suelen describir la sociedad que las rodea.

Larsson estaba muy concienciado en contra de la violencia de género y la marginación de la mujer. También le preocupaban los grupos extremistas, sobre los que investigó profundamente. Se dice que era un hombre que pasaba dieciséis horas delante del ordenador. Fumaba unos tres paquetes de tabaco diarios, bebía mucho café, se alimentaba de comida basura, no hacía ejercicio, escribía por las noches y dormía apenas cuatro horas diarias.
Ante este fenómeno, uno es testigo de la campaña mediática en torno a la aparición del tercer volumen de la serie, y no puede evitar pensar que debe ser un poco raro por no participar de esa desesperada voracidad. Nunca he sentido la necesidad de hacer cola ante las puertas de una librería para adquirir un libro en el momento exacto de su puesta en circulación. Ni Harry Potter, ni las novelas de Mankell, ni este Millenium. Parece que el aspecto consumista que rodea al asunto poco tiene que ver con el asunto literario, lo cual pronto es utilizado para descalificar los libros, tildarlos de literatura de consumo, acusarlos de baja calidad estilística, etc. No estoy de acuerdo con esa asociación de ideas. Así que, pese a todo, insisto en que me han entrado ganas de leer a Larsson.

Por otra parte, todo esto me ha llevado a descubrir al interesante autor de las ilustraciones de la edición española de los libros: Gino Rubert (México, 1969).

15 comentarios:

ANABEL dijo...

Yo leí la primera parte basante tiempo antes de que la vorágine saltara, y la verdad es que me quedé enganchada con la novela... como no me sucedía hace tiempo. Eso sí,tengo que reconocer que no he visto la película, pero a primera vista los dos actores (al menos físicamente) dan muy bien el tipo.
Besos

Carolus dijo...

Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama “Manual y espejo de cortesanos”, de C. Martín Pérez.

http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html
http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf


Simula, disimula, no ofendas a nadie y de todos desconfía: antiguo consejo para un joven Rey Sol que te servirá para desenvolverte y medrar en la Corte en la que todos sobrevivimos. Donde hay un grupo de personas, existirá una lucha por el poder, alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder dentro de su Corte. Tal vez aún no te hayan contado cómo funciona todo esto. Te guste o no, ya estás metido de lleno en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

Saludos

Raúl dijo...

Debo de ser de los pocos que no han leído ninguna de las obras de Larsson, y no creas que no me siento un "ave raris" por eso. Sonrío.
Tampoco he visto la película, con lo que cualquier comentario que te hiciera al respecto y que se escapara de esta confesión, resultaría del todo insustancioso.
Un abrazo.

Elèna Casero dijo...

Yo, como Raúl, tampoco he leído ninguna obra ni he visto la película.
Supongo que se las pediré a alguien para leerlas durante este verano.

Un saludo, Miguel

Muchas gracias por haber venido a la presentación. Me alegré mucho de verte.

Antonia Romero dijo...

Diría muchas cosas, pero mejor haré una entrada en mi blog.
Solo un apunte para que veas por donde van los tiros: admiro a Larsson y adoro a Lisbeth Salander.
Besos

Lludria dijo...

Confieso que la portada no me llamaba la atención. A pesar de ello y gracias a la sinopsis lo tenía en mi lista de Navidad. Nadie me lo regaló pero en estos momentos me lo ha prestado una amiga y descansa junto con otros tres títulos a la espera de hincarle el diente. Ya contaré. Un abrazo

mi nombre es Alma dijo...

Aficionada desde siempre a la novela de misterio, compré y leí la primera novela de la serie en cuanto salió. Me alegró su exito, pero al mismo tiempo me entristeció por lo que dices, esa masificación hace creer erroneamente en la baja calidad del producto. Como a ti, me hizo descubrir también a Gino Rubert para incluirlo en mi galeria de banners, me gusta su estilo.

Me he autoinvitado en tu casa recomendada por Raúl, volveré.

Francisco Ortiz dijo...

No creo que vaya a leer ninguna de estas novelas, al menos por ahora. Encuentro -desde fuera- demasiados elementos que no me motivan y me hacen pensar que se trata de literatura de entretenimiento tan sólo, por más que estén aderazadas con detalles críticos. Me parece muy bien que una de las escritoras preferidas del autor fuera Sara Paretsky, crítica con nuestra sociedad alocada y superficial, pero aun así no dejo de pensar que se trata de productos, y nunca tengo prisa por abordarlos. Palabra de asiduo lector de novela negra.

Francisco Machuca dijo...

