domingo, diciembre 21, 2008

Sobre blogs

Supongo que lo hace para llamar la atención, claro. O quizá por puro snobismo, que también podría ser. El caso es que el “Joven Autor”, que ya no es tan joven, resulta que escribe con su vieja máquina de escribir y le cuesta encontrar recambios. Pero se niega a pasarse al ordenador, no le gusta, vaya, porque él no entiende que un ordenador funciona sin necesidad de estar conectado a internet, así que en cuanto tiene la oportunidad (“se ve obligado”, dice él), pues aprovecha para navegar por internet. Hace unos días lo volvió a hacer, aunque él sigue afirmando que ha sido la primera vez en su vida, o casi (cómo me gusta esta puntualización).
¿Y qué le pareció? ¿Cómo le resultó la experiencia? Imagínense. Fatal. Le asombró que en la red existen datos “sobre todo lo habido y por haber, aunque demasiados no sean de fiar o estén equivocados”. Yo supongo que lo que hace el Autor es poner su nombre en un buscador y buscar los fallos. Y con esta prueba contundente, pues se hace una idea en cuestión de minutos de todo lo que ocurre en todo el ingente universo de internet, así de fácil, caray, que la gente se complica la vida con unas cosas…
Pero no obstante, lo que más le ha desagradado de todo han sido los blogs y los foros. No es la primera vez que arremete contra los blogs el Autor, pese a que no había navegado hasta ahora, al parecer. No entiende “que tantos escritores tengan un blog propio y le dediquen, por fuerza, numerosas horas de su tiempo”. Lo compara a estar sentado en un bar hablando de lo que sea, expuesto a que cualquiera coja una silla y te suelte a su vez “su rollo o—con demasiada frecuencia— sus imprecaciones”. Vamos, que no tiene nada que ver con escribir artículos en la prensa que, semana tras semana, provocan reacciones y cartas de lectores que muestran su acuerdo o desacuerdo con ellos, nada que ver.
Pero lo más preocupante son sus conclusiones. Dónde se habrá metido este pobre hombre para concluir que “hay en este mundo, o eso parece, una desproporcionada cantidad de odiadores, o llámenlos negativistas, resentidos, amargados, venados”. Jesús, qué mal lo ha pasado. Esto, constata este improvisado investigador cibernético, no ocurre tanto en los blogs en inglés, que seguramente también recorrió al completo en ese rato que estuvo él probando a ver qué era eso de la red. “En los españoles, en cambio, veo una sobreabundancia de rabiosos y cabreados, de individuos a los que todo parece una mierda, o que dedican horas y horas a estudiar la obra de un autor, por ejemplo, con el solo ánimo de ponerla a caldo, en vez de abstenerse —como sería lo lógico— de seguirla leyendo”. Sobrecogedor del todo.
Dice muy poco en favor del Autor denostar un medio que no entiende o que no quiere entender (o eso dice). Nadie le obliga, así que lo mejor que puede hacer es dejar de sacar conclusiones ofensivas y erróneas porque, de momento, el que ha demostrado ser un furibundo resentido es él, que ha insultado a propios y extraños de forma gratuita e injusta, en lugar de aplicarse lo que él mismo propone, esto es, abstenerse de seguir leyendo.
No es preciso insistir en que existen una gran cantidad de blogs en los que no se insulta a nadie y en los que se habla de distintos temas con la mayor honestidad posible y, sobre todo, con el máximo respeto. También hay sitios en los que la gente insulta amparada en el anonimato, no se puede negar esto, pero toda generalización es mala, y eso debería saberlo el Autor, cuyo nombre evito porque no tengo ningún interés en que la próxima vez que se meta en internet y se busque, llegue hasta aquí.
Por cierto, esta semana, escribe sobre fútbol, otra de sus pasiones.

Enlace al artículo sobre los blogs

23 comentarios:

Rosa Silverio dijo...

No sabes lo que me ha gustado la valentía con la que has escrito esta entrada.

Yo ya había leído lo que escribió ese autor sobre los blogs y sólo puedo decirte que su opinión no me merece ningún respeto y que sólo ha sido una muestra de su ignorancia.

Lo primero es que porque usted navegue un rato por primera vez ya no puede pretender tener un juicio acabado de la red.

Le segundo es que tal y como señalas, si él quiere puede usar la computadora sin tener que conectarse a Internet.

