jueves, marzo 27, 2014

Luis Quiñones Cervantes - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

En realidad nunca me he preguntado por qué escribo. Y, la verdad, es que no lo sé. Es algo que llevo haciendo desde siempre, y quizás tenga que ver con la afición por la lectura que siempre he tenido. Lectura y escritura son un billete de ida y vuelta. Y es posible que escriba por las mismas razones por las que leo: conocer, reflexionar, imaginar, disfrutar...

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

No tengo grandes manías. Esas están reservadas para los grandes escritores. Por supuesto, tampoco tengo supersticiones. Solo la costumbre de escribir por la noche y no es por ninguna razón especial. No vivo de la literatura y el trabajo, lógicamente, me ocupa mucho tiempo, por eso suelo aprovechar las madrugadas. Lo que no puedo evitar son algunos temores. Y mi miedo, siempre que escribo, no es a la página en blanco, sino a la novela terminada, a que termine en el destierro del cajón o a que, con el tiempo, deje de gustarme.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

La memoria, los recuerdos y la historia están empezando a ser constantes en mis novelas. No sé escribir sin estos elementos, sin que mis personajes intenten explicar su presente a partir de la memoria y de la reconstrucción de hechos que el recuerdo implica. Y no solo de mis novelas, también de los artículos que escribo en mi blog, en mi web y en la revista cultural que codirijo. No creo excesivamente en clichés tales como "literatura social" o "literatura histórica", aunque sin embargo estoy convencido de que la palabra escrita ha de cumplir ambas funciones, a través de la emoción que pueda suscitar en el lector.

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

Siempre que me pongo a escribir tengo presente que hay que escribir lo que uno quiere, lo que a uno le gusta, sin dejarse llevar por las tendencias o modas que impone el mercado editorial. De nada sirve escribir con el fin de publicar o de obtener cierto reconocimiento público, lo que es sin duda complicadísimo. Escribir para eso, por lo general, conduce al fracaso. Evidentemente, cualquier escritor quiere ver sus obras publicadas, pero hay que pensar siempre que la publicación es un medio y no un fin: un medio para que tu obra llegue a un público más numeroso, y no un mecanismo que construye la novela solo como un artefacto comercial. 

5.- ¿Eres de los que se deja llevar por la historia o de los que lo tienen todo planificado desde el principio?

Quiero pensar que sé lo que quiero decir cuando me pongo a escribir. Intento tener un plan organizado, a los personajes diseñados y las situaciones principales bien planteadas. Suelo documentarme bastante antes de escribir y también eso requiere una mayor organización. Sin embargo, hay ocasiones en que hay que improvisar resolviendo los problemas que van surgiendo a medida que avanza la narración. Para mí, la estructura de la novela es un elemento fundamental. Romper con la linealidad narrativa implica tener casi siempre bien dieseñada la trama. Pero, como digo, quiero pensar que es así. Después, te vas dando cuenta de que se han introducido elementos con los que no contabas desde un principio, que las novelas hablan también de ti mismo y de que el texto que estás escribiendo ha adquirido vida propia.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Me resultaría complicadísimo responder a una pregunta así. Son muchos los libros y los autores que me han ido enseñando qué es la buena literatura. Soy un lector apasionado del siglo XIX, de Galdós y la literatura francesa. Me encanta la literatura hispanoameriacana del XX: Márquez, Llosa, Cortázar, Carpentier, Donoso, Borges... y por supuesto disfruto mucho con autores como Max Aub, Marsé, Paul Auster, Rafael Chirbes, a quien sigo desde hace muchos años, o Javier Marías y Muñoz Molina, por hablar también de contemporáneos españoles.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último que hayas escrito o estés escribiendo.

Recientemente, se ha publicado la segunda edición de mi segunda novela, Los papeles de Madrid. Como la anterior, es una novela en la que voy mezclando los géneros y los tiempos de la narración. La investigación de un asesinato en los años cuarenta va llevándose al lector hacia los primeros meses de la resistencia de la capital durante la guerra. Los personajes nos van a ir descubriendo que no son quienes dicen ser y es quien lee la novela quien va reconstruyendo toda la historia para saber qué papel desempeña cada uno de ellos.

Además, uno no deja de escribir. Acabo de terminar mi tercera novela y anda en ese proceso largo y doloroso de revisión. Y continúo con el proyecto más importante de todos: seguir aprendiendo. 


Luis Quiñones Cervantes (Madrid, 1977). Licenciado en Filología Española por la Universidad Autónoma de Madrd, y profesor de Lengua y Literatura desde 2002. Simpre quiso escribir: lleva un cuaderno donde anota palabras o donde reseña a trazos la ralidad desde sus vértices poéticos. Poeta ocasional, lector apasionado y novelista. Construye su Autobiografía por escribir desde 2006, mezclando el recuerdo, la opinión y la reflexión literaria. Apuesta por la ciudadanía crítica y es autor de dos novelas, El retrato de Sophie Hoffman (2008) y Los papeles de Madrid (2013). Ha escrito también artículos y poemas que han sido publicados en diversos medios. Actualmente, escribe periódicamente en La Ametralladora, revista digital colaborativa, de contenidos culturales.

2 comentarios:

rubén dijo...

Hola, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato cada día del año. He encontrado tu blog a través del blog de Elena Casero. Me planteo añadirte a mi lista de blogs que sigo. Qué te parece si te das una vuelta por mi blog y decides si me sigues también? Mi blog es http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

Miguel Sanfeliu dijo...

Hola, Rubén, muchas gracias por la invitación. Un saludo.