domingo, octubre 22, 2006

Creer en algo


El hombre occidental, moderno e intelectual, no se plantea el sentido de la vida, simplemente ha llegado a aceptar la idea de que la vida no tiene ningún sentido. Niega a Dios, la razón es incompatible con su existencia, pero no posee ninguna explicación alternativa. La muerte es el fin y con eso se conforma. Hace poco, en un programa de radio, escuché a una mujer preguntar: "¿No hace falta más fe para creer que este mundo ha surgido de la nada, porque sí, que para creer que ha sido creado por algo o alguien?". En efecto, no creer en Dios también es un acto de fe. Lo cierto es que el hombre necesita creer en algo, necesita que las cosas tengan su explicación. Así, resulta que muchos no creyentes se muestran absolutamente convencidos de que los fantasmas existen, o los ángeles, o los seres demoníacos, o los extraterrestres, los maleficios, los conjuros y demás asuntos no probados científicamente y que requieren, por tanto, su dosis de fe.

Ante un golpe, una muerte inesperada, necesitamos pensar que existe algo que nos trasciende, algo capaz de explicar todo aquello que ahora no podemos entender. En cierto modo, se puede intuir que existe un mundo más allá del que percibimos a través de nuestros sentidos. Seguro que entonces entenderemos todo lo que escapa a nuestro limitado cerebro. Yo quiero creer en eso.

Mi fe no es fuerte, ojalá lo fuera. No me puedo enorgullecer de no creer en Dios. Me gustaría tener esa convicción. No pienso que no creer en Dios me haga más listo o interesante, creo que me hace más desgraciado. La falta de fe es una carencia mía. Me gustaría poder creer que sobreviviré a mi muerte. Me gustaría pensar que si soy buena persona obtendré algún tipo de recompensa y, por el contrario, si soy injusto o cruel, obtendré un castigo. Me gustaría tener la convicción de que importa lo que hagas y no pensar que todo da igual. Me gustaría poder creer que volveré a encontrarme con los seres queridos que ya han muerto y darles un abrazo. Me gustaría tener la seguridad de que las muertes inesperadas e injustas suceden por algo que ahora no soy capaz de entender.

35 comentarios:

Alvy Singer dijo...

La fe no nos hace mejores, a lo mejor más inegnuos pero esa resistencia al dolor implica no saber. Es una decisión.

Me alegra verle por aquí, ánimos y saludos!

malambruno dijo...

Aunque yo tampoco tengo muchas seguridades, sí creo que importa lo que hacemos y no da igual. Y, aunque de esto estoy menos seguro, también creo que ser buena persona tiene una recompensa: ser buena persona; y ser cruel e injusto tiene un castigo: ser cruel e injusto. Y, aunque no creo que pueda volver a abrazar a las personas queridas que han muerto, su recuerdo es un don que nos dejan.
Un fortísimo abrazo

Rosa Silverio dijo...

Miguel, yo no soy una persona de fe, pero te confieso que la busqué por todas partes, en todas las esquinas y portales, bajo aguaceros y en noches oscuras, en días luminosos y felices, en tardes tristes ya olvidadas. Sin embargo, no encontré nada y eso no me hizo sentir más feliz, ni peor, simplemente lo asumí y de alguna manera le di una explicación a lo que para mí necesitaba una.

Recuedo un día en el que me sentía fatal, salí paraguas en mano pues estaba lloviendo, y después de recorrer las calles de mi ciudad terminé en la catedral. Sin embargo, estando allí, entre el silencio, las imágenes y la poquita gente que oraba, no sentí nada, todo me parecío tan hueco, tan mudo, incluso dentro de mí todo estaba callado, sin nada qué decir, ni nada qué esperar. A partir de ese momento dejé de buscar.

Pero como tú dices, cuando alguien se nos va de manera inesperada, cuando esa partida hace que uno se sienta castrado, es cuando a uno le gustaría tener un poquito de fe para creer que volverá a reencontrarse con la persona amada.

Es doloroso para quienes no tenemos esa poderosa fe, saber que alguien que amamos partió cuando no era su momento o cuando aún no estábamos listos, cuando había cosas por hacer, y entonces sientes ese surco en el pecho, esa punzada que te ahoga, ese querer darle cuerdas al reloj y volver hacia atrás.

La verdad es que no sé qué decirte, yo estoy en tu misma situación y me encuentro ahora con que no entiendo muchas cosas que me parecen injustas.

De todos modos, te envío un abrazo y te pido de corazón que escribas, que no dejes de hacerlo, y que te apoyes en tu familia y en el tiempo, porque han sido el tiempo y la familia, los que han suavizado un poco las rugosidades de mi corazón y los que me han dado un poco de paz en medio de tanta angustia.