Lo tercero es que él no es más escritor por usar un viejo trasto en lugar de una computadora (eso no tiene nada que ver, lo que importa es escribir bien). Yo apuesto a mi laptop y quien se meta con ella se mete conmigo.

Lo cuarto es no es cierto que en español hay más blogs chismosos y ofensivos que en inglés. Será que en su torpe búsqueda se encontró con eso, pero hay de todo en la viña del Señor y en todos los idiomas.

Lo quinto es que si esto de los blogs es igual a ir a un bar entonces porqué perdió su precioso tiempo y no se fue al bar o se puso a escribir un libro (por cierto, el escritor me gusta, jejeje).

Lo sexto es que no se puede desmeritar el trabajo de otro así tan fácilmente, y menos si usted no lo conoce. Los blogs no sólo son un culto a la personalidad y al ego, hay espacios que hacen verdaderos aportes, que son enriquecedores, que son ventanas a la amistad, y este es una muestra de ello.

Lo séptimo es que así como hay odiadores, vengadores y todo lo que él quiera encontrar en la red, así mismo los hay en el mundo "real". Los odiadores y resentidos los hay en todas partes, cuando no escogen el blog como medio, escogen una columna de un periódico como El País, o ir a un bar a beberse su birra y a despotricar en contra de todo el mundo.

Me habría gustado que el escritor en cuestión hubiese sido más jucioso y en lugar de haber emitido una opinión (que más bien parece un veredicto) apresurado, le hubiera dado el chance a ese medio en donde hay sus cizañas, pero también muchísimas cosas positivas.

La gente abre un blog porque evidentemente siente que tiene algo qué decir (así como un escritor escribe un libro o publica una columna), es un medio ideal porque es gratuito (no hay que pagar dominio ni alojamiento, mucho menos contratar los servicios de un diseñador), se ha hecho popular a través del tiempo y creo que pese a sus limitaciones y puntos en contra es mucho lo bueno que tiene.

Los escritores abren un blog no porque no tengan nada qué hacer o porque no sepan en donde queda el bar más próximo a su casa, sino porque es un medio a través del cual puede difundir su trabajo literario, porque estos nuevos tiempos han demostrado que es útil tener presencia en la red, y porque muchas veces se tienen cosas que decir y no hay otro medio para hacerlo. Ya sabemos que los periódicos, por lo menos en mi país, están en manos de empresarios, gente que no acepta una voz crítica que vaya en contra de sus intereses o de los intereses de sus amigos.

Perdóname por haberme extendido tanto pero realmente tenía mucho qué decir.

Abrazos, Miguel, y que pases una feliz navidad.

Clarice Baricco dijo...

Ayyy pobrecito, de lo que se ha perdido y además de que él está perdido en sus declaraciones. En fin, le invitaré un café de tolerancia.
A seguir.

A ti te aplaudo amigo, por cada letra que pulsas.

Me regalaste un gran año y convencida que serán más al lado de tu talento.

Gracias por todo Señor Escritor.

Hoy y siempre lo mejor. Felicidades.

Recibe mi admiración y cariño.

Juan Carlos Márquez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Carlos Márquez dijo...

Me gustaría añadir que las novelas del señor ese son un peñazo, pero no puedo juzgarlas, porque no fui capaz de leer completa ninguna. Y no es posible ni razonable ni justo emitir juicios sobre media docena de páginas coñazo de media docena de novelas. Así que me voy a abstener, a la manera del señor ese.

dsdmona dijo...

Como decía mi abuela: el que no tiene otro quehacer con el culo caza moscas... pues eso, si tan mal le parece que no navegue ningún día más no sea cosa que le de un colapso y culpe a internet de su internamiento.

Felices fiestas

D.

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Has empleado la justa coña marinera necesaria para comentar el tema este del artículo-boutade. Fantástico. Aunque eso no debe desmerecer al pedazo de escritor que es, lo que tampoco debe enaltecer la supina tontería que ese artículo que glosas también es.

José Montalvá dijo...

insultar es un arte; ya lo dijo shopenhauer...

ANABEL dijo...

Ya había tenido la desdicha de leer el artículo en cuestión, y la verdad, es que como tu te despachas divinamente solito, poco más hay que añadir. Más que nada, porque los que escribimos en castellano somos unos faltones y groseros, que no le llegamos a este pedazo de snob ni a la altura de la suela de los zapatos (se nota el tono irónico ¿no?).
Que me da igual lo que piense, y que debo confesar que yo tampoco he sido capaz de terminar ninguna novela suya porque son una castaña. Es más, creo que he perdido demasiado tiempo leyendo el artículo. No le cedo ni un segundo más, tengo demasiado por hacer.
Besos Miguel y felices fiestas

Petrusdom dijo...

