miércoles, enero 25, 2012

Los descendientes


La mujer de Matt King (George Clooney) sufre un accidente y queda en coma, una tragedia que trastoca la vida de toda la familia, especialmente la del marido que, como bien explica al principio de la cinta, se había limitado a ser el progenitor suplente. De pronto, tiene que reunir a sus dos hijas, hablar con los abuelos y con los amigos comunes, y enfrentarse, en definitiva, a los secretos y fantasmas que habían aparecido sin que él se percatara. Todo eso mientras lidia con la venta de unos valiosos terrenos, quizá uno de los últimos vestigios de tierra virgen en una isla que aparece como un paraíso en decadencia.

Una película que demuestra que hay cine más allá de las explosiones y de las escenas de acción espectaculares, una película de actores, intimista, que consigue apelar a los sentimientos sin caer en cursilerías, que consigue algo tan difícil como enfrentarnos a una tragedia a la vez que nos dibuja una sonrisa. Contribuye a ello algunos de los personajes, como Sid (Nick Krause), un amigo de la hija adolescente que se involucra en la aventura de esta familia y no se separa de ellos ni a sol ni a sombra.


George Clooney está soberbio en su papel, y me sorprendió especialmente la interpretación de Shailene Woodley, la joven actriz que encarna a Alexandra, la hija mayor, (estén atentos a la escena de la piscina). Y también la niña, Amara Miller, tiene momentos de gran intensidad. Un reparto, en conjunto, perfecto. No resulta extraño que esta cinta se encuentre entre las favoritas de la próxima edición de los Oscar.

Un film que nos habla sobre esos lazos que unen a los miembros de una familia, por diferentes que sean unos de otros o lo distanciados que lleguen a estar. En este caso, el protagonista es un hombre que se encuentra perdido y que quiere hacer lo correcto, tomar las decisiones adecuadas y conseguir, en definitiva, que esa familia que ha quedado herida, repentinamente mutilada, no se desmorone. Una gran película.

6 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Ya la estoy esperando. Ya merita llega. Y ya la quiero ver. Además de un taco de ojo con George.
Estaré atenta con lo que comentas en tu reseña.
Abrazos.

hombredebarro dijo...

Muy interesante la película. Ese vestuario hawaiano algo descolorido ( para lo que uno piensa que puede llegar a ser una camisa de flores) es un elemento que resulta muy interesante al hilo de todo el drama.

David C. dijo...

Como tú dices, una película intimista.

Juan Herrezuelo dijo...

Es de esas películas que me dan muy buenas vibraciones. Vi hace tan sólo un mes "Entre copas" (sí, he tardado todo este tiempo) y me pareció excelente. Me fue muy fácil identificarme con el personaje de Giamatti (esa huella de un dedo en el cristal de la ventana de un rascacielos). Pero desde hace tiempo prefiero, necesito, más bien, ver la versión original, por eso espero al DVD (soy ese cliente que le queda al videoclub del barrio): pierdo la pantalla grande y gano la intensidad de la interpretación. Un saludo.

mi nombre es alma dijo...

Este fin de semana la ví, como dices, una película intimista que apela a nuestro sentimientos, muchas veces dormidos.

Raúl dijo...

Los que ya la habéis visto, me tenéis confundido. Algunos os desacéis en alabanzas y otros, sin llegar a denunciarlas, si que son bastante más tímidos a la hora de las loas.
Habrás que verla.