Te mando un abrazo cálido y sentido.

Ro

K dijo...

Hay un sueño que me tortura, mi abuela rozándome la cara con su mano dura y arrugada. Sin embargo la caricia es tierna y duradera. Hasta que ocurre algo, que no sé bien qué es porque así son de oscuros los sueños... y la vida de ella peligra, y me entra mucha angustia y miedo que me despierto.
Es allí cuando recuerdo que hace tiempo no está, que no sólo se fueron las caricias sino también mis sufrimientos nocturnos.
Pero yo tampoco estoy, hace tiempo he dejado de ser aquel niño de cutis suave que recibía las demostraciones de afecto.
Creo que remediar esta tortura es lo que me haría más feliz en la vida... y si fuera necesario inventar un ser divino para ello, príncipe del mal o señor de la misericordia, mi firma está pronta a hacerlo.

Gracias por volver

Clarice Baricco dijo...

Me enseñaron que "La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve".
Me falta mucho por lograr y alcanzarla. No es nada fácil practicar la fe.
Yo solo espero habitar en donde están los grandes. El lugar que no tiene puertas ni ventanas.
Estoy contigo Miguel.
No dudes de lo que ya has sembrado.

Te abrazo

Alicia Liddell dijo...

Si dios existiera habría que juzgarle por crímenes contra la Humanidad. Así que más le vale que no exista.

Pienso que la responsabilidad es nuestra, de los humanos. Resulta más cómodo pensar en algo superior al que rogar, al que reponsabilizar o al que agradecer. Pero, en mi no-fe, estoy convencida de que no es así. No hay otro consuelo que el que podamos encontrar entre nuestros iguales.

anilibis dijo...

Miguel:
Te envidio un poco por no escudarte en el nihilismo, como yo. Sin embargo, en mi experiencia la muerte ha dejado de convertirse en un motivo de desconsuelo. Al principio era el estupor, el dolor. Después la aceptación. Ahora cada vez que muere un ser cercano, pienso que aunque sólo sea por seguir el camino que han dejado, y porque cada vez está más claro que el mío también es finito, vivo más, mejor, y con más esperanza de que, a pesar de que el camino pueda llevar al vacío, no todo sea insignificante.

Un abrazo. Recuerda que en ti vive la memoria de quienes has perdido.

perdidaentrelibros dijo...

Yo tampoco tengo fe en que exista nada más allá. Me encantaría creer en un lugar maravilloso en el que pudiéramos reencontrarnos con nuestros seres queridos, pero no me sale. Mi sentido común me fuerza a no creer en nada más, y a considerar que es el legado que dejamos aquí lo verdaderamente importante. Todo el cariño y amor que desplegamos en este mundo se queda sembrado en muchas personas, y esa es la única inmortalidad que nos está permitida. A veces me encantaría tener fe, pero no puedo.
Espero que superes pronto esa pérdida reciente que pareces haber sufrido. Recuerda que nuestros seres queridos siempre estarán con nosotros, y que para eso no nos hace falta ningún dios.
Un fuerte abrazo.

Francisco Ortiz dijo...

Yo creo en Dios, pero de una manera absolutamente crítica, la unamuniana. Hay golpes que lo cuestionan todo, y le temo a la muerte tanto que rezo para alejarla. Sí te digo, amigo, que todo esto tiene un sentido que se nos escapa y que sí merece la pena. La vida no es un accidente, aunque la muerte se presente bajo esa forma muchas y jodidas veces. Un abrazo.

pato dijo...

He leído cada comentario y me he quedado peor que como estaba , sin embargo ( no sé como explicarlo ). Yo creo en Dios , porque , me lo inculcaron de chica , porque hay que creer el algo para ser buena persona , para etc. Estaba conveciad de que al morir se acababa todo , hoy , ya no , mi Padre se fué hace 19 meses y me aferro a verlo nuevamente , si hay " vida " despues de la muerte , quiero que él venga por mi , quiero verlo otra vez , escuchar su voz fuerte , o su vocecita al último , quiero que me cuente su vida una y otra vez , quiero su silencio cuando algo hice mal . Ahora me llama la atención leer cosas así , por ejem la reencarnación . Si hay vida despues , quiero ahora , portarme bien , no quiero ser castigada , quiero estar con mis hijos . Siento que sufres una pérdida , si es así , ánimo , el tiempo de verdad alivia todo . Es un lindo post . Un abrazo .

conde-duque dijo...