No tengo nada que añadir a esta tu magnífica entrada, pero da miedo que ese señor joven académico emplee una retórica sin argumentos razonables para meterse con los que escriben, sin ser "académicos", en otros medios como es el de los blogs y foros de internet.
Este señor joven académico ¿qué pensaría cuando la literatura se extendió masivamente gracias a los periódicos?
Saludos cordiales.

babel dijo...

El artículo al que te refieres en esta entrada es una soberana metedura de pata del escritor, académico y columnista del que obvias mencionar el nombre. Coincido completamente con esa opinión. Sin embargo, siento una gran admiración por la Literatura de Javier Marías, del que opino es uno de los mejores escritores contemporáneos patrios. Si yo hubiese hecho un post sobre su artículo, hubiese empezado (sin duda alguna) por ahí... Aunque, de vez en cuando, se le vaya la pinza. Lo uno no quita lo otro.

Saludos y feliz Navidad!

JOSE ROMERO dijo...

Estimado Miguel: me solidarizo totalmente con tu respuesta a semejante artículo que muestra que aún escritores veteranos resbalan de fea manera. Por otro lado encuentro aterrador, ahora, haber coincidido con algunos otros puntos de vista del Autor.

conde-duque dijo...

Qué manera tan innecesaria de hacer el ridículo ¿no?
Esas contradicciones y mentirijillas, ese afán obsesivo por sostener una pose, esos "casi" que delatan a cualquiera...
Aaayyy, pobrecito (como dice Clarice), qué duro es tener el Ego subido.
En cualquier caso, los argumentos son tan pobres que no merecen que nadie se sienta molesto ni pierda el tiempo rebatiéndolos.

conde-duque dijo...

Me lo imagino disfrazándose a diario y poniéndose pelucas para bajar al cíber de debajo de su casa y buscar su nombre desesperadamente en Google.
(En otro artículo hablaba del "bloguero R.")
Un abrazo y Felices Fiestas, Miguel.

Miguel Sanfeliu dijo...

Rosa, en efecto, das en el clavo al decir que la opinión del autor en este asunto es una prueba de su ignorancia. La verdad es que al leerlo recordé viejos chistes en los que un "paleto" va a la ciudad y luego intenta explicar a otros cómo es esa ciudad a través de lo que él ha visto. Parece mentira que alguien de su categoría meta la pata de esa manera, sin duda por rabia hacia algo que le disgusta, pues debe haber algunos blogs por ahí que se dedican a meterse con él.
Y estoy de acuerdo contigo en señalar lo bueno que tienen los blogs, la posibilidad que brindan para que uno exprese sus opiniones sin ningún tipo de restricción.

Clarice, sí, esa es una buena manera de decirlo, se ha perdido en sus declaraciones.
Gracias a ti, siempre.

Juan Carlos, haces bien. No obstante, yo te aconsejaría que insistieras con alguno de sus libros: "Todas las almas", "Corazón tan blanco" y "Negra espalda del tiempo" me gustaron mucho.

Dsdmona, qué cosas decía tu abuela, la frase viene que ni pintada, jaja.

Miguel Ángel, completamente de acuerdo con lo que dices.

José M., y tanto que sí.

Anabel, sí, se pilla la ironía, sí. Y estoy de acuerdo en que este artículo supone una pérdida de tiempo, por su estupidez. Sin embargo, estoy seguro de que habrá mucha gente que creerá lo que ahí se dice, más quizá de la que podamos creer.

Petrusdom, en efecto, da miedo, es como cuando una supuesta autoridad dice que algo no hay que verlo porque es pecaminoso. La intolerancia suele verse en el ojo ajeno y no en el propio, por lo que parece.

Babel, uno no quita lo otro, en efecto, y nunca he tenido problema alguno en reconocer que Javier Marías es un gran escritor. Pero en este caso me ciño a su artículo y no vi la necesidad de hablar de su trayectoria ni de ninguna otra cosa. Ser un buen escritor no le justifica para afirmar memeces.

José Romero, no creo que debas aterrarte. Uno escribe semana tras semana y llega a creerse que puede hablar sobre cualquier cosa porque su opinión siempre será sabia, lo cual es un error, como acabamos de ver. Pero eso no quiere decir tampoco lo contrario, así que no es extraño que en otros asuntos podamos estar de acuerdo con él.