La novela negra se está quedando sin espacio ni tiempo,como cualquier otro género.Claro,son otros tiempos y se ha introducido nuevos elementos para la investigación;ADN,telefonía móvil,ordenadores super potentes,cámaras que lo vigilan todo,etc.Es decir,que se ha vuelto más farragosa la ambientación y más informaticos los detectives.He visto últimamente películas policíacas que no salen de una habitación repleta de pantallas y mucho móvil.Son los nuevos tiempos,mi querido amigo,y yo soy un nostálgico que todavía quiero creer que el detective bebe y fuma mucho y sólo entra en acción cuando entra un par de tetas en su despacho mugriento y desordenado.
No he visto la película que comentas ni tampoco he leído la trilogía,pero tu reseña,a diferencia de Francisco,me hace darle una oportunidad a un autor trtágicamente fallecido y más trágico,todo lo que envuelve su obra millonaria entre su esposa y familiares.

Un fuerte abrazo.

Clarice Baricco dijo...

Hoy compré el libro y ya me lo ganaron en casa, tendré que esperar el turno, tengo ganas de leerla antes de que llegue la película.

Me encantó el trabajo de Gino Rubert. Muy padre.

Abrazos.

D' Pollos dijo...

No te aconsejo la novela, es lejos de ser un Best Seller, un aburrimiento, se pasa capitulos enteros hablando de descripciones, de narraciones sin importancia y de acontecimientos sin sentido. No me cabe lugar a dudas de que ni el mismo escritor sabia como acabar la novela, la dificultad que él tenia de cómo resolver el caso lo reflejaba en todos los personajes porque llega un momento en el cual solo nombra a la chica desaparecida para decir: cómo desaparecio?, y sigue con lo que estuviese haciendo como si nada. Como intentando que el lector no se olvide del verdadero argumento.

En palabras coloquiales y sin ánimo de ofender a nadie, tanto "boom" ha hecho que califique esta novela como una "mierda pinchada en un palo" me ha decepcionado más que Celia Villalobos como ministra..

Aun asi siempre me ha gustado ver otras opiniones y espero que la mia no os ofenda

Anónimo dijo...

MANUAL Y ESPEJO DE CORTESANOS

http://rapidshare.com/files/249448852/Martin_perez_gran_juego.pdf.html

http://rapidshare.com/files/249448852/Martin_perez_gran_juego.pdf.html

Anónimo dijo...

Acabo de leer la segunda parte de la trilogía, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, y estoy super-enganchada. Desgraciadamente en la biblioteca de mi pueblo hay una lista de reserva de 15 personas delante de mi para la tercera parte, por lo tanto voy a tener que comprármela porque no puedo esperar. Reconozco que al principio resulta un poco liosa con tantos nombres suecos, y repite y enumera mucho, quizás le sobren varios cientos de páginas, pero.... es muy original, se salta muchos clichés de la novela negra, y aunque también hay sexo y alcohol (Francisco..)es desde otro punto de vista.Y el autor ha creado un personaje que sí pasará a la historia de la literatura: Lisbert Salander, la adoro, y admiro a su autor también (como dice Antonia. Besos
CLEA

Elena dijo...

Yo he leído los tres libros, y el primero es el mejor de todos sin ninguna duda, aunque los dos restantes también enganchan porque los personajes tienen mucha fuerza y no puedes dejarlos, especialmente el de Lysbeth. No se trata de literatura magistral, pero tampoco creo que pueda calificarse de "una mierda pinchada en un palo", como he leído en uno de los comentarios, aunque dicha opinión me parece tan respetable como la mía, por supuesto. Está bien escrito (sin florituras), los personajes son interesantes y la trama está bien urdida. Es verdad que es demasiado prolija en descripciones, y quizás los tres tomos se podrían haber condensado en uno, pero creo que tiene más calidad que el típico best-seller al uso al que los medios nos tienen acostumbrados.

En fin, ya nos contarás tu opinión si te animas a leerlos. Yo no creo que vea la película. "Mis personajes" no se parecen en nada a los actores que he visto en el tráiler, y la verdad es que no me llama demasiado la atención.

Saludos

Rosa Silverio dijo...

Miguel, estoy terminando el primero y me ha gustado. Quizás loo que menos haya disfrutado sea la prosa (tal y como señala Elena de Perdida entre libros) en su excelente reseña, pero el libro es interesante y me ha entretenido mucho en estos días en que necesitaba de un libro que me sacara del "mundo real". Fuera de eso, Larsson me cae muy bien.

Abrazos.