No hay nada que decir ante palabras que contienen toda la emoción de lo verdadero.
Es cuando lo real se muestra en su más cruda extrañeza...
Un abrazo.

Portorosa dijo...

Miguel, siento mucho que estés pasándolo mal; siento que lo que te ha pasado haya pasado. Y te deseo mucho ánimo y motivos para estar alegre mucho tiempo, que es lo que nos da la vida.

Un fuerte abrazo.

Magda dijo...

Miguel ¿qué muerte no es injusta? Cuando muere alguien mayor y te dicen "bueno, pero ya vivió" yo guardo silencio, solo pienso: "¿por que ya vivió el que muera no debe de doler? o ¿porque era mayor ya era hora de que se muriera? Hay tambien quien dice "es diferente que muera alguien joven e inesperadamente", y sí, es terrible, pero la muerte, inesperada o no, duele de igual forma. ¿Quien nos dice que esa muerte inesperada no fue para evitar que sufriera más? No sabemos querido Miguel, pero el no saber no debe de desesperar, la muerte no da razones.

Si se mira el significado de lo que fue la vida de la persona que se fue primero que nosotros, sabemos más allá de lo que la muerte calla, y nosotros podemos estar tranquilos, con el recuerdo de la persona que se fue en nuestro corazón.

Laura Diaz dijo...

Mi estimado Kafkapro (para mí siempre lo serás):
Imagino una pena enorme y profunda. Y a pesar que no hay dos dolores iguales (ni dos serés idénticos) imagino lo que estás sitiendo. Mi padre murió hace un mes, y creer o no en dios no es consuelo. Cuando murió mi padre, una cuñada profundamente católica, me contó que cuando su madre se estaba muriendo, y el sacerdote le dio la extremaunción, estaba completamente felíz porque llegaría ligería al encuentro con dios. Y que eso la tranquilizó (a mi cuñada). Se necesita una fe férrea e inquebrantable para sentir así. Y algunos la profesan.

Sin embargo, yo no sé qué es la muerte. Apenas la logro concebir como un final físico. Mi padre sigue vivo en su legado, pero eso tampoco es consuelo. Morir cuando se esté en pleno uso de razón, es una crueldad.

Trato de pensar que la muerte forma parte de la vida, como le dijo mi padre a una médica pocos días antes de morir. Sin embargo, en lo afectivo, el asunto es muy diferente. Estoy en medio de ese proceso, y solamente puedo sentir un hueco generado por su ausencia, y una gran pena porque desapareció de este mundo y ya no lo podrá disfrutar ni sifrir (léase: vivir).

Dios no es justo (como dice Alicia L) pero sin duda, consuela a quiénes en él creen.

Déjame decirte que te abrazo desde lo más profundo de mí.

Olvido dijo...

Es malditamente jodido, e inevitable la tristeza. Todas esas dudas son puro dolor.
Un abrazo que abrace.

**Rosy** dijo...

Cuando mi Padre se iba la esposa de mi hermano lo alentó a irse , que no tuviera miedo , yo me pregunto y si mi Padre no quería irse ? no entiendo nada , cuide a mi Padre día y noche y en las 2 horas que salí , se fué , yo no estaba , me dolió mucho y lloré y me enojé , porque esperó que yo fuera a descansar para irse ? ahora sé , que pueda ser , porque yo no lo iba a dejar irse , yo le hubiese rogado , porque lo necesito , me hace falta , lo extraño , lo adoro y ya no está y soy egoista porque él debe estar tranquilo y feliz , ya no le duele nada . No entiendo . Animo !!

Miguel Ángel Muñoz dijo...

Son momentos siempre confusos, pero ¿en qué momento se sale del decaimiento? Eso es imposible de responder, y si algo sirve de un modo continuo y consciente es que el recuerdo de esa persona no se marche de tu lado a diario, ni ahora, en que será una obsesión dolorosa, ni luego, en esos días, que acaban por llegar, en que de pronto todo se vuelva otra vez cotidiano.
Un abrazo fuerte, Miguel.

Miguel Sanfeliu dijo...

Debo reconocer que la muestra de cariño y consuelo que se desprende de vuestros comentarios me ha emocionado profundamente. El pasado 10 de Octubre mi madre amaneció muerta. Su corazón se detuvo mientras dormía. Pensábamos que todavía le quedaba mucho tiempo por delante. Tenía 69 años recién cumplidos y un excelente aspecto.
Murió como siempre dijo que quería morir, como todos deseamos morir, supongo, y en su rostro había dibujada una sonrisa.