Conde-Duque, sí que es una manera innecesaria de hacer el ridículo. Ya digo que debió cegarle la rabia hacia algún detractor, no sólo el bloguero R. que al parecer lo incluyó como personaje en un libro satírico, sino algún otro que parece que se la tiene jurada. Pero que responda claramente y deje de jugar a intelectual que mira las miserias humanas desde las alturas. Desde luego que la imagen que propones, con la peluca en el cibercafé es de lo más sugestiva, jaja.

Un fuerte abrazo, gracias por los comentarios y os deseo una feliz navidad.

Francisco Ortiz dijo...

El conservadurismo afecta a las mentes estrechas y a los flojos: de espíritu, de corazón. Los blogs son el espacio ideal para dar sin recibir(cultura gratis, viejo deseo anarquista que se cumple), para crear y compartir al instante, para decir libremente cuanto quiera decirse. A algunos esto les molesta. Son los que se creen los elegidos. Allá cada cual con su mierda. Dentro de mil siglos, ¿qué quedará? Seguramente no ese Autor. Seguramente lo más insospechado. Bien por ti, Miguel: tú puedes decirlo bien claro, pues tu blogs es de los mejores de la red.

Sergi Bellver dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sergi Bellver dijo...

"No es de recibo", dijo una vez un crítico muy serio cuando un servidor denunció compadreos del mundillo literario con nombre y apellidos, y después de meses de observación.

"No es de recibo", le digo hoy a este autor (me resisto a la mayúscula), que sólo por ser quien es puede decir lo que ha dicho y en el medio que lo ha hecho (ahora unos cuantos diplodocus más estarán dándose con los codos en alguna polvorienta biblioteca o entre los vapores de coñac de un ambigú "¿lo ves? ya te decía yo que eso de la interneses era una zarandaja"). Y de paso, como casi siempre, lo ha hecho con el "Yo" (aquí la mayúscula por hipérbole) por delante del objeto de "estudio", como todo divo que se precie. ¿A quién le importa con qué escribe un articulista su texto, si a máquina, con una pluma de avutarda o grabándose en Skype? El texto es lo único que importa, y la idea, si la hay...

Sí, este autor habrá escrito novelas muy dignas de la admiración de muchos y del bostezo de otros (al publicar te expones, y agradar a tood el mundo sería perverso), pero su actitud suele ser de lo más soberbia, cuando se me ocurren ahora mismo cuatro o cinco Autores (la mayúscula por su trabajo) del mismo nivel (cuanto menos) no académicos, pero sí doctorados en humildad y sabiduría (erudición aparte, sabiduría, la atemporal).

El otro día publiqué una entrada ¿contra? algunos críticos de medio pelo en mi bitácora, y me abstuve de dar nombres, porque luego pasa lo que pasa. La entrada en realidad era a favor de los lectores y autores independientes y libres de prejuicios, que son capaces de ver por sí mismos cuando un crítico, un autor o un académico ejercen de indocumentados e hilvanan una impagable ristra de sandeces.

Sentando cátedra urbi et orbi, que es lo peor.

Bravo por tu entrada, Miguel. Los que llevamos años trabajando sin remuneración alguna en nuestras bitácoras sabemos lo que se cuece y lo que es o no "de recibo".

Posdata: Estoy escribiendo una novela histórica sobre las Guerras Púnicas en tablillas de barro y escritura cuneiforme. Ya voy por la número 756. No te jode...

Sergi Bellver dijo...

Por cierto, entresaco la última frase del esperpento de marras, para remarcar lo que resume la aportación de este autor (verdadero filón para la industria papelera):

"No sé, pero asomarse a esa inmensa taberna que son los blogs y foros de Internet, en España, le hace tener a uno la sensación de vivir en una región ocultamente furibunda, en la que más vale no entrar, si es posible."

En efecto, no sabe de lo que habla, y además lo hace desde su propia región furibunda.

Será muy buen autor (a mí me interesan otros y no puedo juzgar porque, al contrario de lo que él ha hecho con las bitacóras, el acercamiento superficial que he tenido a sus novelas no me da criterio ni autoridad moral para hacerlo) pero de la alternativa real que supone la red al anquilosamiento de muchos medios no tiene ni la más remota idea.

mart dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mart dijo...

