viernes, febrero 09, 2007

La edad

¿Existe una edad ideal para publicar el primer libro?
He publicado algunos textos aquí y allá, pero ningún libro todavía, pese a que tengo varios escritos y amontonados por los cajones. Y me doy cuenta de que la edad se está convirtiendo en un handicap para conseguir publicar.
Me queda aún la posibilidad, con un poco de suerte, de ocupar un puesto entre la lista de escritores que se han dado a conocer tardíamente. Pedro Juan Gutiérrez o Luis Landero publican su primer libro superados los cuarenta años. Aún estoy a tiempo. Álvaro Pombo, por ejemplo, confiesa que ha logrado su independencia económica como escritor a la edad de 53 años. Y, más extremo aún, Gesualdo Buffalino, escritor italiano, se hizo famoso a los sesenta años, con la publicación del libro "Perorata del apestado". No todo está perdido.
E. Annie Proulx nació en 1935 y empezó a escribir literatura a los cincuenta años. Publicó su primer libro de relatos cuando ya había cumplido los cincuenta y tres (1988). Por su primera novela, "Postcards", obtuvo el premio PEN/Faulkner en 1992, es decir, a los 57 años. En 1994, obtuvo el Pulitzer y el premio Nacional con su novela "Atando cabos".
Y Francisco Afilado acaba de publicar su primer libro de relatos, titulado "Perforaciones". Afilado nació en 1963. Apenas soy un año mayor que él.
Tras pensar en todo esto, me pregunto por qué parece un objetivo primordial conseguir ser publicado, que tu nombre aparezca en la portada de un libro. Supongo que es la forma de legitimar un hobby que requiere muchas horas, un hobby más importante que cualquier otra actividad.

22 comentarios:

M dijo...

Tremenda cuestión, Miguel. Yo estoy en el viraje inverso, y hasta he falseado algunos de los datos del currículum que mando a las editoriales junto al manuscrito respecto a mi edad (como borrar mi fecha de nacimiento) y otro que no voy a decir para evitar suspicacias o juicios prematuros.
Y sí, es un coñazo tener este tipo de handicaps (que no son tales, sino absurdeces de la realidad editorial que nos ha tocado vivir).

Hay que seguir guerreando.

Un abrazo

Ruth dijo...

Yo también me como el coco con ese tema de vez en cuando y empiezo a pensar que si no publico algo YA, nunca voy a poder hacerlo. Pero luego me paro y lo analizo: ¿Por qué escribo? Porque me gusta. ¿Me gustará menos si nunca consigo ser publicada? No. Entonces, a seguir escribiendo y a esperar que el agradable accidente de ser descubierta por un editor ocurra tarde o temprano, o que no ocurra en absoluto...

Juan dijo...

Una obsesion por publicar ya, puede indicar que no posee una visión artística de su creación. No la considera tanto una forma de arte sino más bien una forma de obtener algo a cambio (no me parece mal, por otro lado) o prima más la visión utilitarista de la literatura que la, la llamaré visión "sentimental" de la misma, es decir, supongo que, cuando le hacen un regalo, eso de "lo que importa es la intención" no va con usted (conmigo tampoco). Creo que, a pesar de que publicó algo a los cuarenta, hasta los sesenta no empezó a publicar de verdad José Saramago y acabó siendo Premio Nobel.

Saludos.

Elena dijo...

Puede que publicar un libro sea el sueño de cualquier escritor, pero ¿cuántos libros se quedan olvidados en los fondos de muchas librerías sin que apenas nadie se interese por ellos? Creo que no se deben depositar demasiadas esperanzas en ello. Coincido con Ruth: si se disfruta escribiendo y eso nos llena, ¡adelante! La publicación de un libro no debe ser la meta, sino un accidente (positivo) que puede acontecernos a lo largo del camino.

Te deseo toda la suerte del mundo en esta ardua tarea que es intentar publicar, Miguel. Y por supuesto que cualquier edad es bueno para ello. Aunque hay que conservar la paciencia.

Un saludo

Antonia Romero dijo...

Mi novela Peso cero entrará en máquinas en este mes, no sé cuando porque en esto de publicar la primera vez que una editorial confía en ti hasta el punto de invertir su dinero en tu obra, no te dan muchos datos (coincido con Prometeo en la experiencia). Yo puedo decir que sí tenía muchas ganas de publicar y mis motivos son que querría poder dedicarme a escribir sin tener que hacer otra cosa para comer. Lo primero, lo de publicar, parece que después de la espera, ha llegado. Lo otro es como los sueños, se acaban cuando despiertas.
Un abrazo

K dijo...

Miguel de Unamuno diría que es la necesidad de trascender, todo lo que nos impulsa es ese rechazo que tenemos a la nada. Publicar es una forma de extender nuestra vida.
Don Miguel, créame que usted no va a ser mejor escritor si un grupo de miles les personas lo manifiestan comprando su obra, al fin y al cabo ellos también morirán.

Clarice Baricco dijo...