Alvy, es un posicionamiento personal, está claro, siempre lo he tenido claro, pero en estos momentos sólo una postura espiritual parece capaz de tranquilizar.

Malambruno, tienes razón. Tu voz suena cargada de sensatez y sentido común. Es importante.

Rosa, sé que también estás pasando por algo similar y también yo te envío un abrazo y te agradezco tu cercanía y muestras de cariño.

K, ésa es la idea, yo también firmaría, seguro.

Clarice, lo sé, no es nada fácil cultivar la fe. De hecho, yo no soy capaz, y lo lamento.

Alicia, muchas veces he pensado en lo que dices, responsabilizando a ese posible Dios de las desgracias de este mundo. Pero, como también dices, hemos de pensar que de esas desgracias los únicos responsables somos nosotros.

Anilibis, no todo es insignificante, haces bien en recordarlo. Te agradezco tus muestras de apoyo y te pido disculpas por no haber podido comentar sobre tu relato. Lo he imprimido y me ha gustado. Procuraré ser más extenso en los próximos días.

Perdidaentrelibros, el sentido común es el culpable. Tienes razón en lo que dices. Ella vive en los corazones de los que nos quedamos.

Francisco Ortiz, dices que todo esto tiene un sentido que se nos escapa y no podrás creer la de veces que he dicho esa misma frase en estos últimos días.

Pato, muchas gracias por tus palabras. Tu comentario me ha llegado hondo.

Conde-Duque, gracias por tus palabras. "Lo real se muestra en su más cruda extrañeza..." Buena forma de expresarlo.

Portorosa, gracias por seguir ahí, siento tu aprecio y cercanía.

Magda, tienes razón, no sabemos nada y la muerte no da razones. Sí, quizá escapó a un sufrimiento superior, si fuera así, todo estaría bien y, aunque nos siga doliendo, lo aceptaríamos como lo mejor para ella. Hemos pensado mucho en esta idea y en ella hemos encontrado consuelo.

Laura, gracias. Lamento la muerte de tu padre, también muy reciente. Es cierto que Dios consuela a los que creen en él. Recibe también tú mi abrazo y solidaridad.

Olvido, gracias.

Rosy, me he sentido muy cerca de tu historia. ¿Puede el cariño y la dependencia retrasar una muerte? No sé, hay tantas cosas que carecen de explicación... Pero es verdad que se piensan muchas cosas así.

Miguel Ángel, agradezco tus palabras. Yo me encuentro en la fase de la presencia obsesiva.

Muchas gracias por vuestro aprecio, me hace sentir afortunado.

pies diminutos dijo...

Hola Miguel, tema muy complicado para tratar en unas breves líneas en un blog... y además, tema muy íntimo, que cuesta exponer ante los demás.

Yo, por mi parte, no creo en Dios, y me pasa lo contrario que a ti, no me considero más desgraciada por ello, sino mucho más feliz y libre que los que creen firmemente. No tengo que preocuparme por mi "salvación" tras la muerte, sino por colaborar con mi pequeño grano de arena a que el mundo que deje detrás de mí sea un pelín mejor.
Me encanta pensar que tras la muerte no hay nada, me encanta pensar que lo que tenemos es el presente más rabioso y este mundo que siempre ha pervivido. Me encanta porque desde que lo pienso sé que esa es la única verdad, y es que antes, cuando era más pequeña y creía en la vida de mi alma tras la muerte, siempre tuve la sensación que debajo de esa convicción inculcada, en mi caso, por el catolicismo, había un tongo, una patraña, un desencanto, una mentira. Ahora no hay trampa ni cartón, sólo la inexistencia o este maravillo (sí, vamos a ponerle ese adjetivo) mundo. Sólo la verdad. Y eso me hace feliz.

Miguel Sanfeliu dijo...

Piesdiminutos, tienes razón, es un tema íntimo del que cuesta hablar. Me ha costado mucho hablar, pero la cercanía de los comentarios me ha decidido a ello. Ha ocurrido y debo admitirlo. El blog es mi espacio íntimo, aunque mucha gente pueda verlo. Es extraño esto.
Respecto a creer o no creer en Dios, como dice Alvy, es una decisión de cada cual. Yo te digo que hay momentos en los que uno siente que no está seguro de nada y sus ideas se tambalean.
Me gusta verte tan segura.
Un saludo.

Fackel dijo...

Libérate de la ansiedad primero, hermano. Y calma, mucha calma, como decía Carmen Martín Gaite en cierta novela. Luego, vuelve a preguntarte. Luego, pregunta al viento. Luego, retoma a los clásicos. Nada nuevo bajo el sol. Pero libérate de ese grado de ansiedad que parece que manifiestas. Te imposibilita, te vence. Y ahí si tienes margen humana de reación. De la angustia (filosófica)no nos puede librar ni Dios (con perdón si no gusta la expresión)

La primera vez que entro en tu blog y me encuentro a un ser fieramente humano.

