viernes, abril 27, 2007

Más extraño que la ficción


Harold Crick (Will Ferrell) es un hombre meticuloso, fiel a sus rituales, una de esas personas cuya existencia está cuadriculada, incapaz de romper su rutina. Una voz en off nos presenta al personaje. Es inspector de sanidad y sus compañeros admiran sus rápidas dotes para el cálculo matemático. Esa voz en off nos dice que Harold se cepilla los dientes un determinado número de veces de arriba abajo y de izquierda a derecha y, de pronto, Harold se detiene y mira a su alrededor. La voz se calla. Harold vuelve a cepillarse y la voz retoma su discurso. Entonces Harold empieza a gritar y a registrar la casa. Harold es un personaje que escucha lo que dice la voz que nos narra su historia, y esto es algo que puede volver loco a cualquiera. Por eso visita a varios psiquiatras que se obstinan en decirle que padece esquizofrenia. Pero él sabe, por extraño que resulte, que esa voz es real, porque dice cosas en las que él no había reparado. Y un día, cuando la voz anuncia que Harold morirá en poco tiempo, encontrar a su dueña se convierte en un objetivo vital. La única persona que puede ayudarle es un profesor de literatura (Dustin Hoffman) que, tras un primer momento de rechazo, parece aceptar con cierta naturalidad el hecho de que Harold sea en realidad un personaje de ficción. Lo primero que deben averiguar es si la historia en la que está inmerso Harold pertenece al drama o a la comedia.

Este es el planteamiento de esta película, narrada con brío, que mantiene el interés del espectador, desconcertándolo, y que cuenta con un excelente elenco de actores. La película está llena de escenas memorables, como la que nos muestra a la escritora Karen Eiffel (Emma Thompson) en la sala de urgencias de un hospital, buscando la inspiración para narrar la muerte de su personaje. Y es que nos enfrentamos, ante todo, a una reflexión sobre los elementos narrativos, lo cual establece una distancia que impide que el espectador se relaje, pues cuando cree que está viendo una comedia se encuentra con que está ante un drama. Marc Foster, director de la excelente “Descubriendo Nunca Jamás”, nos ofrece una propuesta atractiva y de hondo contenido, cuya puesta en escena presenta efectivas ideas visuales.

Supongo que es inevitable acordarse de “Niebla”, de Unamuno. El momento en que Augusto acude a ver a su autor para decirle que está pensando en suicidarse y el autor exclama que eso es imposible: “Pues opino que como tú no existes más que en mi fantasía, te lo repito, y como no debes ni puedes hacer sino lo que a mí me dé la gana, y como no me da la real gana de que te suicides, no te suicidarás. ¡Lo dicho!” Claro que en la película de la que estamos hablando, las intenciones del personaje son justo las contrarias: seguir viviendo.

8 comentarios:

M dijo...

De lo mejor de este año, sin duda. Para que luego digan que ya no se hace buen cine.

Elena dijo...

No he visto esta película, pero tiene una pinta estupenda. ¿Sigue en cartelera?
Un saludo

Mónica dijo...

No la he visto, pero me apetecía mucho. Te contaré en cuanto la vea.
Un abrazo

Clarice Baricco dijo...

Me regalaron la película, la vi con Bethania y ¿qué crees que pasó? pues que salió defectuosa y en los últimos diez minutos o menos, se congeló y nos quedamos sin saber el final. Peor que si se hubiera ido la luz.
Por lo tanto, no sabemos el final.
Me dirás el final? o tengo que esperar a conseguirla de nuevo?
(Ya te imaginarás como nos pusimos).

Gracias por tu buena reseña.

Abrazos cinéfilo

sfer dijo...

Cuando oí hablar de qué iba esta película, me entraron muchas ganas de verla, pero luego leí un par de críticas que decían que no aportaba nada nuevo, y que lo que proponía ya se había hecho antes (ver "Adaptation", por ejemplo) y mejor, así que las ganas se me quitaron...

Después de leer esto, quizá le dé una oportunidad cuando me la encuentre en el videoclub.

Miguel Sanfeliu dijo...

M, estoy de acuerdo.

Elena, no creo que siga en cartelera. La verdad es que sólo se mantienen en cartel las comedias estúpidas y soeces que van dirigidas, supuestamente, al público adolescente.

Mónica, espero que me lo cuentes de verdad.
(Siempre digo esto y nunca me cuenta nadie nada, snif)

Clarice, qué rabia, qué rabia. Hay pocas cosas más desesperantes... Ya te contaré el final, no te preocupes.

Sfer, es que hay críticos que siempre se quedan fríos. Yo, por el contrario, siempre me suelo entusiasmar. Bueno, hay casos en los que no, pero no hablo de ellos. Mejor olvidarlos.
Dale una oportunidad cuando la veas en el videoclub. Creo que te gustará. Es más, estoy seguro.

Saludos y gracias por los comentarios.

Rosa Silverio dijo...

No he visto la película, Miguel, pero me encanta el reparto, así que la tendré pendiente.

Miguel Sanfeliu dijo...

Rosa, no la dejes pasar...
Un saludo