Apreciado Miguel:

No lo sé. Recuerda que nunca aprendí a escribir, solo a leer.
La fortuna es que te leo.
Lo imprescindible es que NUNCA dejes de escribir porque naciste pegado a las letras.
La certeza es que tu libro lo tendré.
La edad? no importa.
Llegará.

Abrazos

Graciela

Portorosa dijo...

Siento no tener un punto de vista más puro o romántico (dicho sea sin el menor asomo de burla hacia las demás opiniones), pero yo creo que escritor es el que escribe libros; libros publicados, por supuesto.

Luego, uno puede escribir genial sin publicar una línea, y puede haber vendido libros y ser desde un genio hasta un absoluto fraude. Pero, en general, escritor es el que pone su nombre bajo el título en un libro.

Y el que quiere ser escritor quiere eso. No quiere la satisfacción íntima de escribir, aunque en ella esté el origen de todo habitualmente, sino algo así como la
certificación pública. Editar es lo más parecido a tenerla, a pesar de los pesares (que no hace falta que me listen aquí, ya me doy cuenta). Sin ella, sólo con la satisfacción íntima, yo creo que uno escribe, pero no es escritor, que al fin y al cabo tiene una clara connotación profesional, aunque no dé para vivir.
Es injusto, por supuesto, pero si lo pensamos bien el sistema no ha funcionado tan mal; por una excepción, hay mil aciertos.

Insisto, un escritor frustrado puede escribir como los ángeles.

Un abrazo, Miguel & co.

Miguel Sanfeliu dijo...

M, tienes razón, hay que seguir guerreando. Yo reconozco que, aunque me quejo, no puedo decir que soy constante, que bombardeo a las editoriales...
Todo se andará.

Ruth, yo siempre he considerado escribir como una necesidad. Ser publicado significa un paso importante hacia el objetivo de poder vivir haciendo lo que a uno realmente le gusta. Por supuesto, resulta obvio que uno no deja de escribir por no conseguir ser publicado. Te deseo suerte en la misma meta.

Juan, gracias por recordar a Saramago. Respecto al resto de su comentario, lamento no compartirlo. No se trata de tener una visión "utilitarista" de la literatura, ni mucho menos. Publicar es un espaldarazo importante y no creo que aspirar a ello signifique que uno no tiene una visión artística de su creación. Por otra parte, habría que intentar definir qué se entiende por "visión artística". Yo escribo, por el momento, lo que quiero, lo que necesito escribir. Escribir pensando en que se está haciendo arte me parece, a priori, un poco presuntuoso. Esa calificación creo que debe corresponder siempre a los demás, no al autor.

Elena, tienes razón, aunque sí creo que publicar es una meta, una especie de justificación de todo ese tiempo que le restas a otras facetas de tu vida. Te agradezco los ánimos. También yo te deseo suerte.

Antonia, mi enhorabuena por tu inminente publicación. Es posible que se produzca la primera meta pero no la segunda, desde luego, pero así es este camino. Avisa cuando se pueda comprar el libro.

K, mis respetos y agradecido por la cita de Unamuno.

Clarice, me sonrojas y espero de verdad no defraudarte.

Portorosa, absolutamente de acuerdo con usted, amigo. No hay vuelta de hoja, el que quiere ser escritor quiere publicar. Así de simple.

Un saludo a todos y gracias por los comentarios.

DR dijo...

Creo que llego tarde. Lo siento, a partir del viernes al mediodía desconecto del mundo virtual.
Quisiera sólo aportar una experiencia personal, por si sirve de consuelto. Llevo viendo desde hace días en una librería y en sitio preferencial un libro que publiqué en 1992 (¡hace 15 años!). Están de liquidación.
Un abrazo.

Miguel Sanfeliu dijo...

Dr, no llegas tarde.
Comprendo que ver liquidar un libro propio debe causar un cierto desasosiego, pero un amigo me dijo que el hecho de que salden tus libros significa que has alcanzado una meta.
No obstante, entiendo lo que quieres decir.
Un abrazo.

Rosa Silverio dijo...

Querido Miguel:

¿Qué decirte?
El mundo editorial es tan complejo y ya los que han comentado antes que yo lo han dicho mejor.

Sólo puedo decirte que algunas personas que hemos publicado, tenemos menos calidad que tú, así que por eso no te desanimes. Yo pienso que debes seguir intentándo lo y que de seguro la oportunidad para publicar llegará en el momento justo.

No creo que haya una edad para publicar. Hay gente que lo hace con 20 años y otros con 50 ó 60. Lo que sí es interesante es que hayas sentido la necesidad de publicar tus textos porque eso quiere decir que estás dispuesto a dar el siguiente paso, el que aterra a algunos, que es publicar su obra y saber que estará expuesto al ojo público, a la crítica.

Me alegro por tu decisión y cuando publiques el libro puedes contarme dentro de las que comprarán un ejemplar.

anilibis dijo...

No te desalientes, Miguel; la edad no es ningún problema. EN realidad puedes ser quien quieras y lo que quieras, sólo hace falta que en un momento concreto la persona adecuada esté en el sitio adecuado en el momento adecuado. Eso, y la perseverancia. Y llegará. Ya lo creo que sí.