Con cordialidad.

Miguel Sanfeliu dijo...

Gracias por tus palabras, Fackel.

Mónica dijo...

No sé que habría dado yo por poder comprar fe en algún mercado negro, por haberla robado si hubiera sabido donde.

Es cierto, la fe, la fuerza de la mente, puede llegar a realizar verdaderos milagros.
Yo estuve rodeada de ella en los peores momentos de mi vida, frente a ella: la pérdida de un ser querido y te aseguro que les envidio, no sabes cuanto...
Ánimo, fuerza y toda mi energia positiva, y si en algún rincón prohibido encuentro eso que llaman fe, ten por seguro que te enviaré un buen puñado.

Besos,

Mónica

Tana dijo...

Sí, me temo que me pasa como a Mónica. Parte de mi familia tiene esa fé inquebrantable de la que hablaba Laura, pero yo carezco de ella por completo. Y sí, sí, sí, envidio -sanamente, si sana puede ser alguna clase de envidia- a aquellos que poseen esa fe, porque ven el futuro de forma diferente y de algún modo parecen reconfortados por ella cuando sufren alguna pérdida, algún vuelco en sus vidas. A veces pienso que por carecer de ella veo la vida como un gran reloj de arena, consciente de cada granito que pasa y ya no se recupera.
A cambio consigo disfrutar, en ocasiones, de una pequeña porción de serenidad. No es lo mismo, pero es lo que tengo y lo acepto.
Un abrazo cálido.

Miguel Sanfeliu dijo...

Mónica, gracias, si la encuentras te agradeceré que me la hagas llegar.

Tana, comparto lo que dices.

Gracias por vuestros comentarios.

Un saludo.

Carlita dijo...

uufff qué dificil. Ni sé cómo empezar esto. La verdad es que llegué a tu página porque puse en el buscador "quiero creer en Dios". Extraño. Siempre digo que no creo en él o mas bien que creo en "la vida"..
Soy católica por "obligación". O sea no sé si decir que me obligaron, pero mi familia es católica. No fanáticos pero todos somos bautizados, hice mi primera comunión a los 10 años y de hecho canté por 3 años en el coro de la catedral de Valparaiso cuando era niña.. Pero algo pasó. No sé qué fue. Quizás sin darme cuenta la muerte de mi mamá hizo algun cambio en mi mente. Qué se yo. Lo que sé es que hay cosas de las religiones que no me gustan y por eso digo "rechazar" a Dios. Quizas no es rechazo tampoco ya que cada vez que estoy mal digo: ay Dios mio.... Por qué lo diré si también digo no creer en él.. En realidad lo que digo siempre es que "creo en Dios a mi manera".. jajaja he escuchado a muchas personas decir eso y la verdad es que no lo entiendo.
Ahora mi vida marcha de maravilla. Tengo todo lo que quiero, de verdad que me siento feliz, pero digo "Gracias vida" y no "Gracias Dios".
No sé por qué ahora estoy escribiendo esto, pero siento algo en mi corazón. Por algo puse eso en el buscador, por algo estoy escribiendo esto. mmm no lo sé. Sólo me pareció interesante lo que escribiste y quizás necesitaba leer algo asi.. Ayyy estoy algo confundida con lo que siento y creo. Comparto lo que dices de que uno cree en cosas intangibles como los fantasmas, los extraterrestres. Yo creo en eso, y por qué creo si nunca he visto uno? ES extraño. Afirmo algo y me lo cuestiono.
De algo me servirá haber escrito esto. Por lo menos sé que alguien lo leerá y eso me deja tranquila..

Soy Carla Montesino, actriz, tengo 28 años y vivo en Santiago de Chile.

Un placer haberte encontrado..