Los comentarios de este Autor (sigo la tendencia...) son tan estúpidos como su pretensión de dictar sentencia sobre una realidad que él mismo afirma desconocer:
"...aproveché para navegar un poco por Internet, por primera vez en mi vida o casi. "

Andar por la superficie de la cosas,y además un pequeñísimo trayecto,para acabar emitiendo juicios de valor a cerca de todo un universo objetivable (en su calidad de identificable,otra cosa es el continente),como es la blogosfera,es siempre la vía fácil y cómoda de quienes consideran que su clarividencia intelectual les capacita,con unos pocos datos y argumentos,para describir en dos o tres afirmaciones un fenómeno complejo por su variedad y extenso por su caracter global.
Esa mínima parte para identificar al todo es una sinécdoque poco afortunada en este caso.
Estableciendo un símil diría que no es sensato,ni prudente,aunque si cómodo y fácil,construirse la opinión sobre la imagen de África...viendo solo películas de Tarzán.

Miguel Sanfeliu dijo...

Francisco, muy buena definición de los blogs: el espacio ideal para dar sin recibir. y muy cierto. Gracias por el elogio, amigo.

Sergi, no es de recibo, desde luego. Me ha gustado mucho esa imagen que pintas de los diplodocus dándose codazos en la polvorienta biblioteca, muy gráfica. Ser académico, por lo visto, no es algo de cuyo prestigio no se pueda dudar, o eso parece, pero esa es otra cuestión. Y, en efecto, lo que sí deja claro es su absoluta ignorancia en lo referente a internet.
Ah, y suerte con esa novela en tablillas de barro y escritura cuneiforme. Seguro que será un bombazo.

Mart, no hay palabra que mejor defina la pretensión de intentar explicar lo que se desconoce: estupidez. Y muy oportuno el símil sobre África.

Un fuerte abrazo y gracias por los comentarios.

Elena dijo...

Llego un poco tarde al debate, pero me ha encantado tu entrada, Miguel. Admiro al Javier Marías escritor, y no voy a dejar de hacerlo por este tipo de comentarios que están completamente fuera de lugar. El Javier Marías persona tiene derecho a ser como le dé la gana, aunque con este tipo de opiniones no demuestra ser todo lo inteligente y tolerante que parece en muchos de sus artículos. La misma postura irracional y falta de sentido demuestra -en mi opinión- cuando habla del tabaco, pues si por él fuera todos los no fumadores tendríamos que exiliarnos del país ante el derecho inalienable de los fumadores a echar el humo donde les dé la gana, que para eso hay libertad, y a quien le moleste que se aguante. Los artículos de este autor están cargados de sinceridad, pero es evidente que a veces su ego le oculta parte de la realidad que él no es capaz de ver.

Cuando leí el artículo de marras ni me sorprendí, de hecho vi natural en él este tipo de exabruptos. Menos mal que siempre nos quedará el Marías escritor.

Un abrazo, amigo bloggero.

Francisco Machuca dijo...

Tocas un tema más que interesante,Miguel.Leí el artículo de Marías en El País y Marías,como es costumbre,se va al extremo.Son muchos los escritores que han criticado y critica el mundo de los blogs,y otros se han entregado por completo a ellos.Pues claro que hay blogs basura,como también existen libros (y cada vez más)que no merecerían el esfuerzo de ser publicados.Existen tantos blogs en la red como novedades saturadas en las librerías y esperando a ser recicladas de nuevo en la parte trasera de las mismas editoriales.Confieso que no soy un gran lector de blogs,a escepción de los amigos que uno puede elegir con la mayor libertad y son de una calidad indiscutible.Si debo añadir un granito de arena en favor de los blogs diré que gracias a ellos he gozado y gozo de la amistad,la complicidad,la sabiduría,el respeto y el intercambio de opiniones que rara vez se da fuera de la red,en un mundo cada vez más marcado por la autocomplaciencia,la vanidad y la pedantería de la mayoría de nuestros escritores.El terreno está cerrado para los que nos gusta escribir.Y aún puedo añadir algo más,que he conocido a gente estupenda desde todos los ángulos del globo terrestre.Creo que en un futuro,las buenas editoriales deberán de cuestionarse en buscar en la cantera de los blogs a nuevos talentos.
¿Y Marías? Se lo perdono.El domingo día 28 de diciembre,publicó otro artículo que vale la pena leer,mi querido Miguel.Creo que muchos escritores de cierto renombre creen que sólo ellos saben escribir,y claro,luego visitan blogs y se asustan.

Un fuerte abrazo.