Besos.

Francisco Ortiz dijo...

Hay muchos manuscritos circulando por ahí, sí, pero desgradaciadamente hay un criterio absolutamente mercantilista en la mayoría de las editoriales, que se dedican a un negocio y no están dirigidas por amantes de la literatura, sino por ejecutivos a los que les interesan sólo los resultados. Me imagino que alguna vez te habrás decidido a dar el paso y habrás tenido alguna negativa. No te desanimes. Mantén la fe en tu trabajo. Te leeré pronto en papel impreso. Estoy absolutamente convencido.

Joaquín dijo...

No puedo darte opinión alguna, porque soy de los que prefieren leer a escribir. Y eso que ya publiqué algún libro mío (a mi costa).

Miguel Sanfeliu dijo...

Rosa, acepto tu comentario como un cumplido muy generoso, pero que no comparto. Yo creo que tu calidad es indiscutible. Por otra parte, mi intención es insistir y esperar esa oportunidad de la que hablas.

Anilibis, desde luego que confío en el poder de la perseverancia.

Francisco, ¿alguna negativa dices? Imagínate... unas cuantas. Lo que me temo es que ahora se presentan factores que ya no son meramente literarios, como el que titula este post.

Joaquin, bienvenido. La autoedición es una opción, pero no sé si recurriré a ella. Me gustaría que contaras tu experiencia. Quizá en tu blog, que me ha parecido muy bueno.

Un saludo a todos y gracias por los comentarios.

Anónimo dijo...

Estimado amigo:
¿Publicar un libro? Insisto siempre en la misma idea: el escritor tiene que escribir: con libertad, con estilo, con belleza o sin ella. La edad supongo que no es impedimento alguno, no lo creo, no lo deseo. Escribir y escribir considero que es la clave, porque la literatura es escritura simple y desnudamente. El problema no es la edad, sino la calidad (por lo general muy regular) de lo que se publica y se vende.

En resumen: amar la palabra para un día engendrar el libro, con independencia de que se quede metido en un cajón.

Suerte, y un abrazo.
Luis Q. (Madrid).
www.autobiografiaporescribirluisquinonesc.blogspot.com

Miguel Sanfeliu dijo...

Luis, bienvenido. Agradezco tu opinión, pero vivimos en la época de lo nuevo. Lo que vende es la nueva generación. Juventud como renovación. Y el problema surge cuando te encuentras con varios libros en ese cajón del que hablas y te preguntas... ¿y ahora qué?
Un abrazo.

Mabalot dijo...

Siento no poder participar en su momento en los blogs que me gustan, y en temas tan interesantes. Pero te diría una cosa, Miguel; leo en tu última entrada; "el que la sigue, la consigue", pues eso; ya la conseguirás, no tengo ninguna duda. Lo de la edad es, de verdad, lo de menos. Solo es importante si piensas que estas perdiendo el tiempo y no te dedicas a "ello" poniendo toda la carne...

Un saludo. Me gustan mucho estos post tuyos en los que asoma más Miguel Sanfeliu.

Apin dijo...

¿Y la autoedición?Siempre he imaginado mi primer libro publicado editado por mí.
Tal vez sea un sueño. Tal vez no.
Suerte!

Purificación Ávila. dijo...

Hola, Miguel. Te entiendo ¡no sabes cuánto! Yo también me animo leyendo la lista de escritores y escritoras que han empezado a publicar a ciertas edades. Pero nunca son tardías, recuerda la cita que dice "nunca es tarde si la dicha es buena". Pero nunca lo pongas como hándicap, te juzgarán por tu obra. O eso quiero creer yo para conmigo, y te lo traslado a ti como forma de animarte.

Tenemos que seguir, Miguel. Yo estoy en la misma situación, pero sigo luchando. Aunque no lo consiga hasta los ochenta, si llego, seguiré haciéndolo. No es por ver mi nombre en la portada de un libro, sino porque quiero que me lean. Yo escribo para eso, no sólo porque lo necesito y no entiendo mi vida de otro modo. Internet y los blogs me han quitado un poco de esa espina clavada, pero no es como publicar en papel.

Para ti parece que es un hobby. Igual suena fuerte si digo que para mi es una vocación. Pero así lo siento, y lo vivo, Miguel.

Adelante, sigue luchando y lo conseguirás. Te deseo muchísima suerte, que también se necesita.

Un saludo afectuoso,
Purificación Ávila.

Miguel Sanfeliu dijo...

Mabalot, siempre he tenido claro que es una carrera de fondo. Creo que soy constante y que confío en lo que hago, aunque es inevitable tener momentos de desasosiego, de dudas...

Apin, como le dije a Joaquín, la autoedición es una opción y no la descarto, pero suele tener el problema de la distribución bastante acentuado.

Purificación, pues también yo te animo a seguir adelante. Como puedes ver, cuando un hobby es más fuerte que cualquier otra actividad, deja de ser un hobby. Para mí escribir es una necesidad y no concibo mi vida sin escribir.

Un saludo y gracias por los comentarios.