Besos

Carlita dijo...

uufff qué dificil. Ni sé cómo empezar esto. La verdad es que llegué a tu página porque puse en el buscador "quiero creer en Dios". Extraño. Siempre digo que no creo en él o mas bien que creo en "la vida"..
Soy católica por "obligación". O sea no sé si decir que me obligaron, pero mi familia es católica. No fanáticos pero todos somos bautizados, hice mi primera comunión a los 10 años y de hecho canté por 3 años en el coro de la catedral de Valparaiso cuando era niña.. Pero algo pasó. No sé qué fue. Quizás sin darme cuenta la muerte de mi mamá hizo algun cambio en mi mente. Qué se yo. Lo que sé es que hay cosas de las religiones que no me gustan y por eso digo "rechazar" a Dios. Quizas no es rechazo tampoco ya que cada vez que estoy mal digo: ay Dios mio.... Por qué lo diré si también digo no creer en él.. En realidad lo que digo siempre es que "creo en Dios a mi manera".. jajaja he escuchado a muchas personas decir eso y la verdad es que no lo entiendo.
Ahora mi vida marcha de maravilla. Tengo todo lo que quiero, de verdad que me siento feliz, pero digo "Gracias vida" y no "Gracias Dios".
No sé por qué ahora estoy escribiendo esto, pero siento algo en mi corazón. Por algo puse eso en el buscador, por algo estoy escribiendo esto. mmm no lo sé. Sólo me pareció interesante lo que escribiste y quizás necesitaba leer algo asi.. Ayyy estoy algo confundida con lo que siento y creo. Comparto lo que dices de que uno cree en cosas intangibles como los fantasmas, los extraterrestres. Yo creo en eso, y por qué creo si nunca he visto uno? ES extraño. Afirmo algo y me lo cuestiono.
De algo me servirá haber escrito esto. Por lo menos sé que alguien lo leerá y eso me deja tranquila..

Soy Carla Montesino, actriz, tengo 28 años y vivo en Santiago de Chile.

Un placer haberte encontrado..

Besos

Anónimo dijo...

Al igual que Carla, yo también llegué a ésta página poniendo en el buscador "Quiero creer en Dios" y es que es de madrugada y tuve el impulso de conocer opiniones, pensamientos y creencias de otras personas, y a la vez de dejar un modesto registro de lo que pienso y siento, generalmente y en éste momento. Yo también tengo poca fe, creo que cada vez menos, y éso me alerta, no por el castigo que pueda llegar a imponerme Dios cuando muera, en el caso de que exista, sino de darle un sentido a las cosas, a la vida misma, ya que muchas veces me debato entre la fe y la razón, y he llegado a pensar que nada tiene sentido si no hay vida después de la muerte. Si así fuese, la vida sólo sería un destello, un momento efímero que hay que aprovechar sin perder el tiempo, pero el tiempo nunca se detiene, y no tiene sentido vivir el momento, ya que va a pasar y, tarde o temprano, quedará en el olvido. El tiempo es algo que me intriga sobremanera. También creo que no todo termina con la muerte. Nuestro cuerpo se descompondrá, pero nuestra conciencia, lo que somos en verdad, nuestra forma de ser o alma, no sé cómo definirla, éso para mí no puede morir. No entiendo cómo puede morir lo bueno (o malo) que hay en nosotros. Pues para mí éso es eterno. Nosotros somos eternos.
Supongo que con éstas palabras trato de justificar que Dios existe, como una forma de autocomplacerme, y es que quiero creer en Él, y pienso que no hay tema más importante en la vida que éste, nada que valga más la pena que ésto. Sólo quiero darle sentido a la vida. También me complace que un alma esté leyendo esta porción de mi conciencia. Gracias.

AleRafa dijo...

Me sorprendió ver que otras personas también llegaron aquí buscando la frase "quiero creer en Dios", me sentí algo tonta y ridícula haciéndolo, pero es cierto que somos tantos los que estamos en búsqueda de algo que nos dé certeza en el mejor de los casos, o al menos un poco más de esperanza...
Todavía no sufrí la pérdida de ningún ser muy cercano, pero como sufro bastante de empatía, muchas veces sentí como una puñalada el dolor de otras personas, y la verdad que me siento terriblemente incapaz de manejar un vacío como ese. La muerte es un monstruo que no deja de asustarme, y quizás aún sabiendo que hay algo más allá de ella seguirá asustándome; no puedo despegarme de la idea de que "vida" es esta vida terrenal, la vida humana, y no quiero ninguna otra. Será por la limitación de esa misma mente humana que no comprende una vida fuera de los límites del espacio y el tiempo.
En fin, todo son dudas...
Muy interesante tu blog, ya lo tengo en favoritos :-)

Alejandra
Santa Fe, Argentina

Creo en el Amor dijo...

Yo al igual que mucho que cometaron tu entrada, me siento identificada contigo. Tengo 17 y tambien puse en e buscador "quiero creer en dios" ahora mismo no creo en nada y como bien dices el ser humano necesita creer en algo...sera que realmente lo que busco es algo en que creer, algo en que apoyarme, una explicaion a la vida...la verdad no lo se y eso es lo que me quita el sueño...me aterra la idea de que un ser querido se valla y todo acabe alli, creer en dios te ofrece la ventaja de apoyarte en una vida mas alla y eso es lo que necesito no es que nadie se me halla muero solo es que amo mucho a mi familia y es tan grande ese amor que me gustario que nunca se acabe que siemre estemos juntos y que ese amor sea mas alla de la muerta y cualquier cosa si bien algunos diceen dios es amor sera que si creo en el...tengo miles de cosa que decir pero no tengo a quien a veces es mas facil exponr tus ideas ante desconocidos

Anónimo dijo...

Hola buenos dias... me has hecho llorar jj :) si espero que dios exista... es lo mas que he deseado en la vida... que un dios justo y verdadero acabe con toda la miseria e injusticia de este mundo actual... el cual cada dia se degenera mas... no solo la gente pierde la fe... sino que pierde las buenas costumbres... de ser honrados y perdonar a su semejante... de amar y vivir creyendo que dios existe... pues esta claro que el fin esta cerca... las profecias de la biblia se van cumpliendo... tengo 30 años y conozco las profecias de la biblia desde que tenia 10 años... esta generacion no pasara... ya la libertad se ha convertido en libertinaje... las personas ya no respetan ni se respetan... han perdido el pudor y les da lo mismo mostrarse en un chat desnudos, como que al igual la homosexualidad es una cosa normal... cuando en la biblia dice que es aberrante y antinatural... donde esta el limite entre libertad y libertinaje... yo a veces no creo en dios... por que he perdido la esperanza en el amor a la mujer... pero si rezo todas las noches pidiendode a dios por nuestra seguridad y vida mas alla de la muerte... Que mi madre este en paz y en el recuerdo de dios es lo mas importante ahora mismo... creo en dios... porque veo la verdad... de que el mundo va a mal.. la comida mas cara, el nivel de pobreza mas alto, sigue el mismo hambre en el mundo que siempre y los ricos y gobiernos malgastando dinero sin igual... que dios les perdonde porque no saben lo que hacen... Y a todos los digo que lo mejor es creer en dios o jehova o el padre nuestro o el creador... lo importante es creer y amar y perdornar al projimo como a uno mismo... Nunca olvides que jesus de nazaret sacrifico su vida por nosotros... aun cuando se podria haber salvado... nadie nos ha castigado.. solo dios nos observa y ve nuestros actos... Esta claro que dios existe y el diablo tambien o el angel que queria ser mas... tener mas... conseguir mas... :,,( asi estamos todos... llorando porque queremos ser mas.. o tener mas.. o ser mas felices... pues ya la vida es un premio y dios nos la dio para que la aprovecharamos en hacer el bien... y cualquiera que hace el bien se siente bien jjjjjjjj.... tu ya sabes cual es el camino... tu eliges o hacer el bien o hacer el mal... y el diablo siempre pone sancadillas para que maldigamos a dios o dejemos de pensar en el... ¿sabes quien es JOb? pues aplicate por tu familia... y tu bien... da igual lo que digan los demas... lo importante es lo importante...ttqhitrp bhchhtp :,( porque me hicistes esto???

Anónimo dijo...

Yo he entrado aquí al poner en el buscador hoy la expresión "creer en algo". Y es que, hay circuntancias en la vida en que ya no sabes en qué creer. No ya en Dios, sino en algo.
Durante toda mi vida me he considerado un creyente "racionalista". Sí, ya se, los ateos y agnosticos posiblemente se reirán, pero yo era la típica persona creyente (algo religiosa pero no demasiado), no muy prácticante, y casi nada dogmática, que pretendía conciliar ciencia y religión, fé y razon etc... Con dudas, inquietudes pero, finalmente, una persona creyente.
Sin embargo las dudas del ayer se han convertido en un gran escepticismo en el presente y casi en un pesimismo existencial.
Posiblemente de mi creencia quede poco, quizás una remota esperanza lejana, un uno por ciento de posibilidades un tanto triste y melancólico.
¿Qué ha pasado por el camino?. Pues al igual que a Miguel, el encuentro directo y "vivo" con la Muerte. La muerte del ser querido (y sobre todo la muerte del ser más querido) es un tsunami que arrampa con todo, hasta con tus ideas y creencias más intimas y personales. Al menos ese está siendo mi caso.
Al igual que a Miguel, mi madre falleció recientemente, hace unos meses.
La vi irse poco a poco en el hospital, despues de años de lucha valiente con la enfermedad.
Se fue con el sol, un junio luminoso, se fue con la primavera tardía, no podía ser de otro modo.
Me queda el consuelo de que no sufrirá más; me queda el desconsuelo de que no podré acompañarla en su vejez, pues 64 años son pocos para morir en el siglo XIX.
A cada rato, le digo que "te quiero más que mi vida, mi Amor es eterno", y que "siempre en mi memoria, día tras día en mi coranzón, hasta mi último aliento".
No sé si estas palabras le llegarán, cada día soy más esceptíco en este sentido. Quizás ni siquiera tenga ningún sentido que las diga, pero las digo, casi de manera inconsciente a veces, pero las digo.
De manera casi impulsiva me he lanzado en estos meses a buscar información sobre la muerte en todos sus diversos planos, algo que me diera un atisbo, una pincelada de seguridad: experiencias cercanas a la muerte, cientificos creyentes y ateos, fisica cuantica avanzada, teorías de cuerdas y supercuerdas, tanto por cientos de medicos creyentes, ateos o agnosticos, filosofia de la conciencia y la neurobiologia mas actual...
Ya no busco más, me ha cansado y no he encontrado ninguna base solida de nada (ni siquiera en la más avanzada fisica cuantica ni en la teoría del multiverso...)
Me quedo con mis inseguridades, con mi "casi increencia" actual, con mi escepticismo que retiene un ultimo poso de esperanza (con ese uno por ciento de posiblidades) y eso sí, con mi solidaridad humana con todo el que sufre en esta vida.
Un abrazo a Miguel y a todos.

Anónimo dijo...

Veo que este comentario ya tiene varios anos y, me encuentro con varios mensajes de personas que, al igual que yo, pasan por dudas e inseguridades. Cada quien en su momento.
Yo buscaba algo que me consolara un poco por la muerte de mi madre, ella murio apenas hace tres meses y ha sido una tortura perderla, saber que no la volvere a ver, ni escuchar, ni abrazar........
No soy una persona religiosa, ni creo en dioses bueno o castigadores, mas bien creo en la existencia, por que de algun modo existimos, no? Buscaba algo sobre ciencia, algo que aclare un poco mas mis dudas. Seria largo de contar en un lugar asi, pero creo que en la ciencia podria haber alguna respuesta...espacio tiempo, fisica cuantica, no se, por ahi podria haber algo.
Mando un saludo a las personas que, como yo, pasan por situaciones dolorosas de perdidas de seres queridos. No se que sea la fe pero....si buscamos bien podriamos encontrar respuestas mas satisfactorias en la ciencia, no creen y la filosofia? cada quien decide, cada quien busca, cada quien tiene dentro de si la fuerza y el motivo para hacerlo, aunque a veces ni yo creo eso. Dudar es parte del camino.

Anónimo dijo...

Me encanta tu forma de pesar Miguel. Tengo 16 y desde chiquita tengo a mi mama metiendome en la cabeza a la Virgen y a Dios y de otro lado a mi papa diciendome: "cree en lo que quieras, pero en algo tienes que creer". Hasta ahorita, "creer" en la Virgen y en Dios, me da cierta tranquilidad, aunque no crea plenamente, siento que cuando rezo alguien me esta cuidando o ayudando.

Papa tiene cancer, lleva 5 anos enfermo. Cada dia lo veo peor y ya es obvio que no le queda mucho tiempo. Si te lo describo, mi papa es un hombre humano, buena gente, ayuda en lo que sea, sonriente, alegre, ama a su familia, el mejor padre... Muchas cosas puedo decir de el. Ahora, el se merece este castigo? Papa cae en depresiones por esta enfermedad, a veces decide no seguir luchando pero cuando nos ve y retoma la batalla. Por esto, yo no puedo confiar, creer en unas cosas que no he visto, que no me han demostrado existir... Quisiera creer y quedarme tranquila porque cuando yo muera, lo vere alla arriba.

Daniandre72 dijo...

Hablar de fe, para muchos es hablar de Dios, yo creo en las energias, en el universo, en la atraccion, en la causa y efecto.. en los efectos de la traslacion y la rotacion , en las leyes de la quimica y la fisica... Y la energia de cada ser querido que fisicamente se va, es lo que queda, es esa compania y proteccion que sentimos, es su energia y lo abrazaremos cuando seamos ese mismo tipo de energia. porque la energia no se destruye, se transforma... en eso creo... Dios como un ser supremo castigador, fue creado para manipular a las masas, Cristo fue el mas grande Neurolinguista de todos los tiempos...como todo aquel que tiene la capacidad de usar la palabra en su provecho o el de un grupo ... como Hittler, como muchos otros que supieron usar las palabras y aprovechar el poder de liderazgo que alcanzaron al mover masas...